16.5 C
Zacatecas
domingo, 28 noviembre, 2021

Alzan la voz estudiantes acosadas en universidades del estado

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAQUEL OLLAQUINDIA •

■ Señaladas, instituciones como la UAZ y el Instituto Tecnológico de Zacatecas

- Publicidad -

■ Mediante la cuenta de Twitter @YoAcosada, bajo el nombre de usuario Yo También Fui Acosada UAZ, se han hecho públicos decenas de casos

■ Las denuncias involucran a profesores universitarios, de preparatoria y de las secundarias de la Universidad

■ Comentarios sexuales, tocamientos, invitaciones a salir, miradas lascivas, insinuaciones sexuales son situaciones que cotidianamente viven las alumnas de la UAZ

■ Advierten que en el ITZ no hay consecuencias para quienes cometen estas prácticas, carecen de protocolos sobre cómo actuar y con qué autoridad de la escuela pueden acudir

 

Desde mensajes y comentarios aludiendo a la ropa que llevan ese día, a lo “bonitas” que se ven y en los que les piden que vayan “más seguido vestidas así” hasta obligarlas a ponerse vestido o falda por encima de la rodilla cuando van a exponer trabajos frente al grupo, tomarles fotografías con el celular sin su consentimiento e incluso tocarlas.

Estas situaciones son cotidianas y en muchas ocasiones del conocimiento tanto de alumnos como de docentes de varias instituciones educativas, pero hasta ahora habían permanecido ocultas ante la opinión pública.

El movimiento #MeTooPeriodistas se ha convertido en los últimos días en una plataforma para visibilizar el problema de acoso dentro de los medios de comunicación, pero no es el único espacio en el que las mujeres víctimas de este delito han alzado la voz.

En Zacatecas, a través de la cuenta de Twitter @YoAcosada, bajo el nombre de usuario Yo También Fui Acosada UAZ, se han hecho públicos en pocas horas decenas de casos de acoso que involucran a profesores universitarios, de preparatoria y de las secundarias de la Universidad.

En la presentación de la cuenta se invita compartir las experiencias de acoso que se han vivido al interior de la Máxima Casa de estudios del Estado. “No callemos. No tengamos miedo. Mujeres unidas por mujeres. El acoso que los medio de comunicación desmienten sí existe en la Universidad”.

Comentarios sexuales, tocamientos, invitaciones a salir, miradas lascivas, insinuaciones sexuales y un largo etcétera de situaciones que cotidianamente viven las alumnas de la UAZ se han hecho públicas a través de este perfil y aquí se muestran algunos fragmentos de las denuncias realizadas por las estudiantes.

“Había un maestro que daba educación física, y cuando nos daba clase a las niñas nos exigía traer blusa de tirantes y con escote, amenazándonos con que nos iba a reprobar, algo que como niñas nunca le hacíamos caso de llevar ese tipo de blusas, a lo que hubo un día en donde ese tipo tocó a una compañera y a mí para según él “enseñarnos” como es que se nos veía bien el escote, y mostrar bien el pecho que nos decía que a los hombres como él les encantaba (…) Y siempre nos decía que estábamos en la mejor edad para lucir nuestro cuerpo ya que nos estábamos desarrollando”.

“Esta persona al principio me saludaba normal pero de la noche a la mañana comenzó a decirme comentarios en doble sentido. Después en cada saludo se volvió más confianzudo me abrazaba y me apretaba a su cuerpo para sentir mis senos, lo mismo hacía con otras compañeras. Entendí que esto no estaba bien. Ya nunca me sentí cómoda en sus clases. Después me enteré que no había sido la única, ya había hostigado a otras estudiantes”.

“Le dijo que le daría raite, y se la llevó a un motel de paso, gracias a Dios ella se logró bajar del auto y se fue en taxi”.

“En ese momento yo era jefa de grupo de mi salón, y me chocaba que me pasara enfrente a anotar, me hacía muchos comentarios de mi cuerpo, y me albureaba enfrente de mis compañeros, era vergonzoso”.

“Siempre pasaba a las niñas al pizarrón a hacer ejercicios, obvio para verlas de manera morbosa o cuando pasabas al lado de él, no sólo a mí me mandó mensajes sino a varias de mis compañeras invitándolas a salir, diciéndonos que pasaba por nosotros e incluso diciéndoles que las llevaba hasta su municipio, yo me sentía muy incómoda en su clase. (…) A mis amigas les sigue haciendo comentarios del tipo ‘que sexy cadera’ ‘se parecen a las de Selena’ y cosas del tipo. Que no tenemos por que soportar ni yo ni ninguna de mis compañeras”.

“El profesor entonces me citó en una biblioteca para hacerme un examen oral y ahí me ofreció que fuera su modelo porque él era “pintor”, me señaló la erección debajo de su pantalón en plena sala general con gente alrededor (aprovechando que la mesa cubría su regazo), yo sólo me paralicé y me quedé ahí hasta que se fue”.

“La chava un día nos comentó que llegó a dejarle unos papeles a su casa porque él se lo pidió y cuando llegó dice que le ofreció jugar con unos dados sexuales pero que ella se negó y él le insistió. Dijo que como pudo logró escabullirse de él y salió de ahí. (…) Lo cuento yo porque ella nunca se animó a hacerlo”.

Acceso al Instituto Tecnológico de Zacatecas

También se han compartido experiencias de acoso de profesoras hacia alumnos: “Yo fui acosado y amenazado por una profesora de la unidad académica de psicología por todo un semestre, me dijo que se no aceptaba tener relaciones sexuales con ella me iba a reprobar, incluso una vez me llevó a su cubículo e intentó tocarme”.

Algunos de los mensajes evidencian que las prácticas de acoso de algunos docentes son del conocimiento de los estudiantes y profesores de las unidades académicas, preparatorias y secundarias, pues se han cometido durante años sin que haya habido consecuencias.

“Desde antes de entrar los rumores de ‘tendrás que aguantar sus comentarios y miradas’ ya habían llegado, lo que demuestra que es un problema que ha ido generación tras generación. Y lo único que podemos hacer es ‘sonríe y dale el avión’.

Acoso en el ITZ
La UAZ no es el único espacio educativo en el que se presentan problemas de acoso, sino que hay otras instituciones en las que las situaciones se repiten y también tiene el mismo fin, de acuerdo a las víctimas: no hay consecuencias para quienes cometen estas prácticas y ni siquiera tienen protocolos sobre cómo actuar y con qué autoridad de la escuela pueden acudir ante un hecho de este tipo.

Los testimonios que se narran a continuación corresponden específicamente al acoso que, de manera recurrente, viven las estudiantes del Tecnológico Regional.

El miedo a represalias, a recibir malas calificaciones o incluso a que no les firmen sus documentos para graduarse son las razones por las que estos hechos quedan como “chismes” o comentarios entre las jóvenes y por el que en este texto no se darán nombres de quienes dieron el paso de evidenciar las prácticas de acoso que hay al interior de esta institución.

MIEDO A REPRESALIAS, A RECIBIR MALAS CALIFICACIONES, ENTRE LAS RAZONES POR LAS QUE ESTOS HECHOS QUEDAN COMO “CHISMES”, SEÑALAN EN EL ITZ

“A un profesor le gustaba mucho que expusiéramos y que fuéramos formales y nos decía: ‘las muchachas con pantalón no, si van a traer pantalón ni siquiera se presenten. Van a traer vestido o falda y arribita de la rodilla’. La mayoría a las que les decía eso eran personas con bonito cuerpo, bonitas. Entonces, un par de veces, cuando exponíamos o exponían nuestras compañeras, nos dimos cuenta que el profesor se la pasaba con el celular arriba y según él estaba mensajeando pero nos dimos cuenta que estaba tomando fotografías. Era incómodo y porque la mayoría del salón se daba cuenta”.

La actitud de este maestro del Tecnológico motivó que se presentaran numerosas quejas ante la coordinación de la carrera y la dirección del centro pero las consecuencias nunca llegaron. Incluso, las alumnas refieren que el docente les advirtió que, aunque lo reportaran, no lo iban a sancionar.

La respuesta del profesor ante las quejas, señalan las jóvenes, fue la de asegurar que “digan lo que digan, a mí jamás en la vida me van a decir algo por parte de la dirección. Nunca me van a ganar”.

Los casos se repiten, con distintos docentes: “Una amiga traía una playera como transparente y tenía una fija mirada sobre ella. Con ella ha estado siempre en la mira, siempre ha estado con ella como haciéndola renegar, enojar y hoy, como traía una blusa más transparente, dijo: ‘¿Por qué no se viene más seguido así? Qué bonita’”.

No hace falta que el acoso sea explícito: “Una como mujer lo percibe: las miradas, la manera, el tono de voz. Es incómodo”. Aunque de los mensajes de este tipo, en muchas de las historias contadas por las estudiantes del Tecnológico Regional, se pasó a insinuaciones directas e invitaciones a salir.

“Me lo topaba, me saludaba y ‘Ay, qué guapa te ves’ y ese tipo de cosas que te hacen sentir incómoda. Me invitó a salir. Una vez que estaba en mi casa a las 4 de la tarde me llamó por teléfono. Me decía: ‘no me hables de profe, no me hables de usted, háblame de tú’. Y le empecé a tutear. ‘Quería que me acompañaras a Aguascalientes porque tenía una vuelta’, me dijo. Y también ha habido otras ocasiones en las que me invitaba a salir pero no en un lugar público porque él está casado y tiene una hija; me decía que se estaba separando”.

En este caso la respuesta fue “darle largas”, ya que una negativa rotunda a las invitaciones pudiera haber derivado en consecuencias académicas y profesionales.

Otro maestro de esta misma institución “se refería a mí como mi amor o bebé en clase, delante de todos”; es un testimonio más de una alumna del Tecnológico, quien dijo que ante la pregunta de por qué se dirigía a ella de esa forma la respuesta del profesor fue: “Es que es de cariño, no lo tomes a mal, así les hablo a quienes les tengo mucho cariño y aprecio”.

El mismo docente, según otra de las jóvenes, buscó su número de teléfono en un grupo de whatsapp que se había creado para cuestiones académicas y “siempre me mandaba mensajes de qué guapa me veía y si me iba hasta atrás de la clase, él iba personalmente hasta allá para explicarme lo que tenía que hacer. Dejé de ir y no terminé mi curso por eso”.

Todas coincidieron en que no ha habido consecuencias ante estos hechos que viven diariamente. “Por parte de la dirección no se toman cartas en el asunto” e incluso señalan que los demás docentes que conocen sobre esta situación “por no meterse en problemas de represalias, que los corran, no se meten y hacen la vista gorda”. “Es algo que difícilmente puede cambiar”.

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias