Operan en Zacatecas sectas similares a la del hijo de Carlos Salinas (Primera de 3 partes)

Operan en Zacatecas sectas similares a la del hijo de Carlos Salinas (Primera de 3 partes)
Participantes de uno de los cursos. Fotos: LA JORNADA ZACATECAS
  • Ofrecen cursos de “coaching”, “liderazgo” o “desarrollo humano”
  • Permanecen ocultas bajo nomenclatura de Centros de Transformación
  • Los participantes son sometidos a actividades y ejercicios agresivos y humillantes
  • El costo total del curso oscila entre los 10 mil y 20 mil pesos por persona

Ocultas bajo la nomenclatura de Centros de Transformación, organizaciones sectarias operan en Zacatecas a través de cursos de “coaching”, “liderazgo” o “desarrollo humano”, Sus preceptos son similares a los de NXIVM, secta de la que forma parte el hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, Emiliano Salinas Occelli, según lo reveló The New York Times.

El diario estadounidense detalla que Salinas Occelli es integrante de la Junta Ejecutiva del Programa de Éxito Ejecutivo (ESP, por sus siglas en inglés), uno de los programas de NXIVM, organización que es considerada una secta en Estados Unidos y que ofrece cursos de empoderamiento y crecimiento personal.

Esa investigación exhibe que el hijo del ex presidente es un “facilitador altamente capacitado” de la patente en trámite llamada “Cuestionamiento Racional”, que según la página de Internet del ESP, “mejora el desempeño humano en virtualmente todas las áreas del quehacer humano”, precepto similar al de las organizaciones que ofrecen cursos de coaching o liderazgo.

Testimonios de víctimas señalan que NXIVM recluta mujeres de entre 30 y 40 años de edad con la promesa de empoderarlas, pero finalmente fueron objeto de abuso sexual y marcadas en el vientre con un símbolo mediante un proceso de cauterización. A todas les tomaron fotografías desnudas como garantía de que no divulgaran las prácticas al interior de sus cursos.

Los grupos instalados en Zacatecas ofrecen cursos con el propósito de “ir más allá de sus creencias, romper con las limitaciones que tiene impuestas, explorar posibilidades de desarrollo y crecimiento; apoyándolo a tomar acción para re-descubrirse y abarcar áreas de oportunidad que no ha explorado. El programa te ofrece la oportunidad de generar resultados sin precedentes al adquirir herramientas en desenvolvimiento y optimización del desempeño en las áreas personal y laboral”, explica una de las organizaciones en su portal de Internet.

Sin embargo, los participantes son sometidos a actividades y ejercicios agresivos y humillantes, todos orientados al quiebre emocional de las personas durante jornadas extensas y atípicas.

Por ejemplo, participantes relatan que deben semidesnudarse frente a sus compañeros, coach y staff y recibir todo tipo de burlas y agresiones por sus defectos físicos. Otros más deben acudir a una funeraria para encerrarse en un ataúd, subirse en camiones de transporte público para cantar, piden dinero en la calle, ir al cine en grupo, disfrazados y amarrados entre sí, o vestirse como payasos para presentar una función improvisada en Plaza Bicentenario.

Se trata de “estiramientos”, ejercicios que tienen el objetivo de sacar a las personas de su zona de confort y que les permita enfrentar sus miedos, ello como parte de un curso de “coaching”, “liderazgo transformacional”, “entrenamiento de vida” o “desarrollo humano”, ofrecido por una secta comercial que se autodenomina Centro de Transformación.

El “estiramiento” de Nydia es diferente. Acompañada de su buddy (compañera que hace la función de vigía), acude a un restaurante ubicado en el Centro Histórico de Zacatecas. Pregunta por el gerente y un mesero las acompaña a la oficina que se ubica en el segundo piso del inmueble. “Buenas noches. La verdad tenemos hambre, tuvimos una jornada de trabajo muy pesada y merecemos comer aquí. ¿Nos puedes regalar una comida?”.

Ninguna de las dos supera los 22 años de edad, visten con ropa formal (zapatillas, pantalón de vestir, camisa y saco) y no parece que carezcan de dinero. El gerente del restaurante La Casona, localizado en la avenida Hidalgo, las observa desconcertado pero accede a la petición sin inconvenientes. Instruye al personal a que las atiendan. Nydia ordena enchiladas, platillo acompañado por guarnición y verdura; para tomar, refresco.

Sin embargo, sus compañeros de “entrenamiento de vida” no corren con la misma suerte en el restaurante La Plaza, ubicado en la antigua Plaza de Toros de San Pedro, ahora hotel Quinta Real, cuyo personal les niega el servicio.

Nydia es estudiante de la Benemérita Escuela Normal Manuel Ávila Camacho (Benmac) y, al igual que sus compañeros, realizó ese y otros “estiramientos” para cumplir con la instrucción que le dio el coach y staff de uno de cuatro grupos que opera en Zacatecas.

“Esa actividad era lo que más me estresaba, tener que conseguir mi cena en la noche. No me dejaban utilizar dinero, y como te asignan una pareja que le llaman buddy, pues te vigilaba para que no gastaras dinero. Lo que hacíamos era buscar dónde pudiéramos comer y nos exigían buscar lugares buenos. Nos decían: ‘tú te mereces comer en un buen lugar, no mereces ir a los tacos de la esquina’”.

“Entonces teníamos que llegar a los restaurantes y decir que tenía hambre, que tuve un día de trabajo muy pesado y que me regalara comida. Era frustrante hacerlo sabiendo que había personas que realmente lo necesitaban y no nosotros”.

En Zacatecas operan cuatro organizaciones que ofrecen cursos de coaching. Desde la perspectiva académica se conceptúan como “sectas comerciales” debido a sus prácticas de persuasión coercitiva, sus técnicas para enrolar personas y por las características propias de los ejercicios y dinámicas que adoctrinan y fanatizan a los participantes. Ninguna está constituida como empresa formal.

Conciencia Plena, Abundancia de Vida (que ha cambiado su nombre a Quadriplica), Cre-ser y Fresnillo Vive, son las sectas comerciales que operan en Zacatecas. Todas comparten un símbolo, la mano extendida al frente con el dedo pulgar doblado (Vota 4), y algunas de estas son promovidas activamente por directivos de la Benmac y del Instituto Edison, uno de los planteles privados más reconocidos en la zona conurbada de Zacatecas-Guadalupe, el cual ofrece servicios en educación inicial, preescolar, primaria, secundaria y preparatoria. El precio de los tres niveles en que se dividen los cursos oscila entre 10 mil y 20 mil pesos.

Los servicios que ofrecen estas sectas comerciales son descritas por Héctor Cerezo Huerta, psicólogo educativo y especialista en abuso psicológico, como “un conjunto de cursos, talleres o entrenamientos con un esquema multinivel, operación piramidal y dinámica sectaria, a los cuales se accede a través de un enrolamiento comercial y en los que se usan, sin propósitos terapéuticos, ni marcos éticos, estrategias de persuasión coercitiva bajo la falaz premisa de modificar creencias limitantes y generar una reconstrucción en las personalidades de los participantes”.

Según explica, consisten en cursos organizados en multiniveles con horarios extensos y atípicos, uso de estrategias confrontativas, dialogales, vivenciales y catárticas que generan cambios emocionales y cognitivos de modo extremadamente veloz, tales como relativismo moral, causalidad radical, agudización de sesgos cognitivos, invasión de la privacidad, sexismo y disolución de límites terapéuticos entre los participantes.

Asimismo, la prohibición-control, manipulación mística, culto a la confesión, doctrina y redefinición del lenguaje son características sectarias que retoman estos centros cuyas ganancias en el estado superan los 20 millones de pesos cada año (monto conservador calculado con base en la cantidad de personas que inician y concluyen los tres niveles en que se divide el curso, la cantidad de dinero que pagan por cada uno de ellos, el número de generaciones que egresan anualmente y la inversión para el pago de coaches).

Muchos de los participantes son enrolados por familiares y amigos y, aunque el precio es alto, son convencidos con un descuento, promoción o beca para ingresar al nivel Básico. Ya adentro, son convencidos de continuar con el nivel Avanzado y después con el Programa de Liderazgo. La alienación a la que someten a los participantes es de tal grado que hacen lo que sea necesario para pagar el costo total del curso que oscila entre 10 mil y 20 mil pesos por persona. El más accesible es Cre-ser (10 mil pesos), Abundancia de Vida  y Fresnillo Vive manejan el mismo precio (15 mil pesos) y Conciencia Plena es el más costoso (20 mil pesos).

Los cursos se realizan en cinco fines de semana dispersados en 100 días: uno para el nivel Básico, uno para el Avanzado y tres para el Programa de Liderazgo. Para cada uno se contrata a un coach que cobra entre 40 y 65 mil pesos.

 

¿Qué son las sectas comerciales?

Las sectas comerciales llegaron a México en la década de los 90 del siglo pasado disfrazadas de organizaciones dedicadas al “coaching” o “desarrollo humano”. El artífice fue el argentino Gabriel Nossovitch, quien recibió ese curso directamente de John Hanley, personaje denunciado en Estados Unidos por fraude en Iowa, por la rudeza de sus talleres e inventor del símbolo de “Vota 4”, quien a su vez reprodujo y consolidó el modelo de entrenamiento coercitivo creado por el sacerdote británico Alexander Everett y otros personajes vinculados a la cienciología como Ron Hubbard, John-Roger y Werner Erhard.

Nossovith y su centro denominado ArgentinaWorks fue expulsado de ese país, luego de la conformación de la Red de Víctimas y Familiares de Víctimas de Organizaciones Coercitivas cuya movilización derivó en una iniciativa de Ley de Prevención y Asistencia a Víctimas de Organizaciones Coercitivas/Sectas.

Luego de exiliarse de su país, funda en México el centro MexWorks, a partir del cual se abrieron cientos de centros por iniciativa de sus egresados y paulatinamente se extendieron a toda la República Mexicana.

En principio, los cursos o entrenamientos se autodenominaron como coaching coercitivo, pero por tratarse de un título poco atractivo desde el punto de vista mercadológico e incluso autoacusatorio, modificaron su nombre y ahora se reconocen como “Entrenamiento de Vida”, “Coaching Ontológico”, “Liderazgo Transformacional”, “Ingeniería de lo Imposible”, “Coaching de Vida”, “Inteligencia Emocional”, entre otros.

El motivo por el que se clasifican como sectas es porque cumplen con varios requisitos que en la Psicología Social se denomina “Estructura y Dinámica Sectaria”; la cual consiste en una organización multinivel, enrolamiento comercial, y la presencia de la figura de un líder incuestionable y autoritario, acompañado por un staff que lo protege.

Betzabé Ávila López, psicoterapeuta psicoanalítica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y posgraduada en el Colegio Internacional de Educación Superior (CIES), explica que, si bien han existido sectas más llamativas por el grado de daño que han causado en las personas, pues han impulsado actos como suicidios masivos, los grupos de coaching utilizan los mismos mecanismos de coerción y retoman los mismos elementos y características.

Una de las características importantes en las sectas es la redefinición del lenguaje, pues crean su propio argot con el propósito de destruir parte del lenguaje que conecta al sujeto con su entorno social. Es decir, nombrar las cosas de otra forma, de acuerdo con el lenguaje que los coaches inducen, es un mecanismo sectario que se utiliza para sacar a las personas de su realidad.

“Nombran las cosas a su manera y es algo delirante que solamente tiene sentido para las personas que pertenecen al grupo y es una forma de engrandecer los núcleos psicóticos de los sujetos. Todos tenemos nuestros núcleos psicóticos, lo que no significa que seamos psicóticos, pero aquí el asunto es que es una manera de construir un ‘yo falso’ en los asistentes”, comenta la especialista.

En consecuencia, los participantes repiten y replican el lenguaje por mucho tiempo, incluso después de abandonar el grupo, lo que se debe a que la redefinición del lenguaje les ha creado una subrealidad.

Héctor Cerezo Huerta, psicólogo educativo y especialista en abuso psicológico
Héctor Cerezo Huerta, psicólogo educativo y especialista en abuso psicológico

Consecuencias psicológicas del coaching coercitivo

Betzabé Ávila López afirma que el sujeto que egresa de los cursos lo hace en un estado casi psicótico. No significa que haya tenido un brote psicótico, es decir, un delirio o una alucinación, pero sí muestra indicios de una persona que ya no hace contacto con sus sentimientos y su realidad y muestra confusión en su proyecto de vida futuro.

“Alguien que sale de estos cursos muestra todos esos elementos humanos aplanados, erosionados, porque lo único que repite es lo que le ha dicho alguien que solamente lo ha usado, que lo ha convertido en un objeto de uso”, dice.

El discurso que se utiliza en los talleres apunta a que la felicidad plena existe, pero eso va en contra de la vida misma, porque en realidad “está llena de frustraciones y de pérdidas y negarlo es como decir que existe un mundo parecido al cielo donde no hay hombres terrenales que sufren”.

Es decir, alguien que egresa tiene la sensación que está completo, que no le falta nada, pero eso es una condición de patología y dependiendo de sus huellas infantiles podría devenir en una psicosis que quizá hasta ese momento no había despertado en el sujeto.

Al encontrarse con una realidad que le dice todo lo contrario, que hay frustraciones, pérdidas y sufrimiento, también puede generarse un estado de depresión tan grave que puede llevar al suicidio.

Héctor Cerezo Huerta, expone en ese sentido que, luego de asistir a los cursos, las personas desarrollan un síndrome por adoctrinamiento no por un proceso de “lavado de cerebro” como se cree convencionalmente, sino por el uso de procedimientos de control mental y persuasión coercitiva.

Un rasgo importante, agrega, es que las personas que han pasado por esos cursos no se reconocen como víctimas y muchas de ellas los defienden y califican como “la mejor experiencia de su vida”, lo que se debe a que las técnicas utilizadas paralizan el pensamiento crítico y refuerzan sesgos cognitivos que impiden a los participantes pensar o razonar.

Asimismo, a través de las dinámicas y actividades que ahí se realizan, se invade la privacidad, reducen el estado de alerta, vulgarizan el trabajo terapéutico de psicólogos, psiquiatras o psicoterapeutas y humillan a las personas.

Como consecuencia, los individuos desarrollan trastornos complejos debido a que modifican sus creencias, conductas y comportamiento durante meses, años y en muchos casos nunca recuperan su “yo”.

Los síntomas más frecuentes, después de concluir los cursos y abandonar el grupo, son variables, pero es común observar cansancio, fatiga, insomnio, tristeza, e incluso confusión en sus relaciones afectivas.

En segundo momento puede generarse depresión, comportamientos autodestructivos como cutting, intentos suicidas, impulsividad, sentimientos de odio y venganza hacia el grupo, dificultad en la readaptación social, entre otras reacciones patológicas.

“Estos síntomas son típicos de personas que pertenecieron a grupos sectarios y en la investigación científica que hemos realizado durante varios años identificamos problemas graves en el estado de ánimo y distorsiones perceptivas asociadas al fanatismo, sobre todo cuando abandonan los grupos porque no se sienten autónomos y se sienten extraños con el mundo al reincorporarse a la vida normal”, explica.

Aunque prácticamente todas las personas que ingresan a los cursos muestran esos síntomas,  hay quienes no las desarrollan debido a factores como la vulnerabilidad previa, la edad, el grado de  la escolaridad y factores protectores de personalidad. Lo preocupante es, que estos grupos se están convirtiendo en un caldo de cultivo de patologías que en el futuro pueden desbordar en un fanatismo excluyente.

La manera en que las sectas comerciales se protegen de posibles denuncias es que los participantes, desde el comienzo, firmen un documento en el que los eximan de responsabilidad alguna y manifiesten no haber tenido trastornos mentales ni haber tomado medicamentos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ