17.8 C
Zacatecas
lunes, 26 septiembre, 2022
spot_img

Para Gustavo Cerati hacer música era diversión, una gimnasia emocional

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Carlos García •

Cerati en primera persona muestra la cristalina y honesta voz, en tinta y papel, de una efigie del rock en castellano en el continente.

- Publicidad -

Gustavo Adrián narra parte de su proceso creativo; desnuda, en sus propias palabras, el origen de algunas de sus canciones y discos más destacados. Desde los últimos años con Soda Stereo hasta algunas de sus placas como solista.

Es una investigación que devino libro. La periodista argentina Maitena Aboitiz, la autora, recoge testimonios de diversos medios del periodo que va de la grabación de Colores santos (con Daniel Melero) hasta Fuerza natural,editado en 2010. Aboitiz también accedió al archivo de prensa personal de Cerati, que le fue proporcionado por la familia de éste.

Desde su irrupción con Soda Stereo, Gustavo Cerati creó una especie de dogma en el rock en Latinoamérica.

Un sinnúmero de seguidores han hecho de su música la banda sonora de sus vidas. Está más que dicho que miles de melómanos y músicos han sido tocados e inspirados por la sensibilidad de Gustavo Adrián Cerati Clark, más que un artista profundo y honesto que experimentaba en cualquier mundo, un hombre que hacía lo que se le antojaba.

Energía muy inspiradora

“Doy gracias a la música que me haya llevado allá (a México). Antes de grabar el disco (Siempre es hoy) hice un viaje de placer por la selva; por Palenque, por la costa del Pacífico y Oaxaca. Siempre estos viajes me influencian mucho, me dan mucha letra, muchos pensamientos, me abren la cabeza, no sabría decir cómo, pero a partir de ahí comencé a hacer el disco, así que la energía que capto en esos viajes siempre es muy inspiradora, no sabría cuantificarla, no está tan puesta en palabras, como las emociones o el tipo de melodías que surgen, pero ahí está”, dijo en 2003 a este reportero, que también le preguntó respetuosamente: ¿Has fumado mariguana mexicana?

Gustavo sólo rió y dijo: He tenido que tirar también… desgraciadamente. Aunque esta vez fueron hongos. Hay algo que debemos tener en cuenta: lo más importante es estar cerca del lugar de origen y que cualquier cosa que uno consuma sea de lo más cercano al lugar de origen; no hablo sólo de sustancias que te puedan alterar, sino de todo.

Ese era Gustavo Cerati, un hombre orgánico, nada pose, que también comentó a La Jornada: “Tampoco estoy en una situación artística todo el tiempo… Lo mío son borbotones. No todo el tiempo eres artista y haces cosas de creación. Sólo son momentos.Bocanada (hablaba en relación con ese disco) es uno de éstos.”

Para Maitena, periodista desde hace 17 años y también autora del libroAntología del rock argentino, hacer éste fue una necesidad del alma, explica en su prólogo.

Foto

Gustavo Cerati en el estudio de grabación Unísono, en Buenos Aires, en una imagen captada el 30 de noviembre de 2005 por Germán Sáez e incluida en la obra

Dice: “Una pulsión de amor. Es ‘Causa y es efecto’ de su música. Y como versa esa misma canción(Puente, contenida en el álbumBocanada), me dejé llevar por lo que él dice: ‘Usa el amor como puente’. A través de esta investigación, crucé el amor para intentar convertir estas páginas en un adorable puente entre sus palabras y el lector. Cerati en primera persona propone un viaje a través de su palabra”.

Gustavo comenta en el libro: Hago música porque me divierto mucho. Es como una especie de gimnasia emocional, intelectual, y me lleva a un lugar de entusiasmo y de locura que pocas cosas me producen. Seguramente hay muchas razones de por qué estoy en esto, pero cuando vibro esa combinación de esas cosas… me entusiasmo mucho, porque empiezan a surgir las melodías y realmente siento que tengo algo para decir y, al mismo tiempo, me vuelvo loco y me encanta que pase eso. Y en los momentos en los que estoy componiendo o escribiendo, se sube la antena y estoy atento a muchas cosas a las que soy permeable y que me funcionan para hacer una canción o para buscar un sonido, lo que sea…

Bienes espirituales

En otra parte de la obra revela: “Después de Dynamo yo sufrí una especie de crisis respecto del grupo. Necesité tomar distancia. Yo estaba esperando un hijo. Hice un disco solista, se produjo una especie de separación de bienes espirituales entre nosotros. Dynamo es, básicamente, un disco en el que la forma nos fue conduciendo hacia las canciones. La forma sonora, la investigación, cierta experimentación con la idea de trabajar en tu propio estudio, todo eso nos condujo a las canciones (…) Sueño Stereo es más descarnado, peligroso, pero más humano…”

Aboitiz, conductora de programas musicales en televisión, recorre 18 años de la explicación desmembrada de las piezas y los álbumes de Cerati, artista al que califica de inigualable.

La autora reconoce que fue esencial la generosidad de la familia del músico (a la que dedica el trabajo), así como el aporte de amigos y allegados, que hicieron posible que el libro tuviera aspectos sobresalientes, como las imágenes que nunca habían sido publicadas, y las cuales fueron cedidas por los fotógrafos oficiales de grabaciones, ensayos, giras y tras bambalinas de Cerati, ángel inquieto que sobrevuela la ciudad de la furia, como comentó de él, su paisano, el poeta, escritor y cantautor Luis Alberto Spinetta, con quien seguro ahora toca un palomazo de su sonada canciónAvenida Alcorta, pero en un escenario metafísico.

Guionistas, actores y directores se atropellan para ser favorecidos tras las postulaciones al Óscar, pero científicos han descubierto que la medida verdadera del valor de una película no es cuántos premios obtiene, sino cuántas veces otros cineastas hacen referencia a ella.

Un análisis de casi 15 mil 500 filmes descubrió que era posible predecir cuáles estarían considerados entre los más grandes de todos los tiempos al observar la frecuencia con que sus temas, imágenes o su mensaje son recogidos por otros directores muchos años después.

Los investigadores señalaron que elmétodo automatizado de trabajo para determinar la significación cultural, artística o histórica de una cinta podría aplicarse incluso a otras esferas de la creatividad artística o científica, de la literatura a la física. La razón por la que lo llamamos automatizado es porque, en tanto tengamos la información en forma digital, no necesitamos contestar preguntas de nadie; basta cargar el código de computadora para obtener la respuesta, explicó el profesor Luis Amaral, de la Universidad Northwestern en Evanston, Illinois (Estados Unidos).

Los métodos típicos para evaluar elimpacto de una película, como ventas, descargas o atención de los medios, no son tan efectivos para predecir el éxito a largo plazo de un filme como su influencia sobre otros directores, descubrió el estudio.

“Los directores siguen remontándose a las cintas que son significativas. Si uno exhibe un fragmento de Psycho, por ejemplo una referencia a la escena en la ducha, pone toda la película frente al espectador de la nueva cinta”, señaló el profesor Amaral.

Hay algo en las películas que está oculto para nosotros, pero hay cosas medibles, como las calificaciones de los críticos, los premios y las referencias de otros cineastas, que apuntan a ese elemento escondido: la significación de un filme, apuntó. Los científicos sugirieron que mientras más tiempo pasa entre el estreno de una película y su continua referencia en otras, más significativa será como medida de éxito a largo plazo.

Influencia a largo plazo

Sólo incluyeron referencias hechas 25 años después del estreno de las películas, para asegurar que se tratara de influencias a largo plazo. Los filmes que produjeron algunas de las influencias más duraderas son El mago de Oz, La guerra de las galaxias, Casablanca y Lo que el viento se llevó.

El estudio analizó 42 mil 794 citaciones en la base de datos que conecta una cinta con otra, tales como el diálogo acerca de no querer estar con un hombre que maneja un bar en Casablanca en la película de 1989Cuando Harry conoció a Sally, que hace referencia a la cinta Casablanca,de 1942, con Humphrey Bogart e Ingrid Bergman.

El estudio, publicado en la revistaProceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, analizó los 15 mil 245 filmes de producción estadunidense enlistados en la Internet Movie Database para ver si tenían algunos marcadores útiles para predecir si una cinta ingresará al prestigioso Registro Nacional Fílmico de la Biblioteca del Congreso.

Los científicos, que por lo regular trabajan en las esferas de matemáticas, ingeniería y física, observaron una variedad de factores, como los recibos de taquilla y reseñas de críticos. Encontraron que los recibos de taquilla no eran un predictor particularmente bueno; las reseñas y los éxitos en el Óscar eran igualmente inadecuados cuando se trataba de vaticinar el éxito a largo plazo.

“Descubrimos que a la larga son los creadores, los propios cineastas, los que determinan qué películas son importantes, no los críticos… Los críticos de cine llegan a confiar demasiado en sí mismos al señalar obras importantes, y tienen preferencias. Nuestro método es lo más efectivo que hay”, añadió el profesor Amaral.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

- Publicidad -
Artículo anterior“Quietos… el CEN manda”
Artículo siguienteLa vida (institucional) va
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias