12.5 C
Zacatecas
martes, 28 junio, 2022
spot_img

Ricardo Monreal y el retorno al neoliberalismo

Más Leídas

- Publicidad -

Por: BENJAMÍN MOCTEZUMA LONGORIA •

Con precisión: ¿en qué consiste el proyecto social de Monreal? ¿Por qué causa lucha? ¿En qué se inspira? ¿Qué ideal enarbola? ¿Qué doctrina filosófica, social o política le da forma a su pensamiento y a su práctica política y de vida? ¿Hay congruencia? Nada personal, solo saber quién es realmente el zacatecano que aspira ser presidente de México.

- Publicidad -

Conocí a Ricardo Monreal siendo reportero de la fuente agropecuaria. Él había sido electo (en las prácticas y tradiciones del priísmo) Secretario General de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del Estado de Zacatecas, organismo filial de la CNC. Previamente fue regidor en el Ayuntamiento Municipal de Fresnillo. Su padre Felipe Monreal Huerta tenía años como dirigente estatal de la Unión de Colonias Agropecuarias (UCA) organismo de la FNCA. El gobernador era Genaro Borrego y el presidente de la República Carlos Salinas. Ese período fue la “matriz” del neoliberalismo en México.

Según Wikipedia, Ricardo se inició en la política con su ingreso al PRI a los 15 años, ahí tuvo varios cargos. De los de elección popular suma casi 40 años ininterrumpidos, alternando de Diputado Federal a Senador de la República, pasando por los partidos PRI, PRD, PT, Movimiento Ciudadano y MORENA. Su origen es campesino, pero Wikipedia (con razón sobrada) no le da ese rango, pues tener propiedades agrícolas no lo hace campesino. Lo califica como abogado, político y académico.

Como reportero cubrí los movimientos campesinos que reclamaban precios de garantía con la toma de carreteras y de la delegación de la CONASUPO de Zacatecas, o de la Delegación de la SHCP reclamando legalización de vehículos de procedencia extranjera, igual la toma de la CNC de Zacatecas, por la Unión de Ejidos de Fresnillo, exigiendo a Ricardo Monreal, que como dirigente de la CNC encabezara la lucha y dejara de traicionarlos.

Mientras, Salinas de Gortari promovía la reforma al 27 constitucional beneficiando a los grupos de poder económico y políticos agropecuarios del país. Declaró el fin del reparto agrario y, en contraparte, se permitió la privatización de la parcela ejidal, la contratación de mano de obra, muchos campesinos se convirtieron en asalariados agrícolas de lo que habían sido sus tierras, Se reconoció la parcela como garantía hipotecaria. etc. Un golpe mortal al ejido.

Fui testigo de que el gobernador Genaro Borrego acompañado de Ricardo Monreal, recorrieron el estado para realizar asambleas campesinas de información, en las que engañaron a los hombres del campo de las falsas “bondades” de la reforma que, en realidad, respondieron a las exigencias de la llegada del neoliberalismo a México y que, algunas de ellas, constituían compromisos ya firmados en el TLC.

Se privatizaron instituciones como BANRURAL, ANAGSA, FERTIMEX, PRONASE, liquidaron a los extensionistas de la SARH, restringieron la investigación científica y de agrotécnicas, se clausuró a la CONASUPO y las familias campesinas quedaron sin asistencia y sin un instrumento comercial que fue sustituido por intermediarios, “coyotes” y acaparadores de cosechas.

Con la reforma al 27, las áreas estrategias más productivas, comerciales, turísticas, de explotación minera quedaron a merced de los capitalistas del sector, algunos de origen extranjero. Se abrió la puerta a los productos foráneos, reactivando el campo de otras naciones en detrimento del nuestro.

Los efectos fueron brutales; en básicos la tasa de crecimiento del frijol cayó a -7.2, maíz en -8.1, trigo en -5.4 y la soya en -16.2 por ciento. Se motivó a una mayor importación de alimentos y la balanza comercial, de este sector, fue muy deficitaria.

A la fecha, NO SE CONOCE NINGUNA AUTOCRÍTICA DE RICARDO MONREAL. Mientras, la 4T intenta revertir esa política neoliberal del campo, aún sin efectos contundentes.

En ese contexto debe interpretarse la frase de “la reconciliación” que pregona el político de Zacatecas. Una reconciliación que, en la bestial embestida neoliberal, incluso siendo gobernador, nunca procuró (y ahora tampoco) para los movimientos sociales y de los campesinos.

Los hoy inconformes, a los que pretende “reconciliar” (¿$$$?) representan un porcentaje menor. Pero, son poseedores de aparatos políticos, económicos y mediáticos, idóneos para corromper y corromperse. Ellos le dan cuerda mediática y coquetea con ellos. Insisten, sin resultados, provocar pugnas y rompimientos. Monreal se aprovecha de ese juego anti 4T.

La praxis política, económica y sus implicaciones sociales e ideológicas que esa “reconciliación” sugiere, evidencia retrogradar a la DERECHA CORRUPTA y deviene en acto de traición.

La “reconciliación” sería con Iberdrola, OHL, el Universal, COPPEL, TV Azteca, TELEVISA, FEMSA, El Reforma, Claudio X. González y cía. Es decir, darle reversa a la 4T y retornar con “chayote”, “rescate financiero”, exención de impuestos, permitir el saqueo nacional, corrupción y otros males. “Por el bien de todos, primero los pobres” cambiaría a: “por el bien de unos cuantos, nada para los pobres”. Así, como antes de la 4T.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias