Un rockcito para todos los roles / Las revistas de rock en Zacatecas

Un rockcito para todos los roles / Las revistas de rock en Zacatecas

Al concluir la etapa de las grandes revistas mexicanas, el circuito quedó acéfalo y gente aferrada al medio se organizó para dar origen a una de las publicaciones de este tipo más longevas en México, Conecte.

CONECTE era una revista de circulación nacional tamaño tabloide, con pósters de las bandas que la estaban haciendo en el rol, la sicodelia estaba en su esplendor, el progresivo como una línea paralela el rock clásico avanzaba y, de pronto, la fuerza renovadora del rock, el punk escandalizaba a la sociedad conservadora y a los roqueros ancestrales. John Lennon, en la portada de su primer ejemplar, aún es recordado, sentado a la diestra, poseedor de innumerables sueños por la pacificación, el amor y la hermandad de los pueblos. Las características entrevistas a los grupos sobrevivientes de Avándaro abundaron en sus inicios, donde gente de la talla de Kiko Rodríguez, vocal de Bandido; Armando Nava, líder de los Dug Dugs; Ricardo Ochoa, vocal-guitarro de Peace and Love, Náhuatl y otros; Alfonso Guerrero, vocal compositor de Toncho Pilatos, y Walter Schmidt, del Decibel, vertían sus opiniones en torno al rock nacional, sus orígenes y sus aportaciones.

Los acontecimientos del rock nacional aquí en Conecte, las reseñas, biografías, nacimiento de nuevos grupos, comentarios acerca de la discografía y las nuevas grabaciones, amén de dar a conocer la bibliografía relacionada con el rock, sólo en esta revista, que era la única sobreviviente desde aquellas que hablaron del rock chicano.

Concluyendo el año del 75, la banda seguidora del rock nacional había crecido, ahora estaban “El Chito”, El Rafa, “El Loco”, Meño y Alejandro Del Hoyo, un personaje que hasta la fecha conserva ese don de gentes, diferente, firme en sus posiciones ante la vida, más roquero que los que creían serlo, seguidor de los Stones, Alice Cooper, Rod Stewart,, Beatles, Deep Purple, Grand Funk Railroad, Black Sabbath, Dug Dugs y una larga lista de agrupaciones que se han convertido en parte de la existencia de la banda que lleva dentro la cultura del rock como parte de su personalidad; la actitud que asume ante la vida es contraria a la mayoría de los inconformes: no tabaco, no alcohol, no drogas, no agresiones, no violencia, apuntes de un ángel en los territorios de la represión y el despiporre, un alado que viene a revestir los despojos de muchos seres que casi acabaron con su existencia por medio de los excesos, un ser que ha levantado los vestigios de una humanidad que ha caído en bancarrota. A 35 años, Alejandro ha rebasado las fronteras de los catastróficos defectos de los creyentes que continúan en el aferre emocional de los inicios setenteros. No hay triunfos ni derrotas, no hay envidias ni zancadillas, no hay revanchas, no hay sufrimientos por una existencia plena, sólo hay rocanrol como parte fundamental para equilibrar los acontecimientos sociales, culturales y de carácter  intelectual. Lo anterior, como consecuencia de la relación con el rol de todos los días, donde el tema de conversación era el rock que se escuchaba en esa etapa de transición y que sustraíamos de la revista Conecte.

‘Corre, conejo’. El rock desde el punto de vista de Sampedro
‘Corre, conejo’. El rock desde el punto de vista de Sampedro Jornada Zacatecas

Nuestro estado no ha sido muy prolífico en cuestión de revistas especializadas en rock; apenas, apuntes en torno a los acontecimientos, los grupos clásicos y una cultura cuasi elitista en estas lides. Hemos conocido los trabajos que ha editado José de Jesús Sampedro en las revistas culturales Dos filos y Corre, conejo, donde aparecen algunos artículos acerca de rock, apenas como para cubrir el requisito de escribir sobre una cultura opacada por los mismos intelectuales, casi escondida para no aparecer como chavos del rol a los 64 de edad; sin embargo, allí están los escritos, y si allí está Sampedro, es que está bien hecho.

‘El Profeta del Nopal’, un pequeño homenaje al Rockdrigo desde Zacatecas, muy rudimentario, pero con mucho corazón; lo único que circulaba en la periferia en los 80 desde Guadalupe, Zacatecas, ¿recuerdas?
‘El Profeta del Nopal’, un pequeño homenaje al Rockdrigo desde Zacatecas, muy rudimentario, pero con mucho corazón; lo único que circulaba en la periferia en los 80 desde Guadalupe, Zacatecas, ¿recuerdas? Jornada Zacatecas

En los 80, aparece en el medio escolar un apunte de revista, más bien un magazine que apantalló al más pintado. El Profeta del Nopal había muerto por una sobredosis de cemento en el sismo del 85 en la Ciudad de México, pero había renacido como el Ave Fénix en este ejemplar llamado El Profeta del Nopal, de circulación en la zona conurbada, entre los jóvenes de secundaria, principalmente. Quien tuvo la oportunidad de leerlo debe sentirse orgulloso de haber aparecido entre sus páginas, roqueras a más no poder, el autor, claro. El Lorenzo.

El rock zacatecano escrito por zacatecanos, de lo poco que se ha hecho aquí
El rock zacatecano escrito por zacatecanos, de lo poco que se ha hecho aquí Jornada Zacatecas

A finales del siglo pasado, de manera concreta en el 99, aparecieron dos revistas-zines; la primera, de nombre El coyote cojo, de los malamuerteros Alejandro Lizardo, Láriz  y dostrés, de entre los que destacaban el  Polternwinter Supremo. Contenía artículos netamente rocanroleros, información acerca de las bandas de la escena local, concursos, grabaciones y rock, simplemente rock; asimismo, el Zine, de Lázaro Lechuga versaba sobre el rock zacatecano, tocadas y más tocadas, Beatles y sesenta y tantos, black, punk, pop, heavy metal y todo lo relacionado con la escena estatal, excelentes intentos que quedaron para la historia, porque sólo ellos saben cómo es esto, sin el apoyo de autoridad alguna, un trabajo arduo que no puede caminar porque nadie apoya económicamente para tales fines. Sin embargo, se mueve.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70