15.8 C
Zacatecas
martes, 30 noviembre, 2021

La obsesión de la Maestra Gordillo: ostentar nuevamente el poder

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAMIRO ESPINO DE LARA •

Siempre existe una discrepancia
entre el credo que aparentamos
profesar y el que profesamos
Samuel Butler.
Escritor, compositor y filósofo inglés.

- Publicidad -

Un gran amigo zacatecano (q.e.p.d.), cierto día me comentó; “en política se puede ser cochino, lo que no está permitido es ser talachón”, con esto, evoco el nombre y figura de la Mtra. Elba Esther Gordillo Morales –en adelante, la maestra-; a manera de preámbulo, en el mes de abril de 1989, esta ilustre maestra hacía antesala junto con Carlos Jonguitud Barrios, quien fuera líder de la organización Vanguardia Revolucionaria del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en la oficina del entonces Secretario de Gobernación. El profesor Jonguitud Barrios profirió a la maestra un “para eso me gustabas”, a partir de ahí dicho profesor entró en debacle dada la traición de quien en tiempo atrás había sido su pupila; hoy día vemos que ni siquiera el encierro hizo cambiar a la maestra su estilo de hacer política dado que siempre le caracterizó la traición, el autoritarismo, lo tenebrosa, y, según fuentes oficiales, la autoría intelectual de varios Maestros asesinados.

La maestra inicia su actividad sindical en el año de 1970, se enlistó en una corriente sindical trotskista –de pensamiento izquierdista-, en 1973 asistió a un pleno de secretarios generales de maestros mexiquenses, en ese encuentro increpó a Jonguitud Barrios –cacique del SNTE-, quien había sido impuesto en el cargo por el expresidente Luis Echeverría Álvarez; a partir de ahí, y como bien reza el dicho “si no puedes con el enemigo, únetele”, es así que comienza la relación Jonguitud-Gordillo. El maestro Jonguitud Barrios le demostró su “amistad” a la maestra, ungiéndola en el año de 1976 como Secretaria General de la sección 36 del SNTE.

A lo largo de su trayectoria política –no sé si de su trayectoria como maestra-, tuvo toda una serie de logros –para ella- tanto dentro como fuera del SNTE, siempre mantuvo un discurso de convicción para con los Maestros de que ella podría ser muy bien la dirigente nacional del SNTE. A partir de 1988 se alejó de Jonguitud Barrios para congeniar con políticos de “alto” rango, no lo logró sino hasta que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) la hace Delegada política de la Gustavo A. Madero. Después, este cargo lo aprovechó muy bien como trampolín político para erigirse como presidenta del SNTE, donde permaneció hasta el 2012; fecha en la inició su caída que culminó con la prisión. La estrategia y astucia de la maestra le permitió conformar desde su encierro la corriente política “Maestros por México” mediante su organización Redes Sociales Progresistas y a quienes les instruyó que apoyaran la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador y poder lograr que dejara de congeniar con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Se le presentan hoy día dos grandes obstáculos a la maestra para acercarse con el hoy Presidente de la República; la negativa de la CNTE para aceptar la reforma de la reforma educativa y la actitud entreguista hacia AMLO del hoy secretario general del SNTE, mismo que públicamente se declara a nombre de los maestros como soldados de la educación.

La maestra hace mofa de la estrategia utilizada por el Presidente de la República para “abrogar” a lo que ella le llama la “reformita”, además, puntualizó que no es lo que esperaban los maestros. Hay quienes cuestionan a AMLO por la reaparición de la maestra porque se intuye que tiene cierto compromiso con ella toda vez que su “partidito” –el de ella por supuesto- Redes Sociales Progresistas lo apoyaron en su campaña presidencial; ¿realmente con la reaparición de la maestra, el sindicalismo magisterial se fortalecerá? Reitera la maestra; “no estoy aquí para buscar venganza, sino justicia”, sobre ese respecto, AMLO acotó que el gobierno federal arreglará las cosas promoviendo la libertad y democracia sindical, además agregó: “Ya hasta estoy reservando mi lugar en primera fila porque quiero ver las elecciones internas, quiero ver a los maestros votando por primera vez de manera libre y en secreto, sin acarreos, con democracia. Porque hay quienes dicen ´vamos a participar´, adelante, nada más que ya no hay sindicatos predilectos del gobierno, ni partidos ni grupos de intereses creados predilectos” (La Jornada, 09 /abril/2019, p.5). El mensaje de manera implícita tiene destinatario, es la maestra, dado que le reconoce su obsesión por retomar el poder, aunque también discursivamente AMLO reconoce que es legítimo buscar el liderazgo sindical, de forma tal que se espera que los líderes magisteriales no ejerzan ninguna manipulación hacia los trabajadores de la educación. Con este principio o anhelo de parte de quien encabeza el ejecutivo federal, hace el planteamiento y genera el compromiso de manejar transparentemente la nómina magisterial y, a decir de él, servirá para detectar a los aviadores, mismos que solo chupan el presupuesto y que no tienen compromiso alguno para con la educación.

Concluyo, ¿en calidad de qué se encuentra la maestra en la palestra educativa? ¿En pie de lucha? ¿De jubilada? ¿De veterana? ¿De maestra en activo? ¿De dueña del SNTE? ¿O de qué? A la maestra le interesa convocar a todas las fuerzas políticas para lograr una verdadera transformación, ¿de ella? ¿Del SNTE? ¿Del sistema educativo? Lo que ella quiere también es que se reestablezcan los derechos laborales de los maestros ¿Y cuando ella se los quitó?, qué paradoja o cinismo de su agrupación “maestros por México”, quienes dicen que estarán atentos a que no surjan líderes con privilegios ¿Y cuando la maestra los tenía?, y que no se perpetúen en el poder, la maestra se mantuvo obsesivamente encumbrada por más de 30 años. ■

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias