25.8 C
Zacatecas
sábado, 28 mayo, 2022
spot_img

Tortas japonesas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: HERÓN EDUARDO DOMÍNGUEZ • Araceli Rodarte •

Aunque piadosamente disfrazada de “licencia”, la reciente destitución del presidente del PRI capitalino, más conocido por su alias (El príncipe de la basura) que por su nombre oficial, resultaría sorpresiva; no sólo porque las prácticas consuetudinarias del distinguido priísta se prolongaban por más de veinte años, eran del dominio público y sobrevivían a  múltiples denuncias, sino porque desde tiempo inmemorial son parte de los usos y costumbres no sólo de los partidos sino de prácticamente todos los ámbitos del poder público, si bien no sólo de éste; donde quienes pueden manejan los recursos a su entera discreción, sin dar cuenta de los mismos sino al creador, y esto por mera formalidad, habida cuenta muy difícilmente  la instancia suprema castiga sus infinitas  malversaciones, fraudes, golpizas, homicidios, desapariciones forzadas y un abultado etcétera; pues resultan casi siempre, los prohombres en cuestión, íntimos del padre Maciel, y suelen por lo tanto fallecer asistidos por los más altos prelados de la Iglesia, con todos los auxilios espirituales y la bendición papal.

- Publicidad -

¿A qué entonces atribuir  la estrepitosa caída del príncipe de marras? Más que apresurarse a considerar el poder de los medios electrónicos conviene reformular la pregunta: ¿por qué ahora sí un reportaje de  noticiero radiofónico tuvo como resultado la remoción de una importante posición política, de un individuo tan presentable como cualquier gobernador oaxaqueño, poblano o líder de partido “ecologista”?

Una posible respuesta sería que hasta entre los perros hay clases, y no pasa nuestro héroe, así sea nada más por sus orígenes, de ser un recolector de basura; siendo amén de un prostibulario de autoservicio y golpeador mercenario un sujeto de ofensiva vulgaridad, y de una fealdad que linda con lo monstruoso; o bien lo que sucedió fue que, paradójicamente, se rompió el hilo por lo más delgado; nada de lo cual contesta la  pregunta antes formulada: ¿por qué ahora sí?

Seamos optimistas y supongamos que en el marco de las reformas estructurales del presidente Peña Nieto la presencia de especímenes como el principesco pepenador resultaba ya insostenible, y se procedió en consecuencia; y de ninguna manera que siendo su pinta y su historia, en momentos en  que la calificación del presidente arroja números rojos, la representación más realista y acabada de los regímenes priístas, pudieran desmentir las idílicas imágenes  machaconamente difundidas por la televisión. ■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias