13.8 C
Zacatecas
jueves, 18 agosto, 2022
spot_img

Normales rurales y la necesidad de fortalecerla en Zacatecas.

Más Leídas

- Publicidad -

Por: La Jornada Zacatecas •

Se cumplió este domingo un siglo del establecimiento de las escuelas normales rurales en México, un modelo institucional llamado a incidir de manera positiva en múltiples aspectos de la problemática nacional: el educativo, desde luego, pero también el agrario, el social e incluso el de la opresión de género.

- Publicidad -

Luego del establecimiento de la primera normal rural en 1922 –hoy con sede en Tiripetío, Michoacán–, se crearon otras 34 escuelas similares en distintos puntos del territorio nacional con distintas denominaciones y calificaciones: Escuelas Centrales Agrícolas, Escuelas Regionales Campesinas y luego simplemente normales rurales como la Normal Rural Gral. Matías Ramos ubicada en territorio zacatecano.

Décadas siguientes, estas escuelas y su modelo enfrentaron los prejuicios, la incomprensión, el desdén, el abandono presupuestario e incluso la represión de gobiernos posteriores al de Lázaro Cárdenas. En los años 60 del siglo pasado sólo sobrevivían 29 de esas instituciones educativas. Sin embargo, en 1969, Gustavo Díaz Ordaz les infligió un golpe salvaje y las redujo a 15. Actualmente sobreviven la conocida como Normal de San Marcos y 15 más de ellas.

A nivel nacional el modelo Neoliberal, vio en estas escuelas focos de agitación y formación de cuadros no alineados al sistema lo que se tradujo en asfixia presupuestal, desdén, abandono del modelo de internados mixtos, desagregación de los planes oficiales de estudio, infiltración con propósitos represivos y campañas de descrédito.

Lo anterior dio lugar a un pronunciado declive de las normales rurales y a situaciones de terrible precariedad material.

No obstante, aunque la realidad nacional ha cambiado mucho en estos cien años, las normales rurales, como la de San Marcos, siguen siendo un instrumento fundamental para hacer frente a los rezagos agrarios, un mecanismo de movilidad social por medio de la educación, un factor de arraigo regional, defensa y preservación de las culturas comunitarias e incluso un espacio para superar la opresión de género que padecen las jóvenes de los ámbitos rurales.

En otros términos, resulta impostergable que el Gobierno Federal y también el de la nueva gobernanza que deje de considerar a las normales rurales como un problema y empiecen a considerarlas una solución.

Es necesario retomar el modelo original de los internados mixtos y asumir que estos espacios pueden ser valiosos factores de superación de rezagos sociales y económicos, motores para la reactivación del campo, sitios de realización para las y los jóvenes del campo e incluso importantes auxiliares para la construcción de la paz en regiones desgarradas por la violencia delictiva, la inseguridad y los conflictos agrarios.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

1 Comentario

  1. Efectivamente, urge un re-conocimiento dentro y fuera de las Escuelas Normales Rurales. Daré dos argumentos:
    Desde el año 2008, en qué se estableció el examen de ingreso al servicio docente, han surgido severas críticas tanto al sistema de formación como al de titulación delos Profesores. Dicho examen demostró, y sigue haciéndolo un divorcio entre la formación y lo que se espera demuestren haber aprendido y/o desarrollado durante sus estudios.
    Ha venido sucediendo que, algunos egresados de la Esc. Normal Rural Matías Ramos Santos, mejor conocida como de San Marcos, una vez que son aceptados para entrar en servicio, abandonan o de plano se niegan a acudir al lugar que les fue asignado argumentando que no se han de ir a una «comunidad tan jodida», si por eso estudiaron, para salir de ese medio.
    Lo anterior implica que ha de revisarse la formación recibida.

Responder a Ricardo Barboza Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias