El gobierno debe adaptarse al ciclo agrícola y no al revés

El gobierno debe adaptarse al ciclo agrícola y no al revés

Han sido numerosos los foros que en torno al tema agropecuario han reclamado mi presencia en los municipios del estado. Yo he acudido a todos ellos a escuchar las propuestas, tanto de campesinos como de expertos en el tema, con miras a construir soluciones viables a los programas del sector.

Una primera reflexión que quiero poner sobre la mesa es el reclamo que año con año nos han hecho nuestros campesinos desde hace mucho tiempo en relación a la nula sincronía entre los ciclos fiscales propios del manejo de los programas gubernamentales que atienden al campo, y los mismos ciclos agrícolas.

Me explico: en el momento en el que los agricultores más necesitan el apoyo para sembrar, no está disponible el recurso, porque los ritmos que se siguen en las oficinas gubernamentales no toman en cuenta las necesidades de nuestros productores.

Esto tiene que cambiar. Como tiene que cambiar la realidad de nuestros ganaderos, quienes al día de hoy deben enfrentar el nuevo desafío que representa el cierre de las fronteras de Estados Unidos a las reses zacatecanas.

A nuestros ganaderos les quedaron mal, y ahora no pueden exportar sus reses por un mal manejo que se hizo desde el gobierno federal. Eso, en un estado eminentemente agrícola, es inadmisible.

El gobierno federal no sólo no avisó a nuestros productores de los cambios de protocolos sanitarios implementados por las autoridades estadounidenses, sino que además, a través del Programa Ganadero Crédito a la Palabra, el gobierno federal entregó vaquillas enfermas de brucelosis y tuberculosis a los ganaderos, que con impotencia vieron cómo se contagiaba el resto de sus vacas.

La Auditoría Superior de la Federación, luego del manejo tan desaseado del programa Ganadero Crédito a la Palabra, generó 11 recomendaciones, 6 promociones de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria,  1 solicitud de aclaración y 2 pliegos de observaciones (la lista es larga: hay 32.4 millones de pesos sin aclarar; entregó apoyos por más de 126 millones de pesos a 2,209 beneficiarios que no reunían los requisitos; además, 596 beneficiarios “recibieron apoyos en demasía” por más de 22 millones de pesos, es decir: hubo favoritismo; también falta documentación comprobatoria por el ejercicio de 27.5 millones de pesos en apoyos a través de Agentes Técnicos. Hay más irregularidades que al día de hoy siguen sin solventarse, pero no alcanza este espacio para detallarlas todas.

En suma, lo que podemos decir es que ni el presupuesto público se salva de los manoseos de David Monreal.

Las irregularidades detectadas por la ASF no se limitan a los pobres resultados de este programa, sino al mal desempeño durante su operación, ya que fue creado sin un diagnóstico que lo justificara. Esta falla técnica es grave, como lo es el hecho de que, mientras fue Coordinador de Ganadería, David Monreal clasificó mañosamente el programa como “Otros subsidios”, para no tener que sujetarse a unas reglas de operación. De esta forma, el programa no tendría que operar con base en criterios de “eficiencia, eficacia, economía, honradez y transparencia” (y cito textualmente a la ASF).

A raíz de tan malos manejos, fue el mismo Presidente de la República quien le quitó 75% del presupuesto al programa Ganadero, es decir, le tumbó 3,000 mil millones de pesos (David sólo alcanzó a ejercer 979 millones). Y no le echen la culpa a la pandemia, porque este recorte se dio 6 meses antes de las medidas de austeridad por la emergencia sanitaria COVID 19.

La ASF detectó lo que podríamos llamar “un uso convenenciero” del programa, ya que recordemos que el programa Ganadero era federal, y aunque le llegaron 65 mil solicitudes de los 32 estados de la República para apoyo alimenticio, él benefició sólo a 7 mil 467 productores, todos de Zacatecas. Descobijó al 88.5% de los productores restantes. ¿Con esa inequidad facciosa pretende gobernar?

Tal vez por ese hecho es que el candidato en mención no se atrevió siquiera a darle la cara a los ganaderos durante el foro realizado el pasado fin de semana en La Honda, en el municipio de Miguel Auza. Es posible que después intente congraciarse con ellos recurriendo a la frase que tanto repetía el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez: “Amor con amor se paga”. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ