11.5 C
Zacatecas
martes, 31 enero, 2023
spot_img

México no reducirá la inflación mientras no resuelvan los rezagos productivos internos que la generan

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ARTURO HUERTA GONZÁLEZ •

El 23 de noviembre del 2022, el subgobernador de Banxico, Jonathan Heath, en un podcast del Grupo Financiero Banorte, dijo que “pensar que en México podemos resolver el problema de la inflación local, sin que se resuelva primero a nivel global creo que es algo ingenuo”. Tal planteamiento refleja la postura neoliberal que ha venido predominando en el país de recurrir a importaciones baratas para mantener baja inflación. Ello se ha logrado a costa de abaratar el dólar a través de entrada de capitales propiciadas tanto por altas tasas de interés, como por los procesos de extranjerización creciente que han promovido los gobiernos. Las importaciones han satisfecho la demanda interna ante la incapacidad de la producción nacional de poderlo hacer y así evitar que la escasa oferta nacional repercuta en presiones inflacionarias. Ello le ha resultado muy caro al país, dadas las consecuencias negativas del alza de la tasa de interés establecida para que el capital financiero venga y así abaratar el dólar y el precio de los productos importados. Las altas tasas de interés restringen la inversión productiva, por lo que se han agudizado los rezagos productivos internos, llevando a la economía a depender más de las importaciones. Ello incrementa el déficit de comercio exterior y nos ha llevado a seguir dependiendo de la entrada de capitales para financiar el déficit externo y mantener la estabilidad del tipo de cambio. Hemos caído en un círculo vicioso que actúa en detrimento del crecimiento económico. Aumenta los niveles de endeudamiento interno y externo, la dependencia de la entrada de capitales, donde la política económica tiene que promover la entrada de estos, a costa de relegar el crecimiento productivo y la generación de empleos. Además, las importaciones desplazan la producción nacional, por lo que se acentúan los rezagos productivos, llevándonos a importar más para evitar presiones sobre precios.

- Publicidad -

La inflación que enfrenta ahora la economía nacional es resultado tanto porque las importaciones baratas que venía obteniendo el país ya no existen, por la inflación internacional, tanto por los problemas de desabasto generados por la pandemia, como por la guerra Rusia-Ucrania, de ahí que el subgobernador de Banxico antes mencionado, señale que es ingenuo pensar que se puede bajar la inflación, sin que antes se resuelva ésta a nivel global. Lo que no reconoce es que ello es resultado de la incapacidad del país de ser autosuficiente en muchos productos (granos básicos, gas, fertilizantes, gasolina y otros tantos productos), lo que nos ha llevado a depender de importaciones y al aumentar su precio éstas, pues seguirá la inflación ante la incapacidad de avanzar internamente en la producción interna de estos bienes. No hay preocupación de los tomadores de decisiones en lo monetario, como en el gobierno, para encarar los rezagos productivos y la escasez de productos para dejar de depender de importaciones y para reducir precios. 

Dicho economista señaló que ya estamos con tasa de interés real restrictiva necesaria “para resolver el problema en su origen” donde menciona “las disrupciones en las cadenas de suministro de insumos… el incremento en los commodities, especialmente incrementos en los alimentos”. El problema es que el alza de la tasa de interés, en vez de resolver dichos problemas, los agudizará, pues seguirá restringiendo la inversión y la producción interna de estos bienes. Continuará por lo tanto la escasez de productos internamente y las presiones sobre precios e importaciones.

Por más aumentos de la tasa de interés desde el 2021, la inflación no ha bajado a los niveles esperados, debido a que tal política contrae la inversión y la producción, por lo que siguen los problemas de oferta que presionan sobre precios e importaciones. El PIB del 3er. trimestre del 2022 está en los niveles del PIB el 2º trimestre del 2018, antes del inicio del presente gobierno. La capacidad productiva actual es menor, por lo que no satisface la demanda existente, lo que se traduce en alza de precios y de importaciones y del déficit de comercio exterior, el cual muestra un acumulado de enero a octubre del 2022 de 27,309 millones de dólares, que nos llevan a depender más de la entrada de capitales, que el país no tiene asegurada. Al dejar de venir estos, se devaluará la moneda y caerá más la actividad económica. No se puede continuar con políticas económicas que atentan sobre la producción nacional y nos colocan en un contexto de alta vulnerabilidad en torno al comportamiento de las variables externas.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img