La encrucijada ante el cambio climático puede verse como una oportunidad para la esperanza

La encrucijada ante el cambio climático puede  verse como una oportunidad para la esperanza
Jacqueline García Fallas, directora del Instituto de Investigación en Educación, de Costa Rica n foto: alma ríos
  • No sabemos cuál es el mundo que tendremos a futuro: Jacqueline García Fallas
  • Si nosotros no cambiamos, las posibilidades para una vida mejor son cada vez menores, plantea la directora del Instituto de Investigación en Educación, de Costa Rica

No sabemos cuál es el mundo que tendremos a futuro, “pero si nosotros no cambiamos, las posibilidades –para una vida mejor- son cada vez menores”. La encrucijada ante el Cambio Climático (CC) puede verse como una oportunidad para la esperanza, “de que podemos hacer algo por lo que viene, incidir con nuestras acciones”.

El ser humano tiene la capacidad para transformar su entorno y transformarse en tanto que constituye parte de la naturaleza, “lo que hagamos mucho o poco, sí va a tener resonancia en otros ámbitos de la vida, no sólo la propia sino comunitaria y en el ambiente en general”, dijo Jacqueline García Fallas, directora del Instituto de Investigación en Educación, de Costa Rica.

La académica ofreció ayer la conferencia Importancia de la Cultura Ambiental ante el Cambio Climático en el contexto del quinto Simposio Internacional de Cultura Ambiental y Desarrollo Sostenible organizado por el cuerpo académico de Biología Celular y Microbiología C 103 de la UAZ.

García Fallas habló en entrevista previa, de repensar desde el marco de “nuevos humanismos” la posición del ser humano en el planeta de manera que se constituya con mayor interés y compromiso como parte de la solución al deterioro ambiental.

Esta tesis ensambla en la denominada filosofía de la complejidad, una visión que tiene lazos tanto en lo científico, tecnológico y filosófico.

La misma ciencia, dijo, ha desvelado que tanto la sociedad como el planeta se expresan en términos de interacciones e interrelaciones complejas en el entorno natural y en la propia vida de los seres humanos.

Entre otros filósofos que han trabajo esta línea de pensamiento se encuentra el francés Edgar Morín, autor de La vía para el futuro de la humanidad, el también sociólogo, fue diputado en la Comunidad Económica Europea.

“Él y otros filósofos permitieron de alguna manera volver a posicionar el pensamiento de nuestros pueblos originarios que tenían una visión distinta de nuestra relación con la naturaleza, no antropocéntrica sino más ecológica. A mí me gusta más verlo como un entorno de comunidad”; misma en que centró la estudiosa su conferencia magistral de ayer.

Jacqueline García Fallas dijo que la cultura ambiental es una oportunidad para transformar la situación de deterioro en la que se encuentra el planeta, pero requiere de compromisos políticos, culturales y académicos “de toda la ciudadanía”, ya que “nosotros también somos parte de todo lo que se relaciona con la naturaleza”.

Las universidades tienen un papel fundamental en la construcción de la cultura ambiental porque forman profesionales para diferentes áreas que pueden incidir con acciones positivas en la sociedad, pero desde el replanteamiento de una ética planetaria que la obligue a concientizarse como parte del problema y de la solución.

La educación ambiental debe ser entendida como un proceso que ha venido desarrollándose desde la década de los 70.

Ha habido desde entonces un proceso de formación, de toma de conciencia y sensibilización acerca de las problemáticas ambientales pero debe trascenderse y llevarse hasta un cambio de comportamiento, de ahí la importancia de las universidades en la formación de profesionales con una cultura ambiental.

Acerca de si aún hay tiempo para que las modificaciones de conducta personal, social y de la forma de producción puede incidir en los ya visibles efectos del Cambio Climático, observó que “si algo caracteriza al ser humano es que tiene la capacidad de transformarse y transformar la naturaleza”.

“Creo que la clave está en que no sabemos cuál es el mundo que tendremos, el planeta en el que estaremos, pero si nosotros no cambiamos las posibilidades son cada vez menores. Entonces hay que verlo como una oportunidad de esperanza (…) verlo con esa capacidad que tiene el ser humano. Somos naturaleza. Entonces lo que hagamos, mucho o poco, sí va a tener resonancia en otros ámbitos de la vida” personal y comunitaria en general.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ