Sed de que a México le vaya mal

Sed de que a México le  vaya mal

La recientemente y novata oposición conformada por priistas, panistas, ecologistas y perredistas, gobernaron nuestro país por más de noventa años, algunos de estos partidos más jóvenes en la vida democrática de nuestro país, tuvieron su apogeo en los años noventa gracias a diversas reformas electorales que les brindaron la oportunidad de recibir recurso público para financiar las campañas de sus candidatos, así como para el funcionamiento orgánico de los mismos.

Las políticas que implementaron, basadas en el modelo neoliberal cuyo objetivo principal era el de generar el progreso de los países generando riquezas y empleando las tecnologías en la industria para aumentar la producción pero que terminó aumentando la desigualdad, la falta de oportunidades, la pobreza, la injusticia y la corrupción acompañada de la impunidad. Los representantes populares emanados de los partidos polacos que ahora se convirtieron en oposición terminaron sirviendo a intereses de las grandes transnacionales, enriqueciéndose a sí mismos, a familiares y allegados al costo de la pobreza de millones de mexicanos.

Tras el triunfo aplastante de Andrés Manuel López no solamente se perjudicó los intereses de estos institutos políticos que se acostumbraron a utilizar el poder para beneficio de los mismos, perdieron actores y grupos políticos acostumbrados a utilizar las plataformas de los partidos políticos para mover los hilos del poder en el país y así controlar la economía, las leyes y la justicia para beneficio personal y brindar impunidad a quienes utilizaban como medio para ello.

De igual forma el triunfo de la cuarta transformación tuvo impacto en países de Latinoamérica que habían estado bajo el yugo neoliberal desde hace décadas, países en los que la pobreza aumentó considerablemente los últimos años, trayendo consigo desigualdad, inseguridad, injusticia y riqueza solamente para unos cuantos, dejando países en crisis económica, política y de gobernabilidad, sin embargo, el triunfo de la izquierda en nuestro país generó una oleada de triunfos en países de América Latina poniendo en riesgo e incluso amenazando en enterrar de una vez por todas el modelo económico neoliberal.

La respuesta a la izquierda por parte de los conservadores y de quienes buscan a toda costa recuperar el poder para así evitar pagar todos los fraudes, desfalcos y que la izquierda se propague en otros países de América Latina e incluso que logre impactar en norte América mientras dan transcurre el proceso electoral en el país que ha condicionado a su antojo a muchos países en el mundo y que incluso ha generado guerras y pobreza en muchos de los mismos para proteger su economía y la de sus grandes empresarios.

En México, la respuesta por parte de la novata oposición ha sido agresiva y hasta cierto punto ha rayado en lo ridículo debido a la gran cantidad de información que ha intentado tergiversar a través de cuentas de redes sociales falsas, información falsa e incluso, gracias a diversos medios de comunicación han logrado aumentar el impacto de sus noticias; la reciente noticia en la que una familia mormona en Chihuahua fue acribillada generó una ola de ataques al Presidente y a la cuarta transformación, como si celebraran la violencia que ellos generaron y que aún subsiste en nuestro país para lograr adeptos electorales y al mismo tiempo desgastar la imagen del Presidente.

La oposición tiene sed de que a México le vaya mal bajo la administración de la cuarta transformación de y Andrés Manuel López Obrador, el nerviosismo por la pérdida de sumas millonarias para unos cuantos y de verse alcanzados por la justicia los ha orillado a atacar con todo el poder que le queda, sin embargo, los medios de comunicación, su última herramienta, ha perdido credibilidad ante la ciudadanía, que aún se aferra a la esperanza de un cambio en nuestro país.

La derecha está moralmente derrotada y no se ha percatado de ello, el triunfo de la izquierda en países de América Latina, así como la liberación de Lula Da Silva un ícono del progreso y del cambio de la izquierda, traerá consigo un fuerte cambio en la vida democrática no solamente en nuestro continente, generará un frente progresista en todo el planeta.

La frase que mencionó Lula Da Silva al salir de la cárcel “quisieron encarcelar una idea y las ideas no se cierran” la traduciría en nuestro país por “quieren apagar una idea y las ideas no se apagan, se fortalecen y traen consigo cambios trascendentales para el colectivo”. La sed de que a México le vaya mal es de una minoría que ha visto sus intereses afectados y que no le interesa la gran mayoría. El cambio va. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ