26.4 C
Zacatecas
martes, 24 mayo, 2022
spot_img

■ Coinciden académicos en que las instituciones deben convertirse en agentes proactivos

Realiza la BUAZ foro sobre la universidad pública como parte del Congreso de Reforma

■ La Casa de Estudios necesita la coparticipación de grupos de investigación: Didriksson

■ Toda reforma debe incluir el proyecto de estudiantes y no sólo de funcionarios: Aboites

Más Leídas

- Publicidad -

Por: MARTÍN CATALÁN LERMA •

Este jueves se realizó el foro de análisis sobre la universidad pública “Los avatares mundiales y nacionales de la universidad pública: De su crisis a las posibilidades de refundación en el siglo 21”, organizado por la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), en el que académicos de diversas instituciones manifestaron la necesidad de transformar las instituciones de educación superior de tal manera que se constituyan como agentes proactivos para el desarrollo.

- Publicidad -

En el acto inaugural, Rubén Ibarra Reyes, Rector de la BUAZ, indicó que este foro plantea discutir los elementos primordiales partiendo desde lo teórico y desde las perspectivas de la educación superior, a fin de que éstas puedan retomarse en la BUAZ con sus características y con la reivindicación de sus procesos históricos.

Refirió que la BUAZ siempre ha sido una institución de carácter social, no excluyente, por lo que la institución debe continuar con esa visión a través de sus 118 programas en 33 unidades académicas.

A pesar de la falta de subsidio, comentó que la Universidad ofrece servicios de alimentación y hospedaje a través de comedores y casas estudiantiles, a la vez de que se cuenta con 345 docentes en el Sistema Nacional de Investigadores, lo que se traduce en una formación de excelencia.

En ese sentido, dijo que el proceso de reforma es la única garantía para seguir siendo la Máxima Casa de Estudios del estado y la única posibilidad de desarrollo para los jóvenes y sus familias, por lo que impulsará de manera decidida “esta transformación que estamos pensando para nuestro país”.

Axel Didriksson, del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), afirmó que la crisis de la universidad no es una coyuntura, sino un proyecto, de manera que “estamos viviendo la profundización de la desigualdad cognitiva a nivel mundial y para revertirlo se debe trabajar a través de estructuras de colaboración y cooperación entre colectivos del conocimiento, cuerpos académicos y propuestas que se orienten hacia el aprovechamiento de masas críticas, movilidad de estudiantes, entre otros.

De lo contrario, dijo, “prácticamente vamos a estar fuera, marginados y eliminados de la producción de los conocimientos, y muestra de ello es que, en la pandemia, las universidades públicas de los países desarrollados hicieron las fórmulas de las vacunas, pero las vendieron”.

Mencionó el tema de la nacionalización del litio y expuso que falta desarrollar conocimientos y tecnología para procesar ese mineral, por lo que ya está la iniciativa para crear un instituto en ese sentido.

Al respecto, propuso la creación de la Universidad del Litio, que podría impulsarse junto con los cuatro países que tienen 80 por ciento de las reservas a nivel mundial: Argentina, Perú, Bolivia y México.

Didriksson concluyó que es necesaria una reforma en la BUAZ en la que se contempla la coparticipación de grupos de investigación e impulsar procesos de innovación en las currículas, la interdisciplina y la transdisciplina para desarrollar plataformas de cooperación solidaria.

Por su parte, Hugo Aboites Aguilar, del departamento de Educación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), manifestó que toda reforma debe incluir el proyecto de los estudiantes y no dejar el proceso sólo en los académicos o funcionarios.

En ese sentido, dijo que es urgente una reforma en la Universidad, donde los estudiantes, como ha ocurrido en varios momentos, tengan una idea sobre lo que quieren de una universidad.

“Hagan su diagnóstico y planteen con toda firmeza y de manera independiente qué es lo que quieren de la Universidad. Durante 100 años en donde en cada década ha habido muertos o leyes muertas o represión o encarcelamiento de estudiantes, siempre han expuesto lo que quieren y quieren educación libre y gratuita y acceso sin exámenes a la educación porque es un derecho”, expuso.

Asimismo, dijo que los estudiantes también quieren certeza de que habrá un mercado laboral que les dé un trabajo seguro. Sin embargo, eso es lo que han dicho en el pasado, pero ahora tienen la oportunidad de reflexionar sobre lo que quieren.

Aboites Aguilar indicó que, ante la incapacidad de los gobiernos para proveer estructuras que permitan bienestar, las universidades deben crear un plan de financiamiento a partir de presionar al estado federativo. En el caso de Zacatecas, consideró que la Universidad debe presionar para crear un impuesto sustancial a la industria minera que permita obtener recursos disponibles para la educación.

Es decir, “ya no es posible que las universidades simplemente saquen desplegados de protesta, es necesario crear estructuras que inmediatamente presionen al Estado a hacer algo definitivo respecto a los problemas sociales. La Universidad debe tomar una actitud proactiva y entonces será defendida por las comunidades a las que sirve”.

También participaron en el foro Ana Lucía Gazzola, de la Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil; René Ramírez Gallegos, del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad de la UNAM, y Raúl Delgado Wise, del doctorado en Estudios del Desarrollo de la BUAZ.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias