Adiós a los lujos y corrupción de la clase política

Adiós a los lujos y corrupción de la clase política

La riqueza en Zacatecas, hasta hace unos 20 o 30 años, era concentrada en el sector empresarial y comerciante, familias que durante años dedicaron esfuerzo y trabajo al crecimiento de sus negocios y empresas familiares, grandes generadores de empleo y desarrollo en el Estado, sin embargo, en la actualidad, la riqueza se ha ido concentrando en un nuevo sector, la clase política.

De veinte años a la fecha, nuestros políticos se han ido convirtiendo en los generadores de fortunas inimaginables, dueños de todo tipo de bienes inmuebles (en todo el país), empresas y todo tipo de negocios que fueron adquiridos o generados una vez que comenzaron su trayectoria política en algún espacio de representación popular gracias al desvío de recursos, facturación falsa, inflación de costos y todo tipo de negocios turbios dentro de las administraciones públicas como la venta de terrenos para fraccionamientos, compra de vehículos y endeudamiento de los municipios y del Estado, todo respaldado desde el Congreso del Estado.

No estamos en contra de la riqueza generada por el esfuerzo, trabajo y dedicación de las personas, sino que nos oponemos a que la riqueza sea generada y adquirida gracias a los encargos públicos como hemos sido testigos durante los últimos 20 años, los escándalos de corrupción a través de obras, mejor conocidos como elefantes blancos, contratos leoninos, corrupción, bonos y toda clase de beneficios de los que han sido sujetos nuestros representantes populares, resultan un severo agravio para los zacatecanos que sufrimos las condiciones de pobreza, desigualdad, injusticia, inseguridad y falta de oportunidades.

El escándalo de la nómina secreta resultó muy criticado una vez que fue expuesto que el Gobierno del Estado ha destinado desde hace años, ciento doce millones de pesos en el 2017, y cerca de 180 millones en el 2019, para bonos de funcionarios de primer nivel, es decir para que el Gobernador del Estado pudiera pagar a su gusto sobresueldos en forma de bonos para los funcionarios favoritos.

De igual forma las herramientas legislativas de los diputados fueron la caja chica durante años para que nuestros representantes en la máxima tribuna ejercieran recurso sin siquiera existir mecanismos que evitaran la facturación falsa o la comprobación a través de firmas falsas, dichos mecanismos fueron eliminados al terminar la sexagésima segunda legislatura, sin embargo, el gobernador volvió a destinar al Congreso del Estado los 72 millones de pesos que eran usados para ello, recurso que los miembros de la actual legislatura aceptaron con gozo y han destinado como gastos de representación y viáticos a través de supuestas contrataciones para la elaboración de iniciativas, pago de asesores, compra de equipos de cómputo, así como para hospedajes (en las mismas ciudades donde residen) y grandes cantidades de gasolina, como si viajaran diario por todo el país.

El pago de celulares, vehículos para uso personal, gastos de representación (sin que sean destinados para ello), bonos, sueldos excesivos y sobresueldos, choferes, seguridad, contratación de despachos para realizar el trabajo que puede realizar el personal en cada dependencia, entre muchos otros más, resultan un gasto innecesario y además ofensivo para el pueblo zacatecano. Es intolerable que se destine recursos a elefantes blancos, beneficios y se pierdan millones en corrupción, cuando existen necesidades apremiantes entre la población.

La reforma de Ley de Austeridad Republicana resulta urgente para disminuir la fuga de recurso en beneficios de la clase política, corrupción y el despilfarro en programas innecesarios, es urgente que los paquetes de ingresos y egresos sean revisados y discutidos a profundidad en el Congreso del Estado para lograr orientar el recurso a programas e inversiones que detonen el desarrollo por zonas en el Estado, inversión en educación y salud, apoyo a nuestra Benemérita Universidad, apoyo a estudiantes, así como el pago de la deuda de siete mil millones que nos heredarán.

Debemos decirle adiós a los lujos y a la corrupción que durante años han enriquecido a nuestra clase política y empobrecido a los zacatecanos, la transformación del estado es posible, depende de los ciudadanos y su respaldo a perfiles que realmente los representen. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ