17.8 C
Zacatecas
lunes, 26 septiembre, 2022
spot_img

La cultura, elemento ligeramente estorboso para el gobierno, considera Carlos Lara

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS • Araceli Rodarte •

■ El rubro ha quedado fuera de las reformas estructurales planeadas para el país, señala experto

- Publicidad -

■ Hace falta realizar un reforma en la materia; actualmente se trabaja en ello, comenta

El sector cultural en el país en este momento “es un elemento decorativo ligeramente estorboso para el gobierno”, dijo Carlos Lara G., en entrevista para La Jornada Zacatecas.

El analista de la comunicación y la cultura, quien forma parte de los docentes en el Diplomado en Gestión Cultural Nivel 2 que ofrece actualmente la Universidad Autónoma de Zacatecas, agregó la frase, “mientras no nos demuestre lo contrario”, luego de señalar que en México no se ha considerado de forma seria el tema cultural desde la administración pública.

“Este Gobierno Federal que llega hoy en día, nos vuelve a demostrar lo que ya nos demostró, que la cultura es una herramienta de consolidación política. Obligado está a demostrarnos lo contrario o a decirnos que esta afirmación no es correcta”, dijo enfático.

En el Plan Nacional de Desarrollo, en el Programa Especial de Cultura y Arte y en los discursos de Rafael Tovar y de Teresa, titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes –Conaculta- y del propio presidente Enrique Peña Nieto, se dice que la cultura es importante, “pero la dejaron fuera de las reformas estructurales que acaban de hacer ‘quesque’ para mover a México”, observó.

Dijo es también muy injusto que se acuda a este, actualmente ubicado como un subsector, para subsanar los errores que se han generado desde la política y la economía, proponiéndolo en medio de “la explosión de los estragos sociales y culturales” como necesaria para el restablecimiento del tejido social, cuando no se le dan las herramientas para ello.

Carlos Lara G. presentó ayer en Zacatecas en coordinación con el IZC y la UAZ, su libro Voces, ecos y propuestas para la agenda cultural del siglo 21. 25 años a debate, editado por la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados y Miguel Ángel Porrúa, en que justo hace una revisión desde su nacimiento “de la política cultural formal del país”, pero desde la sociedad civil organizada, esto es, la comunidad cultural.

Desde hace 25 años, en que surge el Conaculta, dijo, ha habido una serie de omisiones y acuerdos, pero no una reforma de fondo que le dé al Consejo, “las herramientas que necesita para dialogar de forma transversal, como por ejemplo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público”, en este caso añadió falta de una política fiscal para este apartado en específico.

Luego de hacer la observación de que no se ha tomado en serio a este subsector, dijo sí hacerlo sería, generar una Ley de Cultura en que se reglamente el derecho humano a la cultura establecido en el artículo cuarto constitucional desde 2009; crear una Secretaria de Cultura, pues hoy el Conaculta depende jurídica, administrativa y presupuestalmente de la SEP; y armonizar los compromisos internacionales adquiridos por México en materia de cultura-patrimonio. Pero subrayadamente, realizar una Reforma cultural que coloque al subsector a la par de otras secretarías de Estado.

Criticó los impactos que en el rubro Cultura ha tenido el esquema neoliberal adoptado por el gobierno mexicano, “donde el mercado se ha puesto por encima del Estado”.

El libro presentado con comentarios de las diputadas federal y local, Magdalena Núñez Monreal y Araceli Guerrero, integra, dijo el autor, “25 años de debate, todo lo que se ha discutido desde que el Conaculta nació: propuestas, iniciativas, publicaciones específicas y un apartado con lo más relevante en materia de política cultural en este periodo”.

De igual forma expone las iniciativas en materia de Ley de Cultura que no han sido posible legislar, así como en uno de sus anexos, un análisis de la actual política cultural del Presidente y una serie de debates y propuestas hechas en campaña por los partidos políticos y registradas en su momento ante el IFE, ahora INE.

En síntesis dijo, “es poner sobre la mesa todo lo que se ha analizado en este cuarto de siglo para llevar a cabo lo que denominamos una reforma cultural”. Sobre la manera en que se expresa la propia comunidad cultural para impulsar esta reforma, dijo “es pasiva”.

“Digamos que está dormida porque no ven en su conjunto lo que se puede lograr.  Nosotros hemos abierto un sitio citizengo.org, la plataforma, estamos recabando firmas que vamos a llevar al Presidente de la República, a las senadora y diputada presidentas de las comisiones de Cultura en el Congreso de la Unión, estamos pidiendo una Reforma cultural…llevamos 318 firmas solamente, porque están dispersos”.

Expuso el fenómeno: “los antropólogos mientras no les toquen la Ley de Monumentos no se mueven, los escritores y editores como es el caso hoy en que se está tocando la Ley del Libro, ahí están movilizados; los cineastas preocupados por su Ley de cine; los creadores por los estímulos de la Ley del ISR. Es decir, hay una segregación. Creo que no se está viendo en su conjunto una Ley General de Cultura y un estatus jurídico de secretaría para Conaculta y comenzar a fortalecer un sector, no creo yo que siga siendo pertinente mantenerlo como subsector”.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias