22.5 C
Zacatecas
miércoles, 29 junio, 2022
spot_img

Que siga el fortalecimiento y consolidación de la cuarta transformación

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MBA ULISES MEJÍA HARO •

En la historia de México ha habido tres grandes transformaciones: la Independencia, la Reforma y la Revolución. La Independencia fue un movimiento armado, encabezado por Miguel Hidalgo, durante los años 1810 a 1821, por el cual nos libró del dominio que por 300 años tuvieron los españoles, periodo caracterizado por pobreza, clasismo y discriminación de los indígenas. Gracias a este movimiento se promulgó la Constitución de 1824 y se llevó a cabo la elección de Guadalupe Victoria como primer presidente constitucional de México.

- Publicidad -

La Reforma promovida por Benito Juárez fue un movimiento armado entre conservadores y liberales durante los años de 1858 a 1861, con el triunfo de los liberales se lograron las Leyes de Reforma, donde se destaca la separación de la Iglesia y el Estado. La Revolución Mexicana promovida por Francisco I. Madero fue la última gran transformación de México que duró de 1910 a 1920, fue una lucha armada, violenta, por la cual se derrocó el régimen de Porfirio Díaz. Este movimiento trajo consigo la Reforma Agraria para que los campesinos tuvieron acceso a la tierra; asimismo, se promulgó la Constitución de 1917, la cual nos rige actualmente.

La Cuarta Transformación que promueve el Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene en común con las otras tres transformaciones del país, el cambio “desde abajo”, pues pretende hacerse con apoyo de todos los mexicanos; pero a diferencia de las otras tres que se llevaron por medio de las armas y derramamiento de sangre, ésta será igual de profunda, ordenada y con cambios radicales, pero por la vía pacífica.

Entre las bases de la Cuarta Transformación se encuentran:

  1. Establecer una auténtica democracia y garantizar elecciones libres, terminar con los fraudes electorales, la compra del voto, el uso y condicionamiento de los recursos públicos y de programas de gobierno con fines electorales; es por ello, que el Presidente López Obrador envió al Congreso una iniciativa de ley, la cual fue aprobada para que los delitos electorales se vuelvan delitos graves y castigar con cárcel sin derecho a fianza a funcionarios, dirigentes de partidos y ciudadanos que violen el principio de sufragio efectivo.
  2. El combate frontal a la corrupción e impunidad, las cuales crecieron de manera galopante en los 35 años del periodo neoliberal, ejemplos de ello sobran, entre ellos están las privatizaciones de bienes y servicios públicos relacionados con el petróleo, electricidad, ferrocarriles, telefonía fija; de igual manera, la condonación de impuestos a los grandes empresarios, el pago de millonarios convenios con medios de comunicación y los grandes “moches o maiceos” a “informadores a modo”; el pemexgate, los Amigos de Fox, los Bribiesca, Oceanografía, las cárceles de lujo, la estela de la luz “monumento a la corrupción”, la casa blanca, la estafa maestra, Odebrecht, el “huachicol”, la compras consolidadas de medicinas a solo diez empresas, los fideicomisos y una larga lista de etcéteras. El Presidente López Obrador empezó a combatir la corrupción separando los interés económicos privados de los intereses del poder público, se propuso acabar con la corrupción bajo el lema “nadie gozará de impunidad”, ningún gobernante o colaborador, ningún amigo o familiar gozará de impunidad, quien robe se le aplicará la ley e irá a la cárcel; incluso fue más allá, promovió una reforma constitucional para la eliminación del fuero de los presidentes de México, ahora los presidentes estando en funciones podrán ser juzgados por actos de corrupción.
  3. Democracia participativa “darle poder al pueblo” partiendo de la premisa de que el pueblo es soberano, con figuras jurídicas promovidas por AMLO, como lo son la Consulta Popular y la Revocación de Mandato, ahora el pueblo podrá participar de manera directa sobre la cosa pública, sobre los principales asuntos de la comunidad; pero también puede exigir mejores gobiernos, honestos y eficientes; de lo contrario, podrá remover a los Presidentes y Gobernadores a la mitad de su periodo para el cual fueron electos.
  4. Un auténtico Estado de Derecho“al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie”. El Gobierno ya no representa a una minoría de potentados, sino a todos los mexicanos de todas las clases, culturas y creencias, se gobierna con honestidad, austeridad y autoridad moral, no se tolera la corrupción ni se permite la impunidad, no hay fueros ni privilegios, se atiende y se respeta a todos, se auspicia la igualdad de géneros, se repudia la discriminación, el racismo y el clasismo; se fortalecen los valores morales, culturales y espirituales. Se garantizan las libertades y el derecho a disentir y a la información; no se censura a nadie, ni se espía a nadie, no se violan los derechos humanos ni se reprime al pueblo.
  5. Por el Bien de Todos, Primero los Pobres. La política de austeridad republicana y combate a la corrupción ha generado ahorros de un billón 400 mil millones de pesos, lo que ha permitido reorientarlos a los programas sociales para el Bienestar. Hoy en día el 70% de las familias del país reciben algún o algunos apoyos como becas escolares de todos los niveles, pensión de adultos, jóvenes construyendo el futuro, sembrando vida, apoyos a personas con discapacidad y a madres estudiantes, entre otros.
  6. Regreso de la inversión pública sin contraer deuda, ni subir impuestos, ni caer en privatizaciones se construyen carreteras, presas, hospitales, universidades, escuelas, centrales eléctricas, vías férreas, aeropuertos, parques, cuarteles, entre otras. Destacan por su magnitud la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles, el programa integral del Istmo de Tehuantepec, el Tren Maya y la construcción de la refinería de Dos Bocas.

En este sexenio se han sentado las bases para la Cuarta Transformación del país, su fortalecimiento y consolidación depende de la participación de cada uno de los mexicanos y de gobernantes que realmente compartan y lleven a la práctica los principios rectores “no robar, no mentir y no traicionar al pueblo”, de auténticos o auténticas obradoristas de convicción y no de oportunistas de ocasión.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias