15.8 C
Zacatecas
lunes, 25 octubre, 2021

La catástrofe financiera

Más Leídas

El panorama parece catastrófico. Las condiciones financieras del estado que nos describen refieren un titanic al que no se le ve solución.

Empezó el domingo antepasado en la toma de protesta. El gobernador entrante dijo que no había dinero siquiera para pagar la quincena, y que las finanzas estaban en quiebra.

Si bien esto es casi parte del rito político de diferenciación con el antecesor, sus palabras fueron de extrema dureza.

Más tarde la ratificación del secretario de Finanzas del gobierno anterior, hizo pensar que quizá esas declaraciones eran eso: sólo la diferenciación política acostumbrada.

Pero la falta de pago a la mitad de la nómina magisterial, a los trabajadores del ISSSTEZAC, y a jubilados y pensionados confirmó el discurso, aunque la cultura sospechosista habitual se hizo presente. ¿por qué justamente estos sectores se quedaron sin pago?

Pasan los días y el suspenso continúa. La senadora zacatecana Soledad Luévano Cantú vaticina en sus redes sociales que la cosa está grave, y se pondrá peor.

Contrario al optimismo con el que el sector magisterial abandonó la protesta la semana pasada, la senadora advierte que quizá no sólo tarde el pago de la quincena pendiente, sino que se adeude una más.

También advierte que esto se extendería al resto de trabajadores de Gobierno del Estado, y paulatinamente llegaría a otros poderes.

La senadora atribuye la responsabilidad al gobierno anterior. Dice que hay adeudos por mil seiscientos millones a proveedores, fideicomisos, bancos, y Hacienda, ésta última con facultad de cobrarse por sí misma.

Los optimistas creen que se trata de la mímica política que hacen parte de jugadas que los simples mortales sólo imaginamos.

Otros recuerdan que Alejandro Tello Cristerna ya había lamentado en su tuiter que “la Secretaría de Hacienda no haya tenido la mínima sensibilidad e interés de apoyar el cierre en beneficio de los ciudadanos.”

A pesar, según dijo, de haber encabezado “una administración que fue reconocida por transparente, que no endeudó, triplicó la recaudación, bajó el costo de las tasas de interés de sus créditos, subió en calificaciones crediticias y por ende la semaforización del estado,”

¿Nada nuevo, entonces? Sin embargo, poco se habló de ello durante el proceso de entrega-recepción, en el que sí se evidenciaron otros asuntos que en relación con ello parecen mucho menores: como la falta de un cocodrilo, que luego apareció; las obras de arte que no encontraban, o el material promocional de la secretaría de Turismo que disminuyó.

Lo cierto es que una catástrofe del tamaño que dibujan no se construye en un día. Y tampoco se soluciona en otro.

Hace años, una situación similar sólo pudo salvarse con “el poder de la oración”, y hoy ni con eso contamos.

La salida cómoda y fácil siempre será culpar a la Federación, lo cierto es que no hay mucho para donde hacernos cuando se nos compara con el resto de las entidades, todas en el mismo tenor, en búsqueda de más recursos.

Zacatecas en 2019 fue el tercer estado que más recursos debía regresar a la Federación por irregularidades en el ejercicio del recurso público de 2013 a 2018 ( Ver nota de Raquel Ollaquindia en La Jornada Zacatecas, 4 de septiembre de 2019 https://ljz.mx/2019/09/04/zacatecas-tercer-estado-del-pais-que-mas-dinero-debe-devolver-a-la-federacion-sfp/ )

Somos la entidad que dejamos ir 500 millones por la incapacidad de dar cauce sano y transparente a un proyecto como Milpillas.

Somos también la entidad que asume que obtener más recursos se trata de caerle bien a alguien.

Estamos a un mes de la fecha límite para que la Cámara de diputados apruebe el presupuesto, y apenas comienzan a verse bloques de legisladores en un esfuerzo por negociar más recursos para el estado. En el lado del Ejecutivo igual, se anuncia que están por comenzarse las “gestiones”.

Tres meses antes de la presentación del paquete económico conocimos los resultados electorales, tiempo suficiente para determinar los proyectos concretos, factibles e importantes que pudieran persuadir de incrementar los recursos a Zacatecas; tiempo suficiente para estudiar cuáles se heredaban que valiera la pena enfatizar, todo lo cual debió hacerse antes de que se integrara la propuesta de paquete económico.

Todo parece indicar que nada de eso se hizo, y llegamos al punto actual donde el diagnóstico catastrófico parece unánime entre las diversas fuerzas políticas, aunque no se le explique por las mismas causas. ¿Será posible que tal unanimidad pueda convertirse en sinergia para encontrar salidas más allá de protagonismos y oportunismos? ¿Aún será tiempo? ■

- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias