Universidades privadas en Zacatecas, sin vinculación social frente al Covid-19

Universidades privadas en Zacatecas, sin vinculación social frente al Covid-19
Instalaciones de la universidad de la vera cruz campus Zacatecas ■ foto: internet

Universidad de la Vera Cruz campus Zacatecas, UNID, Universidad Autónoma de Durango y Universidad Sierra Madre sólo se han concentrado en su oferta académica

Ninguna ha demostrado, anunciado o fomentado la acción de sus docentes y estudiantes para hacer frente a la contingencia

La BUAZ se ha dedicado a la investigación en distintas ramas para combatir la pandemia

 

La pandemia mundial del Coronavirus (Covid-19) no solamente ha puesto a prueba a los sistemas de salud de todos los países del orbe, sino también se ha convertido en un estímulo de investigación urgente para la comunidad científica que día a día y desde distintas trincheras, ha puesto manos a la obra para combatir el embate de este virus desconocido que ha arrebatado miles de vidas.

Hasta el momento, y de acuerdo con las más recientes publicaciones, hay alrededor de 200 grupos trabajando en todo el mundo en busca de una vacuna, de los cuales la Organización Mundial de la Salud (OMS) les está siguiendo la pista a 140, pero hay tres, que según informes más recientes, son las más avanzadas: la vacuna experimental CansSino Biologics desarrollada por China, la llamada ChAdOx1 nCoV-19 de la Universidad de Oxford en Reino Unido, y la desarrollada por la compañía Moderna de Estados Unidos.

De estas, la Universidad de Oxford, que trabaja en conjunto con AstraZeneca, anunció este lunes que la vacuna en la que están trabajando demostró ser segura y que genera anticuerpos y células T para combatir al coronavirus.

Los resultados del ensayo, obtenidos luego de trabajar con cerca de mil personas, fueron calificados como prometedores, ya que mostró que el 90 por ciento de las personas desarrollaron anticuerpos neutralizantes después de la dosis aunque advirtieron que aún queda por demostrar su eficiencia contra el virus en una siguiente fase de ensayo que se ampliará a más de 10 mil personas en Reino Unido, 30 mil en Estados Unidos, 2 mil en Sudáfrica y 5 mil en Brasil, lugares donde las cifras de contagio son más elevadas.

El trabajo de la Universidad de Oxford ha puesto de manifiesto la importancia de la participación y la pertinencia social de las universidades para combatir la pandemia mundial del Covid-19, ya sea mediante la búsqueda de una vacuna, la conclusión de un tratamiento, o bien desde la innovación científica y tecnológica que facilite el trabajo de los especialistas y de aquellos que están en la primera línea del combate contra el SARS-CoV-2.

En México, UNAM, IPN
e ITESM al rescate
En México, las universidades tanto públicas, como algunas privadas han emprendido también el camino de la investigación y el desarrollo tecnológico para enfrentar la pandemia del coronavirus que ha dejado en el país más de 40 mil muertos, destacando en este sentido, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, por el lado de las privadas.

La UNAM, de acuerdo con información emitida por la misma universidad en días recientes, trabaja en un tratamiento farmacológico, una vacuna y la detección de anticuerpos del virus, sólo por mencionar los proyectos más importantes. Un grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas y la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia han trabajado en el desarrollo de una vacuna sintética, en la que los expertos identifican regiones del virus que son capaces de producir agentes inmunes eficientes.

Según información de los investigadores emitida en un comunicado oficial, se evaluará la posibilidad de que la vacuna se administre vía intranasal o intravenosa, para después formular la composición óptima de la vacuna y poner a prueba su efectividad en un modelo animal.

Se informó igualmente que el equipo multidisciplinarios compuesto por 50 investigadores, en el que se incluyen colaboradores de institutos nacionales de salud, prepara también un tratamiento basado en Dexametasona en pequeñas dosis que actúa como desinflamatorio vía nasal, que ayudaría a su vez, a controlar las complicaciones respiratorias en pacientes graves y evitar la intubación, así como a reducir el tiempo de asistencia respiratoria en los pacientes con crisis más severas.

En cuanto a la detección anticuerpos, los científicos mexicanos han desarrollado un estudio que los detecta mediante el uso de sueros de pacientes recuperados de Covid-19, proporcionados por el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, entre los cuales ya han identificado cinco moléculas que podrían asistir en el diagnóstico y contribuir en un futuro a evaluar la evolución de la epidemia y tomar decisiones más fundamentadas para enfrentarla.

Por su parte, especialistas de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH), del Instituto Politécnico Nacional (IPN) realizaron una investigación que determinó 20 compuestos dirigidos a desarrollar nuevos medicamentos para un tratamiento efectivo contra Covid-19, y que fue aprobada para su publicación en la revista especializada Life Sciences, una de las más prestigiadas en el ámbito de la medicina, se informó también mediante comunicado oficial.

A través del documento denominado Potential inhibitors of the interaction between ACE2 and SARS-CoV-2 (RBD), to develop a drug, los investigadores encontraron 20 compuestos farmacológicos enfocados hacia un blanco terapéutico específico y que son seguros para seres humanos, además de que están disponibles en laboratorios de todo el mundo para iniciar ensayos in vitro y determinar su efectividad.

Los científicos explicaron que estos compuestos farmacológicos impedirían la interacción entre las células humanas y el virus SARS-CoV-2, lo que es muy importante ya que sin un tratamiento que demuestre una ventaja terapéutica sobre el Covid-19, es de suma urgencia el desarrollo de fármacos específicos frente a un objetivo selectivo que impida la evolución de esta enfermedad.

El Instituto Tecnológico de Estudios Superiores (ITESM) es de las universidades privadas que ha levantado la mano en cuanto a las aportaciones para enfrentar la pandemia de Covid-19, primeramente mediante el desarrollo de un protocolo de investigación para extraer anticuerpos de la sangre de los pacientes recuperados del Covid-19, es decir, un estudio de intervención biológico conocido como plasmaféresis, el cual fue implementado por especialistas de TecSalud en Nuevo León.

De tal forma que en México, el Hospital San José del Sistema TecSalud fue de los primeros en el país en aplicar terapia de plasma convaleciente, la cual consiste en la transfusión directa de plasma de personas recuperadas de la infección. Y es que cuando una persona adquiere una enfermedad viral, el cuerpo comienza a producir anticuerpos para combatirla. Pero después de su recuperación, esos anticuerpos flotan en la parte líquida de la sangre, es decir, el plasma, durante meses, incluso años.

Además de dicho protocolo, la comunidad del Tecnológico de Monterrey ha fomentado mediante la iniciativa Think Tank Post COVID-19, el trabajo colaborativo de expertos de diversas áreas del conocimiento para generar propuestas y soluciones que sean viables a la sociedad y ayuden a hacer frente a los problemas que la pandemia genera.

Pertinencia social de la BUAZ
contra la parálisis de las
universidades privadas
En el ámbito local, ha sido la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ) la que se ha abocado a la investigación en distintas ramas para combatir los embates de la pandemia de Covid-19 que ha arrancado la vida de 200 zacatecanos; mientras que las universidades privadas asentadas en la entidad, como la Universidad de la Vera Cruz (Univer) campus Zacatecas, UNID, Universidad Autónoma de Durango (UAD) y Universidad Sierra Madre, se han concentrado en su oferta académica olvidándose de la pertinencia social en un momento crítico, pues ninguna ha demostrado, anunciado o fomentado la acción de sus docentes y estudiantes para hacer frente a la contingencia.

Por su parte, desde el inicio de la epidemia en Zacatecas, la BUAZ a través de la Unidad Académica de Psicología puso a disposición del público en general teléfonos para brindar atención psicológica debido a que el aislamiento social detonaría crisis y trastornos. Por su parte, la comunidad de la Unidad Académica de Ingeniería Eléctrica donó caretas de impresión 3D al personal del Hospital General de Zacatecas y de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ) que desempeñan su labor en la primera línea de combate.

Una de las aportaciones más importantes en esta contingencia la ha realizado el Laboratorio de Medicina Molecular de la Unidad Académica de Medicina Humana de la Alma Mater, ya que el 23 de abril fue reconocido y acreditado por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), de la Secretaría de Salud federal para realizar el diagnóstico de Covi-19, con fines de vigilancia epidemiológica, esto luego de que fuera evaluada su infraestructura, metodología y recursos humanos, entre otros requisitos básicos como el que los obliga a notificar inmediatamente los resultados de las pruebas, lo que han comprobado con la capacidad de diagnosticar hasta 20 por día y entregar resultados en seis horas.

No contentos con este primer logro, en el mes de junio el equipo de investigación del Laboratorio de Medicina Molecular lanzó la convocatoria dirigida a pacientes recuperados de Covid-19 para que donen los datos clínicos del padecimiento, con el objetivo de realizar una investigación académica que permitirá, además de dar un seguimiento al estado de salud del paciente, el estudio de secuelas y la reacción del sistema inmunológico, que servirá para predecir el comportamiento del virus en futuros pacientes y así brindar una atención más oportuna.

Por su parte, un equipo de científicos de Ingeniería Biomédica perteneciente a la Unidad Académica de Ingeniería Eléctrica, ha desarrollado un ventilador que se logró por una solicitud al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y que después de varias etapas de prueba, posiblemente sea aprobado por la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y pueda ayudar a pacientes de gravedad a causa del virus.

Así lo dio a conocer Jorge Galván Tejada, coordinador del proyecto y líder del grupo quien explicó que es un prototipo que cumple con las especificaciones para atender la pandemia del Covid-19, el cual es de muy alta especialización porque hay que tener en cuenta variables como la presión y la humedad del aire.

En lo que respecta a las universidades privadas en Zacatecas, el Tecnológico de Monterrey a través de su sistema de preparatoria y mediante dos equipos de alumnos, ganaron una convocatoria a nivel nacional para desarrollar proyectos de soluciones que resuelvan problemas derivados de la pandemia de Covid-19. Los estudiantes obtuvieron el triunfo con los proyectos titulados “Seguimiento educativo a las poblaciones marginadas a través de un sistema radiofónico” y “Seguridad en la red” pero aún se encuentran en fase de capacitación. En el caso del nivel profesional y de acuerdo con el departamento de Comunicación Social del instituto, no se está trabajando actualmente en algo orientado a la crisis sanitaria.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ