¿Sin rumbo?

¿Sin rumbo?

El mundo se encuentra en un periodo de gran riesgo, situación sobre la que los responsables de la toma de decisiones parecen no estar plenamente conscientes. De acuerdo con el Boletín de Científicos Atómicos, el cual emplea un reloj simbólico conocido como el Reloj del Apocalipsis para medir el tiempo que resta para llegar a la destrucción total y catastrófica de la humanidad, se estima que solo quedan 100 segundos antes de este suceso; cabe mencionar que este valor es lo más cerca que se había estado de llegar a esta hora. De acuerdo con El País, en el cálculo de este tiempo se emplean variables políticas, militares y climáticas, entre otras; no obstante, el tema climático ha ganado relevancia aunque la tendencia de los líderes políticos se a dar excelentes discursos, pero no así pocos planes concretos en cuanto a la reducción de emisiones que está alterando la temperatura del planeta.

Un factor de estrés importante en el cambio climático se relaciona con la economía y la presión que ésta ejerce sobre los recursos naturales y los ecosistemas; en este sentido, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en su ODS 12 establece garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Este ODS se reconoce en la Estrategia Nacional para la Implementación de la agenda 2030, en el documento se menciona que hacia el 2030, México habrá adoptado patrones de producción, distribución y consumo sostenibles con base en enfoques de ciclo de vida y de economía circular a través de la cooperación entre todos los sectores. El propósito de estos cambios es lograr un mejor uso de los recursos naturales y la minimización de emisiones y deshechos, con lo cual se pretende mejorar la calidad de vida de la población al lograr un crecimiento económico desacoplado del medio ambiente. El documento menciona que para alcanzar esta meta, es necesario transitar hacia una economía circular, que permita el equilibrio de los ecosistemas, la conservación de los recursos naturales, el reúso, aprovechamiento, valorización y reciclaje de materiales, para generar condiciones de desarrollo para las personas. A través de incentivos y subsidios se buscará incentivar el cambio de conductas en esta materia, con el fin de reducir su impacto ambiental. Según El Financiero, la economía circular no es una moda, sino una verdadera necesidad, ya que en la actualidad se requieren 1.7 planetas para sostener la demanda de recursos naturales de nuestro sistema productivo, situación que puede agudizarse ante el crecimiento poblacional esperado hacia 2050. En este aspecto, un modelo de economía circular aportaría grandes beneficios con relación a las materias primas secundarias, donde se verían ahorros energía y una menor explotación de los recursos naturales. Existen en el mundo industrias como el acero, vidrio y papel que han elevado considerablemente su proporción en el uso de materias primas secundarias, es decir de materiales reutilizados o reciclados, obteniendo enormes beneficios. En la actualidad se, estima que el uso de este tipo de materias primas reduce 50 millones de toneladas dióxido de carbono, y de incrementarse la tasa de reciclaje permitiría ahorrar hasta ocho millones de toneladas adicionales. En el caso mexicano queda mucho trabajo por hacer, ya nuestra economía es la segunda que más desechos produce, con 44 millones de toneladas al año, las cuáles podrían aumentar a 65 millones en el 2030, asimismo, cabe mencionar que hoy en día cerca del 90 por ciento de los residuos sólidos no recibe ningún tratamiento y solamente es vertido en tiraderos al aire libre o en rellenos sanitarios. De acuerdo con El Economista, el tema es prioritario para México pues desde ahí se pueden introducir mejoras en cuanto a pobreza, salud y condiciones de vida en general, también permitiría alcanzar la meta de reducción de emisiones de dióxido de carbono de 22 por ciento a 2030 y contribuir en materia de empleo. Cabe mencionar que en México ya se están tomando algunos pasos importantes para lograr esta transición, incluso existe cooperación con la Unión Europea, la cual reconoce el potencial de la economía mexicana de sacar provecho de este nuevo modelo. No obstante en el país es necesario complementar los esfuerzos de la implementación de este modelo, sobre todo en materia de evaluación monitoreo y monitoreo. La falta de datos es un tema estratégico, pues ni siquiera el sitio oficial de la Agenda 2030 y los ODS de México, cuenta con información sobre el ODS 12. Producción y Consumo Responsables, además es el único de todos los ODS que no cuenta con metas e indicadores.

Este cambio de paradigma es crucial, pues pasar de un modelo de economía lineal al circular nos permitirá disfrutar del planeta en el largo plazo. Por esta razón es urgente contar con información estadísticas, indicadores y líneas base, de lo contrario se estará navegando sin rumbo. ■

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ