Después de 50 años el Estado continúa con el asesinato y desaparición de estudiantes: Boltvinik

Después de 50 años el Estado continúa con el asesinato y desaparición de estudiantes: Boltvinik
Julio Boltvinik Kalinka, investigador de El Colegio de México (Colmex). FOTOS: ANDRÉS SÁNCHEZ

Explica que en ese entonces exigieron libertades democráticas y el cese de la represión

“Creo que ningún país del mundo hay un sistema tan democrático como el que tuvimos en el movimiento de 1968”, considera el académico

 

“El día que la sociedad mexicana funcione como lo hizo el movimiento estudiantil con el Consejo Nacional de Huelga, las Asambleas Estudiantiles, los Comités de Lucha y las Brigadas, ese día este país habrá cambiado. Creo que ningún país del mundo hay un sistema tan democrático como el que tuvimos en el movimiento de 1968”, frente a los retos del México actual”, afirmó Julio Boltvinik Kalinka, investigador de El Colegio de México (Colmex).

Durante su visita a Zacatecas para impartir la conferencia “Lecciones el movimiento estudiantil de 1968”, el académico señaló que “el movimiento del 68 fue subversivo porque era profundamente democrático. Los delegados que íbamos al Consejo Nacional de Huelga, no votábamos lo que se nos antojara, sino lo que se había discutido ese mismo día en nuestras asambleas. Llevábamos un mandato de nuestra asamblea y debíamos votar en ese sentido. Nuestro ejemplo erala crítica más severa al sistema político y por eso nos atacaron tanto”.

Recordó que la movilización no tuvo reivindicaciones gremiales, es decir, no salieron a las calles a exigir una mejor educación o para hacer reformas en la UNAM o el IPN, sino que exigieron libertades democráticas, el cese de la represión y la desaparición del cuerpo de granaderos y quitar al jefe de la policía que provocó el movimiento.

Enfatizó que el gobierno fue el que provocó el movimiento y después lo apagó súbitamente debido a que todo se salió de control, ya que lo único que se pretendía era provocar agitación y así aprehender a los dirigentes comunistas para meterlos a la cárcel mientras se realizaban los Juegos Olímpicos y después dejarlos libres.

Sin embargo, al salirse de control, el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, de quien se ha constatado que era agente de la CIA, recurrió a la represión en la que murieron centenares de estudiantes cuyos cuerpos fueron llevados en aproximadamente 13 camiones de remolque.

Sugirió que al lema “2 de octubre no se olvida” se le debe agregar “La libertad no se olvida”, porque durante el movimiento “fuimos ciudadanos absolutamente libres, viviendo una experiencia democrática. Fuimos políticos militantes de tiempo completo algunos meses y eso nos cambió la vida”.

En un país asfixiado por “una dictadura terrible”, Boltvinik Kalinka manifestó que los jóvenes lograron un ambiente de libertad sin precedentes al grado que “la gente nos admiraba porque nos atrevíamos a confrontar al aparato del Estado”.

Después de 50 años, afirmó que los avances han sido limitados, porque Ayotzinapa demuestra que el Estado continúa con el asesinato y desaparición de estudiantes como práctica sistemática, tal como ocurrió en Tlatelolco.

Sin embargo, el movimiento estudiantil de 1968 generó cambios importantes en el sistema político y electoral porque derivó en el pluripartidismo y la alternancia, aunque ello no ha sido suficiente para alcanzar un sistema democrático.

“Todavía siguen dominando los sindicatos charros y los sindicatos democráticos son muy pocos, en los partidos políticos prevalece un autoritarismo vertical absoluto, incluyendo al partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)”.

“El día que la sociedad mexicana funcione como lo hizo el movimiento estudiantil con el Consejo Nacional de Huelga, las Asambleas Estudiantiles, los Comités de Lucha y las Brigadas, ese día este país habrá cambiado. Creo que ningún país del mundo hay un sistema tan democrático como el que tuvimos en el movimiento de 1968”.

Luego del 2 de octubre de 1968, Boltvinik Kalinka dijo que los estudiantes fueron desmovilizados, pero cuando han surgido problemas, “hemos estado ahí. Los jóvenes fueron los que rescataron a los que se quedaron atrapados en los escombros en el sismo del 85”.

Es decir, el alma de la juventud en México cambió con el movimiento del 68, pues las personas se volvieron generosos con los demás, lo que se debe a que la lucha era por las libertades cívicas, no estudiantiles.

Asimismo, expuso que muchos que fueron integrantes del movimiento se fueron a trabajar con campesinos, otros se fueron a la guerrilla convencidos que el mejor camino era la lucha armada, y otros más se sumaron a partidos políticos de izquierda.

No obstante, manifestó que ni el Partido de la Revolución Democrática ni Morena surgieron de las filas de los militantes del 68. “Yo soy militante de Morena pero estoy descontento con las alianzas con la ultraderecha que está haciendo López Obrador y mucha gente deleznable que metió al gabinete como Germán Martínez Cázares”.

Refirió que los protagonistas del movimiento de 1968 generalmente no han ocupado cargos en partidos políticos, pero en la presidencia de López Obrador restará Gilberto Guevara Niebla, aunque “no es de los más tibios de los líderes del 68”.

Desde su punto de vista, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no va a transformar el sistema capitalista y ni siquiera plantea un “socialismo light”, sino que propone un “neoliberalismo progresista”.

Ello significa, agregó Boltvinik Kalinka, que el modelo económico va a continuar de igual manera, pero habrá libertad cívica y no habrá ningún jacto de represión para los participantes de manifestaciones o protestas.

“También va a volver el nacionalismo y la participación del Estado en la economía, pero en todo lo demás las cosas van a seguir básicamente igual. Ojalá recupere salarios y estimule la democratización de los sindicatos y los partidos políticos, pero eso es dudoso”, concluyó.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70