25.3 C
Zacatecas
domingo, 14 abril, 2024
spot_img

■ Entre sus últimos deseos estuvo el repartir pan en su velatorio y que se cantaran canciones

Universitarios realizan sentido homenaje, de cuerpo presente, a Hurtado Hernández

■ Lo reconocieron docentes como “un artífice de proyectos académicos de transformación”

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALEJANDRO ORTEGA NERI •

Entre las notas de “Estrellita”, de Manuel M. Ponce, y “La Barca de Oro”, de Cuco Sánchez en la voz portentosa de Sonia Medrano, la comunidad universitaria realizó un sentido homenaje de cuerpo presente al historiador Édgar Hurtado Hernández, quien falleciera este 20 de junio, y entre cuyos últimos deseos tuvo que, además de repartir pan en su velatorio, entonarán estas canciones, con las que familiares, amigos y alumnos pudieran recordarlo. 

- Publicidad -

El homenaje se realizó en el patio central de Rectoría de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), donde el Rector Rubén Ibarra Reyes y los secretarios general y académico, Ángel Román Gutiérrez y Hans Hiram Pacheco, rindieron la guardia inicial en el féretro de a quien en vida se le conoció con el cariñoso mote de “El Cuerpecito”. 

Mariana Terán Fuentes, historiadora y viuda, destacó que muchos estudiantes se quedarán con el recuerdo de Hurtado Hernández y como historiadores, dijo, tendrían que aquilatar eso, los recuerdos. 

“Les quiero compartir que ayer el viejo se fue entre mis brazos. Y yo ya sabía que iba a morir y le dije: ´ahí hay un arroyo, historiador del agua, un arroyito. Síguelo. El agua es cristalina, las piedras son tan suaves, tan delicadas que no te van a molestar en tu andar´. Le dije ´avanza, camina, ya no regreses, no voltees para atrás. Fuiste un gran universitario; un gran amigo de todos ustedes; un gran padre; el mejor de los abuelos y, desde luego, un gran esposo´. Le dije: ´eres libre. Eres un hombre libre´”, concluyó la historiadora. 

En tanto, el Rector Rubén Ibarra Reyes manifestó, en nombre de la familia universitaria, sus condolencias, y destacó que se le recordará siempre como un gran amigo y gran universitario, mientras que el también historiador, René Amaro Peñaflores, fue el encargado de leer la semblanza de su compañero, a quien definió como un gran hombre de carácter firme y fuerte, “avezado en lo académico, de buen hablar, pero siempre también con un sentido crítico”. 

“Él fue artífice de varios proyectos académicos de transformación universitarios; el primero, desde la antigua Facultad de Humanidades, tras su nombramiento como director en 1996. Desde ahí se empeñó en mejorar los procesos formativos, centrando la mirada en los estudiantes, en la mejora general de la BUAZ. Su labor impactó en la consolidación de la Licenciatura en Historia, en la Maestría en Historia, luego en la Maestría-Doctorado en Historia; como funcionario, en su momento, buscó e impulsó cambios a favor de los profesores. Empero, lo más importante, la satisfacción de haber formado cientos de jóvenes estudiantes, profesionistas, analistas sociales, desde una perspectiva sustentada en el conocimiento sociohistórico y con un sentido crítico. Su legado académico es muy visible, sus temas y libros sobre la Revolución Mexicana, la problemática del agua, de ayer y hoy, ahí están, plasmados, problematizados, cosificados en nuevos temas que desarrollan hoy sus alumnos”, dijo Amaro Peñaflores. 

“Ve tranquilo querido amigo, ‘Cuerpecito’, aquí estamos contigo ahora despidiéndote; nos duele mucho tu partida, pues sabemos que se va un pilar insustituible, un sostén de la juventud universitaria, un amigo de toda la vida, pero seguiremos la labor, tu labor, compartiendo tu visión de futuro, tu dinamismo, tu sentido y alegría por la vida”, concluyó su semblanza el historiador. 

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias

- Publicidad -
- Publicidad -