15.3 C
Zacatecas
lunes, 16 mayo, 2022
spot_img

Estas ruinas que ves, de Jorge Ibargüengoitia

Más Leídas

- Publicidad -

Por: Miguel Ángel De Ávila González •

La Gualdra 526 /  Libros

- Publicidad -

Esta novela narra detalladamente la historia y la geografía de Cuévano, una ciudad chica pero de aspecto muy distinguido, capital del estado de Plan de Abajo, la cual cuenta con una universidad de la que han egresado prácticamente todos los personajes que se manifiestan en este relato.

La historia es narrada con un lenguaje coloquial por Paco Aldebarán, quien era nativo de esta ciudad, pero radicaba en la capital del país, y regresa al ser elegido entre diversos aspirantes para sustituir al profesor de literatura de la universidad; este nos cuenta desde el momento en que viaja de México a Cuévano y las vivencias que tiene en el ferrocarril, específicamente en el carro pullman General Zaragoza; es ahí donde conoce al profesor de filosofía Enrique Espinoza y su esposa Sarita, la cual le resulta bastante atractiva desde la primera vez que la ve. Es un matrimonio bastante raro, él se encuentra achacoso y es bastante comodino; ella es la que hace todas las labores que comúnmente pertenecen a los hombres. Aldebarán coincide en muchas circunstancias con Espinoza, pero no es hasta que llegan a Cuévano y se suben al mismo taxi, que descubren que son colegas.

Este viaje en el ferrocarril también lo comparte con Rocafuerte, joven de buen porvenir, quien resulta ser un hombre de negocios y el futuro esposo de Gloria Revirado que luego sería una de sus mejores alumnas a la cual consideraría como la más hermosa de la ciudad.

Al llegar se instala en el hotel Padilla, lugar donde transcurre toda la historia. En su primer día se organiza y acude a un banquete en honor a Pascual Requena, al cual este no asiste por ciertas inconveniencias que surgen y que terminan por hacer que presente su renuncia al cargo.

Posteriormente cuenta de la borrachera que comparte con sus amigos y cómo Malagón se mete en problemas y es arrestado por infracciones al Bando de Policía y Buen Gobierno, pero su amigo Sebastián Montaña lo saca de la cárcel; asimismo, el jurisperito le cuenta a Aldebarán que Gloria sufre de una enfermedad cardiaca, por lo que el primer orgasmo que tenga acabará con su vida… en todo momento este cree que es verdad, siendo el meollo en torno al cual gira la historia.

Paco Aldebarán cuenta con especial emoción de todas las ocasiones en las que ve a Gloria y de todos los encuentros que tiene con Sarita. Un día que Paco va a su casa a entregarle un dinero y a informarle que su esposo se ganó la lotería, acaba siendo su amante por bastante tiempo, hasta que creen que Espinoza sospecha, además de que sus hijos y la sirvienta regresan a la ciudad.

También nos cuenta las diversas experiencias que va teniendo en su ciudad natal y cómo contempla con angustia el próximo matrimonio de Gloria con Rocafuerte debido a la enfermedad, la cual no se hace evidente en ningún momento, es hasta casi al final de la obra que Malagón le dice que todo fue mentira de borracho.

Al final se nos da a entender que Paco Aldebarán termina por hacer realidad su amor imposible, pues se describe una situación con Gloria exactamente igual a la que vivió con Sarita el primer día que intimaron.

Ganadora del Premio México 1974, es una novela sencilla, entrañable, divertida y muy bien escrita. El autor crea universos de ficción sin el menor esfuerzo aparente, sin necesidad de asperezas ni términos grandilocuentes.

* * * 

Jorge Ibargüengoitia, Estas ruinas que ves, Joaquin Mortiz, segunda reimpresión de la primera edición, México, 1994.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la-gualdra-526

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias