Difícil, por decreto, quitar una estructura económica de tipo neoliberal: René Amaro

Difícil, por decreto, quitar una estructura económica de tipo neoliberal: René Amaro
El pasado 17 de marzo en el contexto del Foro nacional “Planeando Juntos la Transformación de México”, López Obrador “abolió” el neoliberalismo en el país ■ foto: la jornada

■ “Más bien el planteamiento del Presidente es ideológico, busca legitimidad y consenso”

■ Opina que en un esquema de capitalismo neoliberal, el proyecto económico de AMLO podría situarse como “un capitalismo con sentido social”

■ Dicho modelo involucra el crecimiento productivo, de mercado y de consumo, pero suma la inclusión, la equidad y la sustentabilidad

 

“Yo veo muy difícil que por decreto se pueda quitar una estructura económica de tipo neoliberal. Eso lo sabemos (…) una estructura en la que ha estado inmerso el país por más de 30 años; entonces darle fin por decreto no es posible. Más bien el planteamiento del Presidente es ideológico, busca legitimidad y consenso”, que los tiene, pero le gusta alimentarlos, expuso el historiador René Amaro Peñaflores.

El pasado 17 de marzo en el contexto del Foro nacional “Planeando Juntos la Transformación de México”, López Obrador “abolió” el neoliberalismo en el país; las políticas públicas “que marginaban al pueblo” y estaban destinadas “sólo a minorías”, para luego agregar, “ahora nos toca edificar lo que sigue, con la conciencia de que lo que hagamos no solo será para la regeneración de la vida pública, sino inspiración para otros pueblos”.

Aunque dentro de un esquema de capitalismo neoliberal, el planteamiento económico de López Obrador podría situarse como “un capitalismo con sentido social”, que involucra el crecimiento productivo, de mercado y de consumo, pero suma la inclusión, la equidad y la sustentabilidad, consideró.

“Y creo que desde el punto de vista político estamos en otro ideal, en otro contexto, cuya base sería un régimen democrático ¿qué tan democrático? Creo que ahí también lo tendríamos que discutir, de qué características tendríamos que hablar”.

El docente investigador en el programa Maestría Doctorado en Historia de la UAZ trajo a colación la experiencia histórica de mediados del siglo 19 en que hubo gobiernos “con mucho sentido social” sobre todo en el caso de Zacatecas, dijo, para cuyo sustento mencionó como ejemplos los de Francisco García Salinas “Tata Pachito” y Trinidad García de la Cadena.

“Si nosotros vemos los planteamientos en Luis de la Rosa (integrante del gabinete de García Salinas), a mediados del siglo 19 hay un sentido social muy fuerte sin que esto signifique un cambio de radical (…) Creo que por ahí va más o menos el planteamiento de López Obrador”.

En este sentido refirió las proyecciones de desarrollo económico y social del Gobierno de México que hablan de un 4 por ciento de incremento, como “un poco optimistas”, pero dijo, el crecimiento del PIB se traduce en crecimiento de la riqueza social.

“Riqueza social que implica hacia abajo mejores condiciones de vida, mejores salarios. Es decir, un desarrollo económico sustentable con igualdad, con equidad, y que le permita al país avanzar”.

El de López Obrador insistió, es un gobierno que busca “que la gente crea, busca credibilidad en que se trata de un gobierno democrático, y por otro lado, encontrar ese nuevo proyecto de desarrollo que aunque inserto en el capitalismo neoliberal tenga un sentido social.

“Ese sentido social que además puede ser contradictorio, puede ser anómalo respecto del neoliberalismo, porque el neoliberalismo no plantea una equidad social, no lo plantea el propio capitalismo digamos, clásico”.

Sin embargo, consideró que “los esfuerzos son esos”, por un lado hacer del petróleo nuevamente una palanca de desarrollo para “lo cual no le va a dar tiempo”, y por otro lado, incentivar la inversión externa, no para aumentar la dependencia económica y financiera del país, sino para convertirla asimismo en pivote del desarrollo como lo es la propia deuda, “pero en términos y condiciones específicas”, aunque esta última opción, observó, ya está vedada por el alto monto que alcanzó en el pasado sexenio.

El historiador dijo que hace falta una nueva reforma fiscal que no grave solo a los trabajadores sino a la élite, “es decir si realmente queremos impulsar el crecimiento, se necesita que haya inversión pública”.

“López Obrador ha planteado que por el momento no va una reforma fiscal, sin embargo debería de plantearse en este nuevo modelo de desarrollo para hacerse llegar recursos”.

René Amaro Peñaflores agregó sobre el ingrediente “nacionalismo” en el planteamiento de Presidente, que es un componente muy importante “pero situándolo en su justa medida”, porque el nacionalismo también es anómalo a la estructura neoliberal en la que se encuentra México.

“Sin embargo no creo que esté tan errado el planteamiento”, mismo que situó como ideológico, caracterizando a la ideología al modo del sociólogo Emile Durkheim, “como pegamento social o ingrediente de cohesión social”.

“En ese sentido creo que tiene razón López Obrador en plantear un nacionalismo con esas características”.

Ejemplificó con el caso de Pemex cuyo saneamiento por etapas en sus primeros pasos podría empatarse temporalmente con el actual régimen, y cuya fortaleza sería importante no para que la economía mexicana se “petrolice” como ocurrió a finales de los años 70 y principios de los 80 del siglo pasado, sino para que permita al país apuntalar un proceso de diversificación de la misma.

Un elemento fundamental de esa diversificación tiene que ser el fortalecimiento del mercado interno, del campo, y de otras industrias y ramas productivas que también han sido eje importante de la economía en la historia contemporánea del país, como la Comisión Federal de Electricidad, o los ferrocarriles “que alguna vez fueron el componente principal del mercado interno”.

En este sentido el planteamiento del proyecto de desarrollo económico y social de López Obrador y su gabinete, “por lo menos en el discurso, es un planteamiento muy promisorio, muy interesante (…) yo creo que un nacionalismo con esas características se alimenta de aquellos elementos decimonónicos y del propio cardenismo”.

Dijo que actualmente existen análisis del periodo cardenista como los planteados por historiador de la economía Enrique Cárdenas, actual candidato por el Partido Acción Nacional al gobierno de Puebla, “muy interesantes” y que exhiben que en el cardenismo hubo un equilibrio entre el sentido social del gobierno y el mercado.

“López Obrador tiene razón en tratar de abrevar de estas experiencias históricas, no para volver a repetirlas sino para ver cómo hay ciertas constantes de políticas económicas y sociales que pudieran ayudar y que los gobiernos priístas y panistas, que miran con desprecio a la historia -no vislumbraron-”.

Se refiere a un tipo de nacionalismo popular “auténtico”, subrayó el calificativo, que se traduce en elementos de defensa de la patria, sus recursos naturales y el buen uso de estos en términos de desarrollo sustentable, pero que suma la búsqueda de la igualdad y equidad sociales, y por otro lado que descansa en una estructura democrática.

“Así lo veo y en ese sentido soy optimista porque en realidad no tenemos muchos elementos de donde asirnos, y hay que agarrarnos de estos, pero siempre con un sentido crítico”, expuso.

Detrás de los planteamientos de López Obrador “hay todo un discurso ideológico –en el sentido ya citado-“, refrendó, como el expuesto el pasado 18 de marzo en el marco del aniversario de la expropiación petrolera, cuando instó a los privados que han ganado licitaciones para extraer petróleo en México a partir de la Reforme energética peñista, a invertir en ello y a competir contra Pemex para que se demuestre qué es más eficiente.

Andrés Manuel López Obrador planteó: “Nada de ideología, nada de política, juicio práctico; resultados, a ver quién lo hace mejor. Nada de que por decreto como era antes, se aseguraba o se daba por hecho de que era más eficiente entregar los campos petroleros a particulares”.

Aquí agregó el investigador “a veces, la vuelta a las utopías podrían ser importantes para este país, sobre todo para algunos sectores sociales que están esperando, que esperan…Ya la espera, la esperanza es parte de esa ideología… están esperando el cambio (…) como sea, le deseamos mucha suerte a este capitalismo con sentido social”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70