El Nuevo Contenido del Museo de Sitio La Quemada

El Nuevo Contenido del Museo de Sitio La Quemada
Diorama de excavación arqueológica.

La Gualdra 485 / 25 Años del Museo de La Quemada

 

 

Después de 25 años de operación y haber cumplido su misión de proyectar la arqueología del Estado de Zacatecas, el Museo Arqueológico La Quemada, cambió a partir del 2020 para convertirse en el Museo de Sitio La Quemada. Originalmente era un museo regional que explicaba las culturas prehispánicas conocidas en su momento en Zacatecas. Ahora se ha convertido en un museo de sitio, centrando la atención en este antiguo asentamiento, para conocer su desarrollo local y vinculaciones con otros asentamientos contemporáneos.

Para lograr lo anterior, fue necesaria la recopilación de la información arqueológica producida en estos últimos 25 años en torno al asentamiento prehispánico de La Quemada. Por su parte, los recursos museográficos se actualizaron, recurriendo a las nuevas tecnologías para hacer didáctico y amigable el recorrido por el museo. Con base en las inquietudes que los visitantes vertían durante su visita a la zona arqueológica, se crearon seis módulos temáticos.

El primer módulo está dedicado al “Origen del nombre”, aunque es difícil saber el nombre como se le conoció a este asentamiento durante su ocupación prehispánica, a partir del siglo XVI y hasta el siglo XIX encontramos distintas denominaciones. La más temprana fue Tuitlán, debido a que era una población de Zacatecos próximo a las ruinas. Chicomoztoc fue concebido por Juan de Torquemada, ya que habían escuchado a los aztecas de su mítica peregrinación. El nombre de La Quemada deriva por encontrarse las ruinas dentro de los terrenos de la Hacienda de La Quemada. Cerro de Los edificios era como popularmente se le conocía por los pobladores de la región por ser un cerro con restos de antiguos edificios. Finalmente, Coatl Camac fue propuesto por Carl de Berghes, al creer que se trataba de otro punto donde se asentaron los aztecas durante la búsqueda de la señal que su dios les daría para fundar su ciudad.

En torno a la maqueta que ya se encontraba en el vestíbulo de acceso al museo, comienza el segundo módulo que aborda el “Proceso de exploración, investigación y rescate de La Quemada”. En este lugar se muestra, a través de gráfica sobre cristales, a los primeros militares y religiosos que arribaron a estas ruinas entre el siglo XVI al XVIII, posteriormente llegan viajeros y exploradores en el siglo XIX. Para el siglo XX se profesionaliza la actividad arqueológica y llegan los primeros arqueólogos. A mediados del siglo XX son distintos investigadores de instituciones científicas quienes aportan importantes datos para la comprensión de este asentamiento.

La maqueta sirve a su vez para el módulo denominado “El Cerro de Los Edificios”, en donde el visitante, a través de una pantalla táctil selecciona uno a uno los edificios y conjuntos que conforman el sitio y mediante recursos multimedia, una luz lo ubica sobre la maqueta y en una pantalla se proyectan imágenes antiguas, recientes y reconstructivos virtuales del espacio seleccionado.

El módulo de “Biodiversidad” muestra la flora y fauna que existió en el valle de Malpaso durante la época prehispánica. Además de un gráfico, se cuenta con un oso, un pato, un águila y un mapache. Cuatro excelentes ejemplares de taxidermia prestados por el Museo de Historia Natural de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas.

En el módulo más amplio es el llamado “Valle de Malpaso” en el cual se exhiben todas las piezas cerámicas, como ollas, cajetes, copas y platos, figurillas de barro, y una escultura de piedra, las cuales nos hablan sobre las creencias y tipo de sociedad que ocupó esta importante ciudad prehispánica y el Valle de Malpaso. También se incluyen piezas como collares, dijes o botones en turquesa, así como una muestra de la alfarería de la Cultura Chalchihuites, contemporánea a la Cultura del Valle de Malpaso. Las piezas se exhiben en espacios característicos de la arquitectura del sitio, como son las columnas, en este caso a base de MDF con estructura interna de pino, con capelos de cristal y difusores de acrílico lechoso esmerilado, y sobre muros en talud a base de lajas. Un gráfico que ubica a La Quemada en el tiempo y espacio mesoamericanos.

En el último módulo temático conocido como “Excavación arqueológica”, se explica al visitante el trabajo del arqueólogo, cómo es que recupera la información a través de una excavación controlada para reconstruir el pasado. El diorama cuenta con sonido escenográfico donde se escuchan las cucharillas raspando el suelo, los picos y pala durante la excavación y la tierra siendo cribada para la recuperación de pequeñas muestras arqueológicas. Un par de pantallas táctiles permiten al visitante interactuar a través de preguntas para acercarse al trabajo de los arqueólogos y demás disciplinas que ayuda a rescatar, comprender y conservar el pasado.

Entre las nuevas adecuaciones en el auditorio, se cuenta con el renovado equipo de pantalla y sonido, así como un actualizado video introductorio de la zona arqueológica. Con la nueva museografía, se generó una sala para exposiciones temporales, con la finalidad de renovar las colecciones a exhibir en el museo.

 

* El director de la Zona de Monumentos Arqueológicos y Museo de Sitio de La Quemada y la responsable del área de museografía y curaduría del Museo de Sitio de La Quemada.

 

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ