Entrega BUAZ el Doctorado Honoris Causa al artista Ismael Guardado

Entrega BUAZ el Doctorado Honoris Causa al artista Ismael Guardado
El artista Ismael Guardado y el secretario general de la BUAZ, Rubén Ibarra Reyes ■ FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

■ En el 50 aniversario de su obra Prometeo, “las ideas que representa siguen intactas”: creador

■ El escultor se convirtió en universitario porque logró simbolizar el espíritu de la institución: Rector

 

El padre del Prometeo volvió para cuidarlo. Cincuenta años han pasado ya desde que la escultura del personaje mitológico vino a custodiar y llenar de fuego y libertad el espacio del saber que ha significado la Unidad Académica de Derecho de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), que el día de ayer recibió con los brazos abiertos al artista plástico Ismael Guardado para entregarle el doctorado Honoris Causa y conmemorar con él, el medio siglo de existencia de su creación.

“Qué bueno que llegamos de nuevo a los brazos de Prometeo”, enunció el galardonado con una ligera afonía que no le prohibió agradecer a las autoridades de la BUAZ el reconocimiento. Guardado se mostró contento de estar ahí, en la casa de su creación, sobre todo porque el fuego de sabiduría sigue vivo no sólo para los zacatecanos, sino para los estudiantes de esa escuela de leyes que son, a decir del artista, quienes sepultarán la semilla de la violencia que está sucediendo.

“Recordamos que hace 50 años fue inaugurado El Prometeo. Medio siglo es una eternidad si se le quiere ver así, pero también puede ser un instante. Sabemos que el tiempo ha pasado sobre su superficie porque lo ha deteriorado, le ha arrancado piezas. Pero creemos que el tiempo no lo ha atravesado porque las ideas que representa siguen intactas: aún sostiene en sus manos los más altos ideales de justicia y de igualdad, anhelos siempre jóvenes y deseos de eternidad, una eternidad de medio siglo, una eternidad de un instante”.

“Agradezco inmensamente este homenaje que celebra años transcurridos, que engalanan el tiempo de crecer, el tiempo de espera, el tiempo que vuelve y nos retorna al origen. Como Prometeo, que en cada amanecer regresa de nuevo. Gracias por este honor y gracias por este este tiempo”, dijo en su breve discurso.

La ceremonia fue presidida por Rubén Ibarra Reyes, secretario general de la BUAZ ante la ausencia del Rector Antonio Guzmán Fernández, quien por cambios de última hora no pudo asistir físicamente pero sí mediante un video en el que manifestó su disculpa y pronunció un discurso en la línea de un crítico de arte.

“Ismael Guardado -dijo el titular de la Máxima Casa de Estudios de los zacatecanos- ha trascendido como un gran defensor de la simbolización y el estilo. No sólo es un creador plástico, es una persona que entiende de espacio y encuentra en la superficie de lo público la ocasión perfecta para crear atemporalidad geométrica. Sus obras logran trascender al artista y se convierten en obras de todos y para todos”.

La obra de Guardado, continuó el Rector, logra recuperar elementos que lo hacen ya reconocible pero no predecible. Desde que El Prometeo llegó a la BUAZ, el artista se convirtió en un universitario porque logró simbolizar el espíritu de la Universidad.

Por su parte Francisco Valerio Quintero, quien fue uno de los alumnos que abogó por la construcción de la escultura, señaló que ésta ha devenido en símbolo de identidad no sólo de los universitarios y los zacatecanos, sino hasta de los “viajeros despistados” que se lo llevan en la memoria.

“El conjunto de la obra estética de nuestro homenajeado tiene ya un lugar en el mundo del arte y en la historia del arte mismo. Estamos frente a un artista cuya obra trasciende por su propio mérito el doble reto del tiempo y el gusto del espectador. Obra que asimismo permite saldar a nuestra Universidad Autónoma de Zacatecas una parte importante de nuestro compromiso con el arte y la difusión de la cultura”, mencionó Valerio.

Finalmente José de Santiago Silva refirió que quizá la característica principal de este artista “es que sus impulsos creativos son multidireccionales y ha desarrollado varias capacidades. Aunque en su obra predomina la pintura, puede decirse con mayor propiedad que es hacedor de cosas bellas”.

En el acto conmemorativo se aprovechó para reconocer públicamente a los universitarios que siendo estudiantes sacrificaron su ceremonia de graduación para invertir en la escultura del artista nacido en Ojocaliente, Zacatecas. Entre ellos el poeta José de Jesús Sampedro, Francisco Valerio Quintero, Guillermo García Flores, Indalecio Salinas González, Ignacio Valenzuela, Francisco Suárez del Real, Irma Valerio Quintero, Benjamín Arellano Valdez, Joaquín Correa “El Flash”, Alberto Huerta y el fallecido René Lara.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ