La actual legislatura de Zacatecas se empeña por denigrar la actividad política

La actual legislatura de Zacatecas se empeña por denigrar la actividad política

Quienes se dedican al quehacer político en nuestro país, es decir, la clase política (de cualquier nivel) de nuestro México, se han ganado a pulso el desprecio de la gran mayoría de las mexicanas y de los mexicanos; para el sentir colectivo de nuestra sociedad, ser político es sinónimo de flojo, mentiroso y sin vergüenza; entre otras cosas peores. En Zacatecas, los diputados locales de la actual legislatura, con su actuar, se empeñan por conservar ese desprecio y desvirtuar aún más la noble actividad de la política.

Independientemente del partido político al que se pertenezca, la ciudadanía en general, actualmente demanda una nueva forma de hacer política, donde se dejen atrás tantos vicios y mañas que solo perjudicaban a la vida pública; pues bien, la el hecho de reducir de 10 a 8 meses el trabajo legislativo anual, no solo va en contra de la nueva forma de hacer política que demanda la sociedad, sino que es una acción insensible a la realidad de los mexicanos que trabajan de sol a sol por unos cuantos pesos.

Los diputados locales de Zacatecas, pretenden modificar la ley para trabajar menos y ganar lo mismo; se quieren reducir 2 meses de trabajo, que disque para hacer un mejor desempeño. ¿No quieren trabajar bajo presión? Eso lo hubieran pensado cuando levantaban la mano para ser candidatos o cuando su patrón político los anotaba en las “pluris”. Está bien que está legislatura es opaca, pero no hay que brillar de cinismo. Un cargo público, como cualquier otro trabajo requiere sacrificios y esfuerzo.

En Zacatecas se sesiona de manera ordinaria los martes y jueves, es decir, solo 2 días a la semana, el resto del tiempo, se debe utilizar para estudiar y elaborar iniciativas, para estudiar las leyes, para atender a la ciudadanía (en lo que respecta al trabajo legislativo), puede ser cansado, pero así debe ser el trabajo de un diputado local, para eso ganan muy buen dinero; además, se gastan millones de pesos del erario público en pagarles asistentes para prácticamente todo. No se diga de los apoyos para combustible, renta de casa y viáticos; un diputado en Zacatecas, tiene un sinfín de comodidades. Aun y con todo el confort que rodea a los legisladores Zacatecanos, es común que, en lugar de realizar su trabajo legislativo, los veamos haciendo vida política en cafés y restaurantes; tratando de quedar bien con jefes de dependencias, líderes sindicales, en fin, buscando acomodarse para cuando termine su actual encargo; los podemos encontrar también jugándole al Santa Claus, repartiendo dádivas; o los más sínicos y desvergonzados se la pasan haciendo campaña adelantada para ellos o para alguien más. Hacen de todo menos su trabajo como diputados locales.

Es muy difícil creer que la actual legislatura busca dos meses de inactividad en el congreso, con el pretexto de que con eso podrán desempeñar mejor su trabajo, sobre todo cuando se ha caracterizado por ser una legislatura improductiva; por ser diputados faltistas; por tener que suspender en varias ocasiones la sesión por falta de cuórum; por aumentarse el gasto para viáticos; por regresar disfrazadamente el concepto de las herramientas legislativas. No tienen calidad moral para hacer una iniciativa de esa magnitud y como diría el Presidente de la República, “no tienen llenadera”.

En política, por unos la llevan todos (lamentablemente), pero hagamos una distinción. La diputada local Alma Dávila (morena), fue la única del partido AMLO que levantó la voz junto con líderes de la sociedad civil, quienes criticaron la intención del resto de los legisladores e hicieron la invitación a los 58 cabildos a no aprobar la reforma propuesta.

Como se trata de una modificación a la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Zacatecas, la intención de los diputados locales tiene que pasar por la aprobación de dos terceras partes de los ayuntamientos de Zacatecas; es aquí la oportunidad de frenar tan descarado cinismo. Pero también nos podemos encontrar con otra situación adversa a los intereses del pueblo. Los compromisos y las aspiraciones políticas de regidores y presidentes municipales pueden llevar a que se apruebe dicha reforma, para no meterse en problemas con su partido político, con su dirigente, o con el diputado que les promete ciertas gestiones, los ayuntamientos probablemente den su aprobación sin medir consecuencias y sin considerar a la ciudadanía; pero también, este ejercicio nos servirá para ver si los munícipes actúan por consigna o están dispuestos a impulsar una nueva forma de hacer política que cambie la realidad de sus municipios (recuerden que el 2021 está a la vuelta de la esquina)

Para frenar estos temas que denigran la política y perjudican los intereses del pueblo, es necesaria la participación activa de la ciudadanía, al fin y al cabo, somos los ciudadanos los que con nuestros impuestos les pagamos a los diputados locales ¿Por qué habríamos de permitir que trabajen menos de lo que deberían? Que cada Zacatecano haga presión y les pida a los integrantes de su ayuntamiento no avalar tan sinvergüenza propuesta de los diputados locales. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ