Algunas lecturas sobre la enfermedad

Algunas lecturas sobre la enfermedad

Conocí al argentino Maximiliano Gómez de una manera circunstancial, nada en especial. Nos agregamos por nuestras cuentas de Facebook y comenzamos a intercambiar nuestras opiniones como creadores literarios. En un principio, creí que solo deseaba venderme su libro, “Nuevo mundo”. Aunque esta contingencia detuvo la mayoría de las actividades comerciales, me es imposible adquirirlo, o eso era el pretexto que ideé para no comprarlo. Conforme continuó el desarrollo de nuestra amistad, siempre me ha gustado conocer personas pues cada uno tiene historias que contar —sí, me gustan las historias, muchas de ellas han sido la base de algunos de mis cuentos—, nos dimos cuenta que tenemos puntos en común. Quizás estas primeras líneas no dan mucha información, pero su importancia en el presente fue plantear cómo las enfermedades, mentales y físicas, han sido tratadas por libros, no me refiero a las investigaciones o estudios académicos.

Uno de ellos es “Un soplo de vida” (1978; 2011). Este libro fue escrito poco antes de la muerte de Clarice Lispector y parece ser que su escritura fue cuando la mujer ya estaba en el hospital, antes de su muerte debido al cáncer. En él, Clarice Lispector reflexiona sobre la escritura, la salud y la enfermedad. La obra es la de una escritora, quien padece una crisis de inspiración y creatividad. En su desesperación, crea a Ángela Pralini, con quien conversará sobre los temas ya mencionados.

El título de ese libro me parece particularmente interesante, debido a sus implicaciones. Una de ellas es el propio título, que por alguna razón lo relaciono con el origen de la vida, claro desde el mito bíblico. También, la obra parece estar escrito en masculino, a pesar de que el personaje es una mujer. El debate en torno a la vida tiene un tránsito por la enfermedad, si se toma en cuenta la situación de la autora en esos tiempos. Quizás, las últimas exhalaciones de la autora crearon esta joya literaria.

Otro libro pertinente “El dolor de los demás” (Miguel Ángel Hernández), donde se narra la reconstrucción de un crimen. El mejor amigo de Miguel Hernández asesinó a su hermana y después se suicidó. Esta novela, a manera de thriller, estudia el asesinato y el suicidio del amigo, observando también a las enfermedades mentales. A diferencia de otros textos, la colombiana Piedra Bonett quiere entender el suicidio de su hijo en “Lo que no tiene nombre”. También, quiere entender su propio dolor como madre y comprender el mundo sin él. La novela explora la muerte y también muestra la importancia de seguir viviendo.

Una de las novelas que me causó cierto conflicto y desorientación fue “American Psycho” (Bret Easton Ellis), en cuya adaptación cinematográfica participa Christian Bale e hizo una actuación cautivadora, a pesar de su trama. Los temas tocados en la novela son la violencia, la psicopatía y el asesinato. Su lectura no es moral, sino es una reflexión de estos temas como valores culturales y, en cierto sentido, económicos. Parece ser que es una novela que se alimenta de la cultura pop, pero en realidad es uno de sus brazos alimentadores. También, está el mundo de las finanzas y la música contemporánea. Su protagonista, Patrick Bateman, es un joven ejecutivo, quien se viste a la última moda, sabe vestirse, escucha la música y los lugares del momento, consume con cierta regularidad alimentos exóticos y sigue los valores culturales que están de moda. También, es un homicida en serie, quien viola, tortura y mata a sus víctimas de maneras atroces. Lo cierto es que la novela se vuelve una crítica contra la transformación del homicidio y la psicopatología en fenómenos culturales.

Aunque no es una obra propiamente científica o de divulgación, “Ansiedad. Miedo, esperanza y búsqueda de la paz interior” (Scott Stossel) es un ensayo sobre la ansiedad, que aborda desde aspectos culturales, sociales, económicos e incluso farmacéuticos. Este último es particularmente interesante, debido al recorrido por el desarrollo de medicamentos para el tratamiento contra la ansiedad, siendo éste una parte de la salud mental que ha sido visto con pinzas. El tratamiento del libro sobre el tema es bastante sencillo y ameno, que permite comprender este padecimiento y el impacto en las relaciones privadas y públicas del paciente. Por ejemplo, el autor cuenta el ataque de pánico que tuvo cuando se casó y el padecimiento emocional que implicó dicho ataque.

Algunos cuentos de Maximiliano abordan la enfermedad mental, aunque su eje no sea eso. Más bien creo que la enfermedad mental fue circunstancial y para nada planeado, como suele ocurrir en muchas obras literarios. Una de las preguntas que le formulé era orientado sobre ese tema y, sorprendido, me precisó que era irrelevante, ya que el planteamiento iba para otro lado. No sé qué tanto sea de cierto, pero sus cuentos condensan la depresión y la ansiedad. Claro, estas lecturas provienen de leer entre líneas, plantear posibilidades y saber rastrear los rasgos de estos padecimientos en los comportamientos de los personajes, quienes no dejan de ser humanos, virtuales.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ