9.8 C
Zacatecas
lunes, 26 septiembre, 2022
spot_img

2015 y el ¿devenir político?

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RENÉ LARA RAMOS •

De diciembre 2012 a diciembre 2014 transcurrió la tercera parte del ejercicio presidencial de Peña Nieto con todo y los escándalos “causados” por las cuantiosas inversiones inmobiliarias a nombre de la actual pareja presidencial y su ministro de hacienda. El rostro de la realidad de México se muestra esquivo en cuanto a los logros nacionales en materia social y económica para la mayoría de los mexicanos, atosigados por los problemas para obtener su diario sustento, aunque sea mínimo en cuanto a la humana ingesta y la cultura. En 2014, de una u otra forma, la fuerza del estado se dejó sentir en las matanzas ocasionadas por su uso, tan indebido como criminal, en varios casos y con especial saña contra los jóvenes normalistas de Ayotzinapa, pueblo sede de su institución educativa. Sus muertes evidenciaron la corrupción de la función pública y de miembros de instancias tan respetadas como el Ejército. Nada que decir del viacrucis vivido por sus habitantes para persistir como comunidad y pueblo en demanda de una justicia tan imposible como lo mostró teatralmente el secretario de Gobernación, Murillo Karam, para quien todo aquello está superado y uno quiere entender que son tan crecientes y graves sus servicios de apagafuegos en la República que si por él fuera daría carpetazo a todo sin la menor investigación, ni conciencia ni justificación, ni reparación de daños. Ministro neoliberal de corte tradicional para enfrentar añejos problemas que derivan en formas de auto – organización tanto para la defensa de la propia vida, propiedad y trabajo, como para presionar a las más altas autoridades correspondientes a hacer justicia: ¡YA! Presión concreta para obtener soluciones concretas a problemas concretos. Sencillo modo de decir: ¡Autoridades: Ya no se anden por las ramas, resuelvan los problemas mediante la impartición expedita de justicia o los resolvemos los afectados por la vía de los hechos! Así ha habido resultados a lo largo del país y ha caído gente en ese empeño; otra fue apresada, detenida y sujeta a proceso por la justicia formal del estado mexicano, que a menudo abandona su carácter de ser expedita e institucionalmente puntual tal como lo requerían los afectados, antes de tener que llegar a armarse y defenderse de las acciones criminales con sus propios medios para después ser detenidos, parar en prisión y quedar desarmados, inmovilizados, encerrados, sentenciados, lejos de sus comunidades, como pasará al doctor Mireles. ¿Y a los criminales? ¿Ya los detuvo la justicia? Señor Murillo Karam, empleado de Peña Nieto y de los mexicanos, ni usted ni su patrón, el Presidente de la República, han resuelto varias problemáticas, muchas con origen en problemas comunitarios, generados por el abandono municipal, estatal y federal. Increíble por eso que los restos humanos encontrados en fosas clandestinas hablen de las desgracias de muchos pueblos mexicanos, después de realizar sofisticados estudios para determinar terribles ilícitos, hasta cometidos para poder gobernar y lucrar con las porciones políticas de poder, obtenidas bajo el signo partidario que sea e ir por más al descubrirse más cosas en un año electoral, antesala y conformación de lo que será la futura elección presidencial de México. Decirlo no es futurismo, sólo pre-ver el despliegue de una realidad política que sujeta y condiciona con su actuar el presente y el futuro de México, en todos los sentidos y por todos los actores institucionales relacionados con su reproducción. País y estados federados, atrapados día a día por la inmediatez en que se sumen los trienios y sexenios, aun al margen de la economía, cuyos excesos o defectos no los corrige el mercado, sino se soportan mediante la erogación de millonarias aportaciones a los partidos políticos y a los barriles institucionales sin fondo que sexenio tras sexenio se crean y operan al margen de una estrategia para tener un país mejor y más rico para todos.

- Publicidad -

El rescate bancario y otros barriles sin fondo ocultan su defectuoso actuar bajo los montones de dinero con que lubrican los déficits estatales para contentillo de quienes lo concentran, sea bien o mal habido, eso no importa, como el IPAB o el último engendro llamado con hipocresía, Pacto por México, incuestionable desde la oficialidad, si con base en él se impone la privatización de Pemex (llamada ¿“modernización”?). Tiempo político en que el señor Videgaray no se sonroja por la ¿prevista y deseada? volatilidad del peso ni por su devaluación ante el dólar. “¡Así son los mercados, je, je!” Idiotismo de él y de los políticos que le hacen caso y obedecen y operan sobre los mexicanos sus propuestas de humo, con olor a azufre. ¿Por pobrediablismo y conveniencia se acata la verticalidad política que viene desde “lo imaginariamente alto”, la cumbre neoliberal, aunque ya no la del capital mundial? ¡Compatriotas: con estos designios, realidades y tendencias vigentes en 2015, estamos fritos! Las irregularidades se habrán de corregir, si lo oprimido desde abajo irrumpe, se organiza y convierte lo improbable para los poderosos, en algo promisorio y conquistas para todos, el neoliberalismo sigue sin futuro. ■

 

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias