20.8 C
Zacatecas
jueves, 22 febrero, 2024
spot_img

■ El estado tiende a volverse polo de atracción de las actividades delictivas: investigador

Zacatecas está en el umbral de una fase más aguda de violencia y criminalidad: Vázquez

■ La entidad comienza a replicar experiencias como las de Michoacán o Jalisco, afirma

Más Leídas

- Publicidad -

Por: La Jornada Zacatecas •

“El aumento en el flujo de migrantes a través de Zacatecas y la desaparición forzada reflejan que la entidad está en el umbral de una fase más aguda de convergencia de violencias estructurales y actividades asociadas a la delincuencia organizada, consideró Jorge Alejandro Vázquez Valdez, docente investigador de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ). 

- Publicidad -

El también doctor en Estudios del Desarrollo y analista en temas de seguridad, violencia y narcotráfico, se refirió a los recientes hechos ocurridos en Malpaso, Villanueva, donde siete jóvenes fueron privados de su libertad por un grupo armado, y seis de ellos fueron encontrados sin vida debido a traumatismos en la cabeza. De igual forma, hizo alusión al flujo migratorio que se ha incrementado en la entidad y ha generado hechos como el de mil 600 migrantes varados en el municipio de Enrique Estrada en días pasados. 

“Si bien ambos hechos son autónomos en sus causas, convergen en un espacio como el zacatecano por el alto grado de vulnerabilidad tanto de los migrantes en tránsito como de miles de residentes, en tanto son potenciales víctimas de los grupos delictivos y ello abona a la descomposición social que amaga a la entidad”. Al respecto, explicó que no se puede soslayar que los jóvenes de Villanueva fueron sustraidos de un domicilio por un grupo armado a escasos metros de una Unidad Regional de Seguridad (Unirse), lo que da cuenta de la limitada protección y capacidad de reacción de autoridades en una entidad de por sí extensa, plagada de brechas y comunidades alejadas. 

En el mismo sentido, indicó que la vulnerabilidad de los migrantes se evidencia por los tratos de los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) que han sido señalados por violentar sus derechos humanos en las inmediaciones de Zacatecas, pero también por ser un grupo social útil para la delincuencia organizada que por años los ha extorsionado o sumado de manera forzada a sus filas, como se ha constatado en Tamaulipas; Tapachula, Chiapas; o Tenosique, Tabasco, entre otros. 

“Si el flujo migratorio se sigue intensificando en Zacatecas, un riesgo latente es que se acentúen las desapariciones de migrantes y las acciones directas contra ellos de parte de los grupos criminales, justo como ha ocurrido en esas otras entidades. Hay que entender que ello no sólo tiene implicaciones negativas para el migrante, sino para los residentes en tanto una vez que los grupos criminales asumen un determinado espacio geográfico como polo de atracción para aumentar su ganancia criminal a partir de una veta específica, desarrollan la dinámica de ampliar el abanico de actividades para la obtención de excedentes, tanto en la esfera ilegal como en la legal”, aseveró. 

Aclaró que ello no debe significar de manera alguna que el tránsito migratorio sea indeseable o que haya que incitar posiciones xenófobas, “por el contrario, es momento de reforzar el principio de que el migrante no es un delincuente, y ahí hay un mayor desafío y necesidad de actualización de las estetagias de las autoridades sobre el respeto irrestricto al derecho humano que debe imperar con los migrantes en tránsito, sobre todo porque otra de las tendencias es la del incremento en las peticiones de refugio en territorio nacional”. 

Cuestionado sobre las causas de estos fenómenos, explicó que la migración forzada en México está asociada a realidades como la precarización del empleo y la falta de oportunidades que se han presentado por décadas en el país, pero también a otras que se generan en el exterior: “Hoy en día la propia Acnur (Agencia de la ONU para los Refugiados) reconoce significativos aumentos anuales en el flujo migratorio proveniente del sur, pero si bien eso es un avance en la claridad sobre el tema, no se habla abiertamente de variables como las del patrón de acumulación que en el sur continental sigue privilegiando los capitales expoliadores”. 

También -añadió- “está la vitalidad de la ultraderecha que aglutina los intereses de ese capital y ha dado forma a grupos como la Red Atlas, que refleja en las posturas de personajes como Javier Milei que su pretensón es acentuar la exclusión social, la dinámica de seguridad privada sobre la seguridad pública, o la criminalización de la pobreza, lo que termina por expulsar a miles de sus países de origen; y eso en el caso de lugares como Argentina, que no son los que integran a más ciudadanos al gran flujo migratorio del continente americano, como son algunos países centroamericanos o Haití”. 

Con respecto a las desapariciones forzadas, señaló que como ha sucedido en Jalisco y Michoacán, éstas se han venido acentuando en Zacatecas y ello es visible en la conformación de los grupos de ‘madres buscadoras’ que ya han realizado varios actos en la entidad. “La desaparición forzada está directamente asociada a la acción de los grandes grupos criminales pues es parte significativa del abasto que necesitan para sus múltiples actividades, pero también por la conveniencia que les representa desaparecer a personas en tanto la acción judicial no es llamada con la misma contundencia que con un homicidio, por ejemplo”. 

El investigador universitario sostuvo que la saña con la que fueron asesinados los jóvenes de Malpaso también es muestra de ese umbral al que se acerca Zacatecas, pues hay en marcha un proceso de desensibilización por parte de los criminales que los lleva a cometer actos cada vez más sádicos: “Si bien esa saña no es inédita en la entidad, sí se puede hablar de un progresivo desmontaje de la narrativa del individuo que lo dota de sus cimientos de respeto a la vida, empatía y escrúpulos. La transición del homicidio mediante las balas al que se lleva a cabo de una manera tan salvaje es reflejo de sujetos cada vez más desprovistos del sentido de humanidad, y es importante señalar que ese comportamiento se constata tanto en el homicidio como en hechos de desplazamiento forzado como el ocurrido en Jerez en 2021”. 

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img