Proceso Electoral Universitario 2021: Matices y desafíos

Proceso Electoral Universitario 2021: Matices y desafíos

El proceso electoral universitario 2021 ha traído sin lugar a dudas, muchos matices y posturas en contra pese a lo que varios pudieran creer, pues ya desde el año pasado se habían planchado muchas cosas y se acordaron otras. Pareciera ser que la UAZ volvía a los arcaicos sistemas unipartidistas de los regímenes autoritarios, pasándose por el arco del triunfo varias disposiciones que se plasman en la Ley Orgánica de la UAZ, tal es el caso del artículo 11 que señala que nuestra forma de gobierno es una democracia representativa, no una autocracia como pretenden algunos. Además, se dice que la autonomía reside en la comunidad universitaria y no solamente en algunos personajes que manipulan a su antojo a la gran marejada de seres pensantes (que no todos) que se han dejado domesticar, pues en muchos casos, la actividad como universitarios ha consolidado muchos privilegios que no se quieren poner en riesgo, olvidándose de aquellas luchas que ganaba derechos por unas que ahora solo contemplan el menoscabo de nuestro contrato colectivo de trabajo. Con argumentos falsos han tumbado candidaturas legítimas ante el temor de ver expuesta la decadencia del régimen totalitario, para lo cual, han invocando faltas a la exclusividad caracterizada por el artículo 3º fracción VII de la citada Ley, sólo para efectos electorales internos, y concebida como la actividad laboral contratada, destinada únicamente a la realización de trabajo académico para la Universidad, con excepción del libre ejercicio de la profesión en lo que no genere conflicto de intereses con los fines y actividades de la institución; dicho conflicto de intereses se genera más cuando un personaje tatuado a la Comisión Electoral Universitaria sirve al mismo tiempo como representante del Partido del Trabajo ante el Instituto Electoral del Estado de Zacatecas pero ahí no pasa nada, todo se permite, ese tipo si es exclusivo. Mucho se tiene que mejorar en la vida político-electoral de nuestra querida Universidad, pues toda la estructura está diseñada para no dejar que sucedan manifestaciones de universalidad de pensamiento, como si los tocados por Zeus pensaran que todos en la UAZ debiéramos caminar por un mismo sendero, uniformados con los mismos colores y consignas, sin opinar, sin expresar nuestras legítimas aspiraciones. Me pregunto: ¿Qué será de nuestra Universidad con esta generación de universitarios que se ofenden con la autonomía y la universalidad de pensamiento? ¿Pensarán que la UAZ es una institución privada? O peor aún, ¿Que constituye una herencia monárquica que ya tiene herederos a la silla desde años antes de las elecciones? Estoy completamente estupefacto, la aristocracia universitaria ya tiene los nombres de los próximos 3 rectores, sus proyecciones van más allá de esta pandemia y las que vengan, se creen intocables como faraones que trascienden a la muerte en sus cámaras mortuorias. Esas son las señales que se envían a los estudiantes, a los muchachos de las regiones pobres de Zacatecas, a los que aspiran a hacer de una carrera universitaria un proyecto de vida y, es muy terrible, pues un día se lamentarán de haber dejado una Universidad llena de privilegiados con tareas de educación que apenas cumplen pero internamente carcomida por los intereses de eternización de poder. Sería muy catastrófico que esos entes de poder dejen perder la autonomía ya ni que decir de la democracia universitaria, esa que se encuentra secuestrada por todos los órganos de decisión y que no garantizan una participación igualitaria. Así y de manera virtual, mañana viernes se eligen a todas a las autoridades universitarias, con más penas que gloria pues pese a la gran maquinaria opresora, salen a la luz pública tendencias de acarreo virtual que convierten a hombres en mujeres para mostrar fuerza femenina como si la necesitaran. En fin, el proceso electoral universitario deja mucho que desear y la sociedad a la que nos debemos, advierte en su conjunto los matices de autoritarismo que prevalecen, reconoce a los personajes que se oponen al cambio, no lo manifiestan expresamente pero en corto pronuncian su inconformidad, su enojo y deseos de que la UAZ sea el mejor ejemplo de civilidad democrática y no lo es. Estoy cierto de que ni aún con las elecciones realizadas y su posible calificación, las cosas no terminan ahí, la lucha sigue y somos muchos los que anhelamos un cambio profundo. Nadie permanece en la cúspide para siempre.

*Docente-investigador de la Unidad
Académica de Derecho de la UAZ
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ