13.8 C
Zacatecas
lunes, 25 octubre, 2021

Por un auténtico Relevo Generacional

Más Leídas

En nuestro bello Estado de Zacatecas, como seguramente en muchos otros estados de la República Mexicana, quienes se han desempeñado en cargos políticos y gubernamentales, tanto a nivel estatal como municipal, son los mismos de hace ya varios años. Las mismas caras, las mismas familias y los mismos apellidos se rotan entre las administraciones estatales y municipales; cambiando de partido, de proyecto, de visión; se han sabido adaptar a la coyuntura política, cambian de piel como las serpientes, cambian de color como los camaleones y al parecer les ha funcionado, pues, gobierne quien gobierne continúan en el servicio público.

Aunque muchas veces la sociedad observa los asuntos políticos con cierto grado de apatía o desinterés, observa lo suficiente como para hacer la acertada critica de que en la política andan los mismos de siempre, es por eso que de manera muy atinada la sociedad reclama que sean las y los jóvenes, es decir, nuevas caras, nuevas generaciones, las que se ocupen de la política y de los asuntos públicos.

Desde que el ser humano aprendió a vivir en sociedad, desde los tiempos remotos en que la humanidad empezó a perfeccionar su organización y formas de gobierno, el hombre más viejo y sabio de las tribus o grupos sociales era quien tenía la batuta en la toma de decisiones, era el líder. Quizá por ese antecedente en la evolución social del ser humano, se ha incrustado la idea en que solo los más “experimentados” y viejos son los más aptos para hacer política y gobernar.

Con el paso del tiempo y con la revolución de las ideas, esa forma de pensamiento ha ido cambiando y se han ido tomando más en cuenta a la juventud en temas de importancia para la sociedad. Gracias a movimientos estudiantiles como el del 68, las y los jóvenes hemos aprendido que la importancia que tiene nuestro sector en la vida pública y en la democracia de nuestro país. La importancia de la juventud en temas políticos es tanta que actualmente por ley, se exige a los partidos políticos preparar y formar a las y los jóvenes, como también se les obliga a postular un mínimo de candidatas y candidatos de entre 18 y 29 años de edad (la cuota joven).

La ley electoral establece entonces, garantías para que las juventudes tengan derecho a espacios de elección popular y que de esa forma las y los jóvenes se sientan con la motivación de participar en asuntos políticos en la organización o partido que más les agrade. Aun y con las garantías y mecanismos que establece la ley, lograr la participación activa de las y los jóvenes sigue siendo un verdadero reto para todos los partidos políticos.

Los jóvenes que participamos en política, en el partido que sea, en la ideología que sea (lo importante es que participe la juventud), tenemos un reto y un compromiso enorme con la sociedad; no se trata únicamente de ocupar espacios, no se trata de continuar simplemente con un ciclo, no es simplemente “que salga el viejo y que entre el nuevo”; la participación política de las y los jóvenes hoy en día tiene mucho mayor relevancia y compromiso, pues se trata de romper el molde de la vieja política, de cambiar de formas, el relevo generacional se trata de dignificar la política.

Ser joven y participar en política no es necesariamente una garantía de cambio y nuevos aires para la sociedad; existen jóvenes viejos, que por falta de formación política y por estar alejados completamente de la realidad social, no conocen otra forma de hacer política más que la tradicional, ven en la política únicamente una oportunidad de empleo, ven en los cargos públicos una forma de alimentar el ego; les da lo mismo ser de izquierda hoy y de derecha mañana o viceversa; para esos jóvenes viejos de la política, el fin máximo de hacer política es la obtención de puestos; esos ambiciosos propósitos los maquillan con frases trilladas que al final de cuentas se convierten en los mismos discursos de siempre.

La sociedad no solo está cansada de las mismas caras y apellidos de siempre en la política, lo que llevó a que la sociedad rechazara a la política y a los políticos son las practicas deshonrosas, son los vicios que existen en ella, la falta de honestidad y firmeza de los políticos, son las tranzas que se han hecho durante décadas en la política lo que ha llevado al hartazgo social.

Tengan por seguro que un simple relevo generacional en la política se va a dar tarde o temprano, los sobrinos, los hijos, los hermanos, los ahijados y los amigos, de los mismos de siempre ya están apuntados por ocupar los cargos públicos para hacer lo mismo de siempre. Aunque debo aclarar que siempre hay honrosas excepciones, no son mayoría, pero las hay.

De la juventud y de la sociedad depende que más pronto que tarde se dé un auténtico relevo generacional, en donde se dignifique la política y la vida pública de México. ■

- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias