16.4 C
Zacatecas
martes, 28 junio, 2022
spot_img

Crónica de una relación pasajera, de Emmanuel Mouret: pasión, sexo y amor 

■ [En Cannes Premier]

Más Leídas

- Publicidad -

Por: CARLOS BELMONTE GREY •

La Gualdra 532 / Cine / Desayuno en Tiffany’s, mon ku

- Publicidad -

Emmanuel Mouret vuelve a filmar lo que parece es su tópico inspirador: la relación entre el sexo, la pasión y el amor; su durabilidad; la honestidad de ser fiel a uno mismo y por tanto no ser fiel a la pareja amorosa; la moralidad pasional de las relaciones de pareja: “Hay muchas infidelidades en mi filme. Son personajes que son muy fieles a sus compromisos y que sienten, pero, si no toman en cuenta sus deseos entonces no serían honestos con ellos mismos. Aquí el dilema moral es ser honestos con ellos mismos. Es difícil ser honesto”, comentó en una suite del Hôtel Barrière Le Gray d’Albion.

Con su Crónica de una relación pasajera presentada en la Selección Oficial de Cannes Premier, volvió a trabajar con el que parece es su actor favorito, Vincent Macaigne porque -dijo- “Me encanta su dulzura, su ternura, su torpeza, su lado sentimental y honesto, de quien siempre se sorprende”, ahora acompañado por la actriz Sandrine Kiberlain quien es lo opuesto: “Lo que me gustó de ella es que es alguien divertida y sensible, y con una energía muy diferente a la de Vincent. Los dos juntos, pensé, harán un filme divertido y tierno”.

Son solo dos personajes: él casado y con hijos; ella en proceso de separación y con hijos. Es una relación de placer en donde el espectador solo verá lo que los dos amantes ven: sus citas.

Una puesta en escena meticulosa, nada dejado a la libertad, los actores se mueven en el cuadro y hablan. Parecen tan espontáneos que se podría decir que improvisan, pero no: “La libertad en este caso es como si hiciéramos una persecución de coches, y le dices al que conduce ‘ve a donde quieras’ y las cámaras tratan de seguir. No, no se puede, todo está previsto. El escenario está lleno de marcas, muy complejas”.

Ellos dan cuerpo a una intensa historia de amor en la que ambos son conscientes de que “todo es pasajero, y como sabemos que nuestra relación es pasajera, debemos de vernos siempre como si fuera la última vez, aun sabiendo que no será la última vez… porque la pasión es así”, este es el acuerdo de los amantes.

El espectador se dirá: “es una historia de amantes y pasión, por tanto, habrá sexo”. Pero no. Mouret: “Entendimos que hacen el amor. Que es genial como hacen el amor. Usted se lo imagina. No hay necesidad de hacerlo voyerista. Las escenas de sexo son interesantes cuando hay suspenso. Son escenas que se pasan bien pero si hay suspenso. Si no hay suspenso no sirve de nada mostrar”. Por eso no hay desnudos, ni gemidos. Toda esta historia al son de La Javanaise. 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_532_

- Publicidad -
Artículo anteriorLas complejidades del streaming
Artículo siguienteRío de Palabras
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias