15.8 C
Zacatecas
sábado, 1 octubre, 2022
spot_img

Tortas japonesas

Más Leídas

- Publicidad -

Por: HERÓN EDUARDO DOMÍNGUEZ • Admin • admin-zenda •

Decía Jesusa Palancares, la inolvidable protagonista de distintas obras de la imprescindible Elena Poniatowska, que en México todo cambia para empeorar; y los avatares del último medio siglo de vida colectiva se han obstinado en concederle la razón: el entramado institucional surgido de la Revolución Mexicana se ha desmoronado; las escasas virtudes del viejo orden autoritario: estabilidad, crecimiento económico, movilidad social, etc., se han esfumado; y los vicios del mismo: desigualdad, impunidad, corrupción, etc.se han agigantado.

- Publicidad -

Por tal ruta avanzamos hasta arribar a la ya únicamente por el oficialismo llamada “democracia”, en la que debutaron como actores principales los integrantes de una terna lamentable: los partidos políticos, los góberes preciosos y, como solía decir Monsiváis, last but not the least, el crimen organizado: tres entidades distintas y un solo poder verdadero.

Preexistentes en condiciones de menor o nula relevancia pescaron en el río revuelto del sistema político mexicano de finales del siglo XX, que con el menguante poder presidencial se tornó en extremo laxo para los actores restantes; y fue así que oscuramente financiados y densamente poblados de polizones salidos del naufragio priísta advinieron los gobiernos de siglas distintas a las del viejo partido de estado; empero con la misma concepción de la política como vía privilegiada para realizar pingües negocios; y de las instituciones del Estado como vacas de ubres inagotables, a las que no es necesario alimentar, con la adición de algunos socios “incómodos”.

Más temprano que tarde el abandono de las funciones esenciales del Estado, incluida la sanguinaria mas falsamente combatida operación del submundo criminal, sumieron al país en la que resulte acaso la guerra más larga de su historia.

Las cosas así, entre los escombros del desastre moral y material de la política mexicana, escisión de algún partido vagamente de izquierda en proceso avanzado de descomposición, liderado por el personaje más vituperado por las instancias oficiales y fruto del esfuerzo desinteresado de miles espíritus rebeldes aparece un nuevo partido; mismo que en su debut electoral postula… no a quienes abnegada o desinteresadamente le dieron vida, sino a personajes que además de haber saboteado su formación han dado muestras fehacientes de concebir la política como una vía privilegiada para realizar pingües negocios, y las instituciones del estado como vacas de ubres inagotables, a las que no es necesario alimentar.

Son muchas las preguntas resultantes de lo anterior, a contestar todas por los susodichos espíritus rebeldes, que dieron vida a la nueva formación.■

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias