7.8 C
Zacatecas
jueves, 28 octubre, 2021

Efectos de la crisis: vivimos con el alma desprotegida

Más Leídas

Por: La Jornada Zacatecas •

No somos seres individuales, esto es una quimera de poca inteligencia. Somos seres sociales, lo cual indica que el entorno (externo) está presente en la llamada vida interior. La pretensión estoica de tener una vida interna separada del mundo, donde se invitaba a ser libre (interiormente) a pesar de estar atado por cadenas, es una simpleza y necedad. El ‘echaleganismo’ es una versión vulgar de dichas pretensiones. Por el contrario, el contexto es determinante. Por eso, la salud mental es correlativa a la situación de la desprotección social que se viva. En otras palabras, el miedo, la preocupación, desesperación, angustia, estrés y ansiedad son expresiones internas de la desprotección.

En México únicamente 2 de cada 10 personas son no-pobres y no-vulnerables. Por tanto, en 8 de cada 10 cabe algún nivel de desprotección que puede llegar a los extremos donde la familia no tiene para cubrir los alimentos básicos y los niños se van a dormir con hambre. Un padre que se quedó sin empleo y habita una vivienda precaria que no proporciona un mínimo de espacios privados y los hijos no están en la escuela, se expone a todos los riesgos de la morbilidad mental. No es gratuito que ahora mismo las violencias inundan todos los espacios sociales, incluyendo el hogar. Una forma de reaccionar a la presión la constituye la conducta agresiva. Una vivienda inhabitable no proporciona armonía en el ánima.

Así las cosas, la intervención del Estado es absolutamente clave para evitar el rompimiento de tejidos y de la vida mental de la población: la procuración de la protección social. Pero del 2018 a la fecha se han sumado 16 millones de personas a la pobreza y la llamada austeridad ha paralizado las acciones para operar la protección que necesitamos. La austeridad es la típica respuesta neoliberal a las crisis. Por ejemplo, por esta causa cayeron 68 por ciento las consultas psiquiátricas y las medidas de protección no fueron atendidas.

La pandemia ha provocado daños en toda la vida simbólica, por ejemplo, el manejo sanitario de los cadáveres debidos al Covid, generan una ruptura con la elaboración del duelo. Los profesores ausentes o virtuales no producen imagos de autoridad, y los padres desquiciados pierden poder de dirección sobre los adolescentes. El atraso de los niños pobres por el desaprendizaje causado por la desescolarización traerá ansiedad crónica en los jovencitos cuando regresen a la normalidad. Los pobres sin escuelas no es igual que los ricos sin escuela. Ésta tiene un enorme significado en los primeros. ¿Hay algún plan para enfrentar el desaprendizaje? ¿Hay estrategias para amortiguar o manejar mínimamente la morbilidad mental en la población? No se ven. Ni en causas de fondo (la protección social), ni en la contención (manejo psicológico). La desigualdad se notará ahora en el estado del alma de las personas: las poquitas que viven con serenidad y regocijo, y las multitudes que viven en la intemperie y con el alma desprotegida.

- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias