Masacre del 2 de octubre de 1968 no es el episodio de una historia lejana: Bernal

Masacre del 2 de octubre de 1968 no es el episodio de una historia lejana: Bernal
Movilización estudiantil reprimida por el Ejército en 1968 foto: la jornada zacatecas

Que en México no se hayan resuelto problemas sociales resignifica esta fecha: académico

La movilización estudiantil coincidió en países del mundo contra del autoritarismo: García

Participan docentes de la UAZ en Segundo Coloquio contra la Violencia y el Olvido

 

La masacre de estudiantes el 2 de octubre de 1968 no es el episodio de una historia lejana y, por el contrario, es un acontecimiento que sigue presente en la actualidad, afirmaron Eduardo Jacobo Bernal y Rodolfo García Zamora, académicos de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), durante su participación en Segundo Coloquio contra la Violencia y el Olvido, organizado por el Sindicato de Personal Académico (Spauaz).

“Se trata de recordar, no de manera nostálgica o de añoranza, sino de ver qué seguimos haciendo, cómo seguimos luchando y qué está pasando con este movimiento. El 2 de octubre ha ganado mucha potencia histórica a través del tiempo y el hecho de que en México no se hayan resuelto los problemas sociales resignifica esta fecha”, expresó Jacobo Bernal.

Este año, en el contexto de varios incidentes en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), destacó que se están recuperando símbolos de tal manera que el 2 de octubre no se quedó como el episodio de una historia lejana, sino que es parte del presente.

“Ya hay documentos desclasificados que demuestran la participación de la CIA en esto. Había un grupo donde estaba Díaz Ordaz, Echeverría y gente muy importante que estaba en la nómina de la CIA”.

Las manifestaciones estudiantiles después de julio de 1968, comentó, generó paranoia en Díaz Ordaz y en consecuencia, después de una marcha el 27 de agosto, comenzó una etapa de represión abierta.

Así, las medidas represivas comenzaron el 29 de agosto, hasta que el entonces presidente declaró que haría lo que fuera necesario para detener la movilización estudiantil que desde su perspectiva era comunista.

Jacobo Bernal expuso que el 13 de septiembre se realizó la llamada Marcha del Silencio y un día después, el 14 de septiembre, ocurrió el incidente en Canoa, Puebla, donde trabajadores de la Universidad de Puebla fueron linchados por pobladores porque pensaron que eran comunistas.

Días después, policías tomaron la Vocacional 7 del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el cual fue un símbolo de resistencia de los estudiantes en ese momento, pues albergó un programa piloto en el que se enseñaba Sociología, Literatura y otras disciplinas de las Humanidades.

Posteriormente, comentó que el 18 de septiembre el Ejército tomó Ciudad Universitaria de la UNAM y luego varios planteles del IPN, hasta que el 2 de octubre se perpetró un operativo brutal que pretendió acallar el movimiento.

Por su parte, García Zamora comentó que en el año 1968 coincidió la movilización estudiantil en muchos países del mundo en contra del autoritarismo, aunque cada una de ellas surgida por motivos diferentes.

En el caso de México, se debió a la confrontación de dos vocacionales, la intervención de la policía y, aunque las demandas originalmente eran contra las autoridades policiacas, finalmente cuestionó todo el modelo político.

“El movimiento del 68 en el mundo se explica por qué en esa década surgió un movimiento de descolonización en países de Asia, África y América Latina. Los países africanos y asiáticos recién se independizaban y había la guerra imperialista de Estados Unidos en Vietnam, donde los vietnamitas estaban derrocando al imperio. Entonces hubo un sentimiento antiimperialista que los estudiantes de todo el mundo asumían como una lucha de ellos”, dijo.

En México, había el antecedente de varias luchas de organizaciones campesinas, ferrocarrileras y magisteriales que surgieron desde la década de los 50 y que el gobierno había estado reprimiendo.

García Zamora también expuso que el movimiento estudiantil de la UNAM no era el único en 1968, ya que en Guerrero también hubo una organización fuerte en el año de 1960, mientras que la guerrilla de Lucio Cabañas también ya estaba integrada.

De igual forma, entre 1962 y 1967 se presentaron conflictos estudiantiles en Michoacán, Puebla, Durango, Sinaloa y Chihuahua, lo que muestra que la movilización en 1968 no fue aislada, ya que había 10 años de lucha en diferentes instituciones de educación superior donde la tónica era precisamente la represión.

En 1968 se organizaron en México unos Juegos Olímpicos, lo que derivó reivindicaciones como “No queremos Olimpiadas, queremos Revolución”, lo que significaba no un proceso como el de 1910-1917, sino que se planteaba transformar la sociedad y el gobierno para que la sociedad civil fuera escuchada.

Refirió que en Zacatecas hubo herederos de ese esfuerzo de transformar a la sociedad y entre 1974 y 1970 estudiantes y docentes de la UAZ fueron partícipe en movimientos populares que surgieron en la entidad.

García Zamora indicó entonces que en 1968 los estudiantes exigieron libertad de expresión, libertad de prensa, libertad de manifestación, libertad de circulación y libertad jurídica.

“Aquí vemos cómo de un conflicto entre preparatorianos el 22 de julio se cuestiona la falta de democracia, se cuestiona a un estado autoritario y se cuestiona la represión sistemática como mecanismo de control de la población. No hay diálogo, no hay espacio de debate ni tampoco de participación democrática; la respuesta son las balas, la desaparición. El Estado no dialoga, sino que reprime, mata, desaparece”, agregó.

Mencionó que en aquel momento pareció una barbaridad que el Ejército entrara con 10 mil elementos a la UNAM, “pero ahora no nos damos cuenta que después de 12 años tenemos el Ejército en todas las calles y en todas las comunidades del país. Han sido 12 años de amnesia colectiva o de manejo ideológico que vemos como natural la militarización del país y el nuevo gobierno dice que va a seguir lo mismo porque no tiene ninguna alternativa para el tema de la seguridad”.

Por último, comentó que mientras el país estaba convulso contra la represión y por la libertad y la democracia, el 7 de septiembre de 1968 se creó la UAZ “como si fuera otro mundo y como si no hubiera una crisis nacional”.

García Zamora concluyó que los estudiantes deben tomar las riendas de todos los espacios de la sociedad y podrían empezar en sus escuelas o unidades académicas para transformar a la sociedad.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70