Nuevo proyecto minero para Zacatecas: el extractivismo sigue incólume

Nuevo proyecto minero para Zacatecas: el extractivismo sigue incólume

Con la entrada del nuevo gobierno una expectativa urgente era modificar la Ley Minera del país para, a partir de ahí, modificar toda la estructura normativa que regulara ese renglón estratégico del desarrollo nacional. los gobiernos anteriores entregaron casi el 30 por ciento del territorio a las grandes mineras y no pusieron ventajas para el interés público de México. La Ley fue elaborada por los abogados corporativos de las grandes empresas mineras. En todos estos años se calificó esa Ley como parte de un régimen neoporfirista. Así las cosas, estábamos en la expectativa de que se modificara antes de hacer más movimientos que continuaran en la misma dirección: sacando ventajas absolutas y devastando el medio ambiente del país con cargo a los bienes nacionales. Esa Ley es la bandera del extractivismo salvaje del neoliberalismo mundial.

Sin embargo, la Ley no ha sido modificada y sigue operando en el mismo sentido de los gobiernos anteriores. Y no sólo: los responsables del Gobierno Federal de regular este tema, están en claro conflicto de interés. El subsecretario de Minas, Francisco Quiroga (que era el responsable de Planificación Internacional de Villacero), es un antiguo zedillista que se convirtió en el alfil del Grupo Villacero de Julio Villareal, el cual acaba de asumir también la conducción de Altos Hornos de México. El Zar del acero, también es dueño del Grupo Financiero Afirme, que sustituyó a aquel grupo de Banpaís que heredó 2 mil 200 millones de pesos al Fobaproa. Todos estos empresarios norteños son promovidos por Alfonso Romo, el cual ha intervenido en su colocación. El otro caso claro (con conflicto de interés) es el de la propia Directora de Minas del mismo espacio de gobierno federal que mencionamos, Cristina Diaz Nieves, que se encarga justamente de expedir los títulos de concesión. Ella siempre ha trabajado para corporativos mineros canadienses, y ahora, por primera vez, da un paso a la administración pública federal con una clara misión que cumplir.

Se abrió otro complejo minero en la sierra norte de Puebla, también a cielo abierto, como el caso de Zacatecas, y con nítida oposición de los intereses de los pueblos indígenas de la zona. En Zacatecas, se aprobó la apertura de un complejo gigantesco de 200 mil hectáreas para explotar la tierra a cielo abierto y sacar (hipotéticamente) un millón de onzas de oro y 20 millones de onzas de plata; generando una riqueza para la mina de mil 400 millones de dólares. Bajo la misma normatividad porfiriana que mencionamos arriba y con operadores de las propias mineras maniobrando desde dentro de Gobierno Federal.

Hace algunos años se presentó el proyecto para declarar Área Natural Protegida y Reserva de la Biósfera toda esa zona de Mazapil. En su momento, afirmamos, ‘el Gobierno Federal neoliberal lo rechazó’. Ahora seguimos en la misma situación: ¿dónde ha quedado la promesa de separar el poder económico del poder político? Por lo pronto, aquí no hay dicha separación: el poder económico de las mineras sigue operando desde dentro del gobierno promoviendo proyectos porfirianos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ