■ Miscelánea Servicio militar y desarrollo armamentista: urgente revisión de contenidos y actualización

■ Miscelánea  Servicio militar y desarrollo armamentista: urgente revisión de contenidos y actualización

A pesar de que nuestro país no tiene características de belicosidad, el conflicto mundial que se desarrolló durante la segunda guerra, en tiempos del gobierno de Lázaro Cárdenas y que se prolongó hasta el de Manuel Ávila Camacho (1939-1945), impuso la necesidad de capacitar y preparar un reclutamiento de fuerzas armadas suficiente para afrontar las necesidades de Defensa Nacional, ante un eventual ataque exterior.

Desde el gobierno cardenista, los asesores y el propio Presidente juzgaron conveniente legislar en la materia, por lo cual, el 19 de agosto de 1940, fue promulgada la Ley y Reglamento del Servicio Militar, iniciando vigencia este último el 3 de agosto de 1942, por decreto del entonces Presidente, General Manuel Ávila Camacho.

Así dio inicio en México el Servicio Militar Obligatorio para jóvenes que hayan cumplido los 18 años. El primer reclutamiento fue encuadrado el 1 de enero de 1943.

El propósito del Servicio Militar: “Para resolver los trascendentales problemas que plantea la Defensa de la Nación, se adoptó el Sistema del Servicio Militar Obligatorio a fin de poner en las reservas del Ejército a todos los habitantes útiles del País y hacer posible, llegado el caso, la movilización de cuantos contingentes necesitara la patria para enfrentarse a cualquier peligro exterior”.
(Fuente: Documentos básicos del SMO.)

Los mexicanos que ya llegamos y rebazamos los 18 años, en su mayoría cumplimos con la obligación constitucional de “prestar” nuestro Servicio Militar. Y, la verdad es que, más que por una obligación moral cívica, lo hemos hecho para la obtención de un documento indispensable o necesario para nuestro desarrollo laboral y trámites burocráticos: La Cartilla de liberación del Servicio Militar.

Los Jóvenes hoy, como en nuestro tiempo los que fuimos, no sentimos atracción para la prestación del servicio: Aparecer en los desfiles conmemorativos, plantar árboles, realizar ejercicios al aire libre, marchar al son del uno-dos-uno dos, disparar dos tiros con armas que rebasan una antigüedad mayor a 20 años como forma de preparación para la “guerra”, hasta trotar cantando al estilo de los soldados norteamericanos, no resulta atractivo y menos aprovechable. Una gran cantidad de jóvenes en activo lo considera tiempo perdido y en mi modesta opinión, lo es.

Hace años, un destacado servidor público del Gobierno de Zacatecas, decía, en son de broma, al referirse a la utilidad del Servicio Militar Obligatorio: “sería útil, sólo que le declarásemos la guerra a El Salvador”. Y es cierto. Los recientes acontecimientos ocurridos en Irán confirman lo dicho por el funcionario, en son de realidad:

El 6 de enero pasado apareció un video en redes sociales que nos dejó entre el asombro y el temor:

Drones de los estados Unidos, con dirección a distancia y armados con misiles disparan a objetivos concretos con una precisión matemática. El objetivo: eliminar al convoy que escoltaba al general iraní SULEIMAINI. Objetivo logrado. Alcanzando la muerte del general, mandado eliminar por el psicópata Trump.

A los pocos días circuló en redes un ataque recreado (simulado) sobre objetivos concretos: desde la caja de una camioneta pick up, son lanzados drones armados con carga explosiva. Estos viajan a gran velocidad hasta quedar prácticamente sobrevolando por encima de los objetivos. Luego, con el accionar de una computadora de control, los drones son “enviados” hacia el objeto a destruir. Cada dron cumple con precisión la tarea para la que fue construido.

Me hizo pensar en la reflexión de mi amigo funcionario: “…Sólo que declarásemos la guerra al Salvador…”

Y me hizo pensar de fondo: En la actual estructura y programas y objetivos del Servicio Militar Obligatorio, ¿Para qué?

Aún así, no me atrevo sugerir la eliminación del SMO, pero sí la restructuración de sus mandos inmediatos, la elaboración de nuevos objetivos que nos lleven a justificar ese ¿Para que’? y sobre todo las acciones a realizar por parte de los jóvenes prestadores del servicio, olvidando el injusto mecanismo de la “bola negra y la bola blanca”.

En la restructuración de objetivos, estrategias y programas, incluir asuntos o temas de utilidad, como podría ser primeros auxilios, natación, cariño y protección de la naturaleza, protección civil y otros que pudieran ser considerados como imprescindibles para el desarrollo de la vida diaria. Sin excluir responsabilidad en la manipulación de armas de fuego y el conocimiento actualizado de las armas hasta hoy existentes. Igual, programar computación para aquellos jóvenes que, por su condición socio-económica han carecido de la herramienta hoy imprescindible: la computadora.
Es decir: dar utilidad al tiempo que los jóvenes dedican a la hoy ingrata tarea del Servicio Militar Obligatorio.

HONOR A QUIEN HONOR MERECE:
El pasado jueves 16, la Lic. Raquel Velazco Macías presentó, ante representantes de los tres poderes, su informe como Presidente del Tribunal de Justicia Administrativa del estado. Caracterizada por su entrega al servicio del estado, por su honestidad y su capacidad, vaya un saludo desde este escritorio a la respetable funcionaria y nuestro reconocimiento a su trabajo de muchos años. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ