6.8 C
Zacatecas
martes, 7 diciembre, 2021

Inflación como resultado de la política que ha relegado al sector productivo

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ARTURO HUERTA GONZÁLEZ •

En su ‘Reporte del Estabilidad Financiera’ correspondiente al primer semestre de 2021,, Banxico señaló que entre los riesgos está un aumento mayor a lo anticipado en las tasas de interés y la inflación en algunas economías avanzadas que haga más restrictivas y volátiles las condiciones financieras globales, lo que elevaría los costos de financiamiento de las empresas, hogares y gobiernos, afectando la recuperación económica, principalmente en economías emergentes. Añaden que el principal riesgo para el sistema financiero mexicano es el elevado nivel de la inflación, pero a pesar de ello afirmaron que “el sistema financiero mexicano mantiene una posición sólida que apoyará la recuperación de la economía nacional”. Y que “es de esperarse que la banca juegue un papel más activo en esta fase de recuperación; debería poder acompañar el crédito de una manera más plena a esa fase de recuperación”. Tales buenos deseos son difíciles que se den de aumentar Banxico la tasa de interés para frenar la demanda y las presiones inflacionarias. Ello interrumpiría la recuperación económica y no se daría la expansión crediticia esperada.

- Publicidad -

La inflación preocupa al sector financiero debido a que deteriora el poder adquisitivo de los ahorros, al estar la inflación por arriba de la tasa de interés, lo cual desincentivará la inversión en títulos de gobierno, como las cuentas de ahorro bancarias.

En el país ha predominado la política de austeridad fiscal, de recortes presupuestales, por lo que no hay incremento de demanda que presione sobre precios. A este menor gasto se suma el derivado del menor poder adquisitivo de grandes sectores de la población, por el problema de desempleo y la creciente pobreza.

Los conservadores defienden las políticas restrictivas para mantener frenada la demanda y las presiones de precios que ésta genera. Sin embargo, tales políticas no frenarán el alza de precios, debido a que ello no es derivado de exceso de demanda, sino por los rezagos productivos y la escasez de productos, que son acentuados por la contracción de la inversión que origina el alza de la tasa de interés y la austeridad fiscal, lo que da lugar a que opere la especulación sobre precios. Tales políticas configuran un contexto recesivo con presiones inflacionarias e inestabilidad bancaria-financiera.

La producción está siendo insuficiente para satisfacer la demanda que se está incorporando ante la apertura de la economía, por lo que es natural que surjan presiones sobre precios. Además, ante la caída de demanda que aconteció en el 2020, muchas empresas no aumentaron precios. Ahora, al irse incorporado la demanda al abrirse la economía, las empresas ajustan precios para resarcir las pérdidas que enfrentaron.

Muchos han señalado que dicha alza será temporal, debido a que la producción reaccionará para satisfacer la demanda y así frenar el alza de precios. El problema se presentará cuando no haya una respuesta suficiente del aumento de la producción para evitar un alza más prolongada de precios. Las empresas procederán a incrementar la producción, hasta que vean expectativas claras de crecimiento, que no están presentes. Ello explica la caída de la inversión, lo que acentuará la escasez de producción y las presiones sobre precios. Ello llevará a que la inflación no tenga un carácter transitorio.

Diversos productos agrícolas presentan alzas de precios por problemas no solo de sequía, sino también por la inflación externa que se trasmite por las importaciones a las que se recurre para encarar los rezagos productivos internos. Ello es consecuencia de falta de política agrícola, como de insuficiente infraestructura hidráulica para incrementar las áreas de riego para el mejor cultivo, para lograr la autosuficiencia en granos básicos y así asegurar el abasto nacional a bajos precios y no tener que recurrir a importaciones. Según datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas, en los primeros cuatro meses de 2021, el valor de las importaciones de granos y oleaginosas tuvieron un incremento del 51.5 por ciento contra el mismo período del año pasado.

Comúnmente las alzas de precios de productos agropecuarios, son seguidas de aumento de salarios, lo que termina acelerando y generalizando la inflación. Difícil será que ello acontezca, dados los altos niveles de desempleo y subempleo existentes, y los bajos niveles de sindicalización en el país para demandar alza de salarios conforme a la inflación, y porque la mayoría de los partidos políticos dejaron de defender los intereses de los trabajadores.

La política que debe instrumentarse para compatibilizar baja inflación con crecimiento económico, debe priorizar el aumento de la inversión en ciencia y tecnología para aumentar productividad y la producción. Para que la producción aumente, se requiere de facilidades crediticias a bajas tasas de interés, subsidios, así como crecimiento de demanda que asegure ganancias para aumentar la inversión y la producción, lo que no pasa por la mente de los tomadores de decisiones.

- Publicidad -
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias