15.2 C
Zacatecas
martes, 7 diciembre, 2021

Exige Colectiva 8M a la UAZ y Fiscalía una postura pública ante las denuncias por abusos sexuales

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS •

■ Demandan acciones en la Universidad prevenir y sancionar la violencia de género

- Publicidad -

■ Señalan que en redes sociales siguen recibiéndose denuncias y tendrán seguimiento

 

La Colectiva 8M exigió a la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) y a la Fiscalía de Justicia del estado (FGJE) que asuman una postura pública ante las denuncias por abusos sexuales realizadas en el contexto del más reciente episodio local del movimiento #MeToo, que implique en el primer caso el anuncio de las acciones que realizará para prevenir, atender, erradicar y sancionar la violencia de género al interior de la Máxima Casa de Estudios, en el segundo una estrategia para contactar a las denunciantes de manera que los hechos “no queden en una acción mediática”, y en ambos, el acompañamiento a las víctimas.

Se refirió asimismo a los casos de acoso sexual que se han denunciado desde diferentes ámbitos, “literario, periodístico, fotográfico, académico…” apelando “a que los medios de comunicación tengan la sensibilidad de no dar voz excesiva a los agresores”.

“Entendemos que tienen que tomar los puntos de vista de las dos partes, sin embargo, empoderar a personas que han transgredido la dignidad, la integridad física, sexual y emocional de las mujeres es un caso peligroso, darles foro también implica amedrentar a las víctimas porque en ese sentido ellas se sienten desprotegidas cuando el agresor tiene un foro suficiente para mandar mensajes, incluso de amenazas a las personas que en determinado momento han dado seguimiento a su acoso”, que observó Mara Muñoz Galván, del Observatorio de Justicia y Derechos Humanos de Mujeres y Niñas, es histórico, “hay hombres acosadores que tienen años ejerciendo ese abuso de poder contra las mujeres y las niñas en el estado”.

En conferencia de prensa leyeron un comunicado en que se señalan a la indiferencia ante los abusos y la falta de muestras institucionales para cumplir su responsabilidad de erradicar la problemática por parte de las autoridades, como lo que ha generado un clima de impunidad ante el cual las víctimas han optado por “otros mecanismos de denuncia” que, por un lado dejan testimonio del abuso pero también se constituyen en un medio de sanción social al exponer los casos públicamente.

Georgina Salmón, integrante de Aquelarre Zacatecas y docente en la UAZ, dijo que el sufrimiento de las víctimas ha generado incluso suicidios, uno reciente, “eso es bastante grave, existe el archivo, lo tenemos ahí”; y recordó otro, ocurrido hace años en la entonces Escuela de Humanidades “de una compañera que también se suicidó por un problema que tuvo con uno de los profesores”.

En otros casos agregó, les ha implicado a las víctimas que tengan que dejar de estudiar “porque el acoso es tanto, no nada más por parte del docente sino también por parte de los administrativos que están siempre detrás de ellas, tratando de que quiten la denuncia, de que dejen todo ese asunto en paz. Las cambian de turno o de salón pero el problema sigue ahí”.

Informó que a partir de la publicación el pasado viernes de una nota que recupera comentarios de los directores de las unidades académicas de Medicina y Derecho de la Máxima Casa de Estudios en el estado, que calificó de irresponsables, en que dan tratamiento a las acusaciones de violencias sexuales como “malos entendidos y rumores”, fue que se han incrementado las denuncias por este tipo de hechos.

Las organizaciones feministas al interior de la UAZ constituidas por docentes y alumnas ya trabajaban en 25 expedientes sustentados en sendos testimonios, pero estos sobrepasan ya las 50 denuncias, “y siguen llegando por todos lados”, en que alumnas “de Economía, de Artes, de Medicina…”, enunció, señalan el mismo el modus operandi y citan a los mismos maestros.

“Son maestros que están cobijados, que dicen yo soy intocable, a mí nadie me puede hacer nada y por eso lo hago”.

Las violencias sexuales al interior de la UAZ siempre han existido desgraciadamente dijo, pero están muy normalizadas. “Los compañeros lo ven como algo muy sencillo, y yo insisto, ¿qué es un mal entendido en un caso de violencia, de acoso? Lo ven como…es que así soy yo, así me llevo con las chicas”.

Desde una posición profesional y ética dijo, no debe haber comportamientos de este tipo “dentro de tu trabajo. Y en Preparatoria y en Secundaria aún es peor porque –las alumnas- son menores de edad”.

En este sentido reiteró su exigencia a Rectoría para que se hagan públicos y aplicables los protocolos de actuación para estos casos y se implementen al interior de la casa de estudios capacitaciones a profesores, administrativos y trabajadores para que las víctimas sean atendidas con sensibilidad.

“Y para que los profesores sepan hasta dónde…porque ‘como son así’, sepan hasta dónde pueden y no llegar con las alumnas ¡Vaya, es sentido común pero…hay que decirlo!”.

Agregó que esperan asimismo un pronunciamiento al respecto de la oficina de Equidad de Género de la UAZ, entidad que ya informó que será en agosto y luego de que sea aprobado el protocolo por el Consejo Universitario que se dará a conocer públicamente.

Mara Muñoz Galván agregó que las universidades del país tienen 30 años de atraso en sus legislaciones y prácticas institucionales respecto de avances en la materia derivados de leyes y tratados internacionales firmados por el Estado mexicano, y aunque hay algunas han realizado algunos esfuerzos aún insuficientes, comentó, la UAZ “no ha hecho absolutamente nada para atender este problema”, dijo.

Observó que prácticamente no hay espacio libre de acoso -sexual- en nuestra sociedad por lo que propuso a las denuncias públicas surgidas desde todos los ámbitos en el contexto del movimiento #MeToo, como una oportunidad para que las autoridades reivindiquen su eficacia y den los pasos para terminar con la impunidad que priva en también en los delitos por razones de género contra mujeres y niñas.

Del tratamiento que en los medios de comunicación se da a estos temas, en tanto que los procesos de ruptura del silencio de las víctimas de violencia sexual han implicado un aprendizaje social en los distintos ámbitos, dijo que es un reto conjunto “entre el movimiento feminista”.

“Me parece que pudiéramos comenzar en el camino de sensibilizarnos mutuamente, ustedes en la forma de tratar la información, nosotras en la forma de abordar los casos para que cada vez queden mucho más claros los factores de abuso y en donde se encuentra el abuso de ese poder”.

Observó que las instituciones se alejan del objetivo que les dio origen por lo que “desafortunadamente tenemos que utilizar medios como las redes sociales” para hacer esas denuncias, cuando deberían realizarse ante instancias formales.

“Lo que tendríamos que cuestionarnos es que no hay confianza en las instituciones, porque es claro que hay una gran revictimización y violencia institucional cuando las jóvenes se acercan a hacer denuncias de violencia sexual”.

La Colectiva 8M informó sobre las páginas de Facebook Resistencia Radical Zacatecas, Aquelarre Zacatecas y Observatorio de Justicia y Derechos Humanos de Mujeres y Niñas en las que siguen recibiéndose denuncias, que también precisaron tendrán seguimiento y acompañamiento ante instancias de procuración e impartición de justicia, en caso de que las víctimas así lo decidan.

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias