17.8 C
Zacatecas
lunes, 26 septiembre, 2022
spot_img

Jóvenes denuncian “deshumanización” y fracaso del sistema capitalista en México

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS • Araceli Rodarte •

■ Cuestionan al Estado y sus opciones educativas y laborales para ofrecer soluciones justas

- Publicidad -

■ Movilizaciones recientes en el país, oportunidad para transformar la vida pública, señalan

El Estado y más, el sistema capitalista o modelo capitalista y su reciente etapa, el neoliberalismo que se expuso ya en franca crisis, mismo que en México tiene 30 años de implementación, están demostrando a los jóvenes que no sirven o muy poco, para ofrecer educación, seguridad, salud o trabajos dignos y aún, sentido humano a la vida de las poblaciones, la denuncia fue su “deshumanización”.

Un panel conformado por distintas maneras de pensar exhibió entre muchachos simpatizantes y militantes de la Juventud Comunista, el zapatismo, el anarquismo y miembros de la comunidad estudiantil de la Universidad Autónoma de Zacatecas, coincidencias en las problemáticas de la juventud, pero también diferentes abordajes para enfrentarlas.

Diego Delgado, alumno de Psicología y participante del movimiento estudiantil universitario, Emilia Pesci Martínez, de la cooperativa Los de Abajo e Iván Alonso Cuevas, militante  de la Juventud Comunista de México, cuestionaron al Estado y sus opciones educativas y laborales en diferentes modalidades y contextos históricos y económicos, para ofrecer soluciones sociales igualitarias y justas.

Por su parte Edgar Ramos del grupo Quark, agrupación cuyo objetivo no es político sino  de divulgación científica entre niños y jóvenes, propuso conocer al sistema a profundidad, tal como hacen los hackers para hacer que éste “haga lo que se quiere”, en lugar de cambiarlo.

En su oportunidad Jesús Roberto López Carlos, estudiante de Unidad Académica de Economía y miembro del colectivo Tréveris, organización que se dedica a evaluar la situación de los jóvenes en el estado, propuso al sistema de economía mixto de orientación keynesiana como uno que permite ciertos avances en la calidad de vida de las sociedades, tal y como sucedió con las economías asiáticas.

Los jóvenes participaron del ejercicio reflexivo que se ofreció el pasado martes en el contexto del segundo Seminario de Universitarios  por el Desarrollo La Otra Toma de Zacatecas: Un siglo después en el panel Situación actual de la juventud y movimiento estudiantil: conciencia, organización y participación,  propuesto en la Unidad Académica en Estudios del Desarrollo de la UAZ y que tuvo como moderador al académico Humberto Márquez Covarrubias.

Los jóvenes expusieron positivamente y aun como una oportunidad de transformación de la vida pública del país, las movilizaciones recientes en México, de las que se esperan cambios aún por definirse en un difícil proceso organizativo y de búsqueda de objetivos comunes y concretos para el corto, mediano y largo plazo.

El análisis se propuso con motivo de las movilizaciones de los más jóvenes en el mundo y el país, que desde hace 10 años han tomado las calles para cuestionar cimbrar y aún deponer regímenes autoritarios, violentos y desiguales socialmente, en Túnez, Egipto, Chile, España y aún los Estados Unidos, tales como los Indignados, Occupy Wall Street.

En México el movimiento YoSoy132, y de manera reciente, la comunidad estudiantil del Instituto Politécnico Nacional y  las concentraciones en solidaridad con el reclamo de justicia por el caso Ayotzinapa. Este último que detonó lo que se calificó como una toma de conciencia de la sociedad donde la juventud es protagonista.

En voz de Diego Delgado, se preguntó, si la sociedad en que se vive “¿podría ser de otra forma? “. Es muy triste dijo, que se piense que el capitalismo llegó para quedarse, “esto está mal, no podemos pensar que esto es lo único”.

Expuso en base a las definiciones de este sistema ofrecidas desde el zapatismo “las cuatro ruedas” que lo hacen andar: el despojo, el desprecio, la explotación y la represión y como fundamento, “el que alguien esté arriba a costa de que alguien esté abajo”.

Por su parte Iván Alonso Cuevas, aportó de las recientes experiencias de los jóvenes el funcionamiento de las asambleas al interior de la Universidad Autónoma de Zacatecas, de las que dijo “ya son un pedacito de eso otro”, donde se escucha lo que otros dicen sin buscar imponer el pensamiento propio.

Agregó, “estamos aprendiendo medianamente lo que es la democracia”, pues nada más alejado de ella que lo que se enseña en las escuelas y familias, el autoritarismo.

En esta búsqueda de objetivos, agregó, “eso queremos que sea el futuro, escucharnos, tomar acuerdos, mantener el acuerdo, privilegiarlo y sobre eso construir la democracia”.

Las movilizaciones también fueron motivo de discusión, las formas en que los medios las abordan y, a sus participantes, la necesidad o no de su carácter pacífico y por tanto su impacto en la suma de voluntades y simpatías, las incomodidades que generan en algunos sectores, la pertinencia o no de su radicalización, pero se coincidió en que no son suficientes y se hace necesario buscar otras formas de manifestación de la inconformidad que trasciendan a la misma para realizar otras acciones de organización.

Se destacó no obstante, luego de que se expusiera que las marchas no se hacen por gusto sino para hacer visibles los problemas ante una sociedad indiferente y a veces apática, es un lugar de los pocos que se tienen para el encuentro donde la masa ofrece seguridad para gritar “a los cuatro vientos que estamos encabronados y encabronadas”, y con el respaldo del que se encuentra a un lado, perder el miedo, dijo Emilia Pesci.

Se coincidió también entre los participantes en que aún las movilizaciones no congregan a la mayoría de la gente, no son suficientemente masivas como se han expresado en otros países donde han logrado cambios, pero también se expuso, “no creemos en los resultados rápidos”.

Sin dejar de lado la necesidad de una preparación “ante una situación de violencia generalizada en el país” mediante la organización, se agregó esta vez por parte de Iván Alonso Cuevas en repuesta a lo que no logró la generación de los 70 como transformación de la sociedad mexicana,  “nosotros no estamos pensando en luchar mientras somos jóvenes, sino en no envejecer políticamente y no amarrarnos al sistema y luego decir que envejecimos y ya no podíamos luchar. Pensamos luchar hasta la muerte”.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias