A 2 años del lopezobradorsimo: una mirada a los programas sociales

A 2 años del lopezobradorsimo: una mirada a los programas sociales

Mucho se ha dicho en el sentido de que si bien se reconoce que la política económica del actual gobierno no es la deseable, porque sigue los cánones del neoliberalismo, quedan como la reserva de la virtud de la 4T los programas sociales, a los cuales se les apuesta la posibilidad del cambio social esperado. En este espacio ya hemos analizado las características de la política económica, así que ahora es momento de asomarnos a los 17 programas sociales prioritarios en los que se deposita la esperanza.

Son 7 secretarías las que contienen algún(os) programas sociales: del bienestar 3, desarrollo rural 5, educación 4, desarrollo territorial 2, del Trabajo 1, de Cultura 1 y de Economía 1. Una opinión fundada y objetiva debemos encontrarla en evaluaciones oficiales que estén libres de sesgos ideológicos o políticos, por ello observamos los resultados técnicos de la evaluación de diseño que hizo Coneval.

Entre lo más relevante está lo siguiente: (a) arrancaron sin diseño, sin claridad de objetivos, metas y estrategias, y en muchos casos ‘el programa’ eran unas pocas dispositivas. Luego fueron haciendo el diseño conforme se implementaban; (b) se trabajaba en austeridad, lo que implicó que carecieran de infraestructura y recursos humanos suficientes, con lo que las metas quedan recortadas; (c) algunos programas se centraron en medir los avances en la entrega de bienes y servicios, y no en el impacto o desarrollo efectivo de los beneficiarios (no había recursos para el seguimiento); (d) los programas buscan eliminar los intermediarios en la entrega de apoyos, pero se encontraron dificultades como la baja penetración bancaria, lo que incrementa el costo de los beneficiarios para acceder a los apoyos; (e) los programas se hicieron sobre los censos del bienestar, los cuales que están llenos de deficiencias, y los operadores (servidores de la nación) presentan carencia de capacidades técnicas específicas; y como varios programas comparten personal operativo, su actividad es incompleta y con graves problemas de coordinación; (f) y finalmente, no se observa alineamiento de los programas con las metas del Plan Nacional de Desarrollo.

Como podemos observar, se deben replantear algunos ejes de acción del gobierno en los programas sociales: el tema de la austeridad debe superarse, la austeridad debe limitarse exclusivamente a la inhibición de abusos, nunca al perjuicio de las actividades sustantivas de gestión del desarrollo; la estructura de súper-delegaciones también debe repensarse; contar con los sistemas de medición y detección temprana de las deficiencias para corregir de forma efectiva; y alinearlos al Plan general, que si no se hace, pues los programas estarán actuando como palos de ciego. Revisar a fondo el programa de créditos a microempresas: montos de 6 mil pesos no generan emprendimiento, y menos si no van acompañado de procesos de incubación. Si los operadores son los servidores de la nación, debe pensarse en el servicio civil de carrera para la contratación de personal de implementación: la simpatía política no conlleva capacidades técnicas. En suma, los 17 programas están operando con muy baja capacidad institucional, lo cual afectará su posibilidad de transformar la realidad que pretende. Y este año que entra el escenario será mucho más difícil. Un gobierno se sostiene con resultados, no sólo con propagada. Ojalá y se fortalezcan estos programas y agreguen algunos más a la lista de
prioritarios.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ