26.8 C
Zacatecas
domingo, 22 mayo, 2022
spot_img

Falsa austeridad de la legislatura: entre lastre y órgano parásito

Más Leídas

- Publicidad -

Por: La Jornada Zacatecas •

No lo podemos entender: el presupuesto de la Legislatura es similar al que el estado de Zacateas le da a la UAZ, con 40 mil universitarios y una de las funciones más importantes para el desarrollo de una entidad federativa. ¿Cómo se justifica que los gastos de los legisladores y sus grupos de apoyo tengan un presupuesto similar al de toda una Institución de Educación Superior? Es poco probable que algún diputado elabore una justificación fundada y creíble para defender un costo de alrededor de 9 millones por legislador al año. Cuando además, estamos ante un recorte brutal en renglones esenciales para el desarrollo del estado, como en cultura, que en Zacatecas sufrimos una mutilación mayor al 50 por ciento de sus recursos, pero en igual circunstancia está el campo, la educación y la salud. ¿Es más importante atender las herramientas legislativas que el equipamiento del hospital general o la contratación de maestros o el apoyo a la producción de alimentos? ¿Cómo justifican la permanencia del costo millonario de las herramientas legislativas, frente a necesidades tan apremiantes de la población del estado? ¿Es más importante que los diputados tengan recursos para promocionar su imagen y su futura carrera política, que garantizar la dotación de medicamentos o las becas para jóvenes? Es inaudito que los legisladores continúen con esos privilegios mientras el estado se ahoga financieramente.

- Publicidad -

¿Cómo es posible que ocurra tal cosa? Pues es posible porque los legisladores pueden decidir sobre sus propios ingresos. Mientras eso siga así, los señores diputados continuarán votando por sí mismos y, como el azadón, arrimando los mayores recursos a sus propios bolsillos, mientras el resto de la población sufre asfixia. Así las cosas, debemos modificar esa circunstancia: nadie, pero nadie debiera decir sobre sus propios ingresos (eso aplica también a los cabildos). Como  el presupuesto de la legislatura no deben decidirlo los propios legisladores, el mecanismo para resolver ese tema debe entrar en la agenda de discusión. Ahora bien, como es poco probable que los diputados se quiten esa prerrogativa, la única posibilidad para eliminar ese vicio es a través de la iniciativa y la consulta popular. Las organizaciones de la sociedad civil deberán organizarse para impedir que los legisladores sigan abusado de esta manera. Apelar a su cordura, racionalidad y sensibilidad social, es una ilusión o una mera ingenuidad. Ahora mismo el Poder Legislativo es un obstáculo (o estorbo) para el desarrollo del estado: ni son contrapeso, ni hacen contribuciones importantes a las políticas que revisan, ni hacen revisión auténtica de las cuentas públicas, ni detonan soluciones a los problemas públicos a través de iniciativas legislativas. Lamentablemente, la Legislatura ahora mismo es más un lastre o un órgano parásito que una instancia de la democracia para el estado de Zacatecas, nos urge un Poder Legislativo honorable.

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias