Combate a la Inseguridad: retrato de la simulación

Combate a la Inseguridad: retrato de la simulación

La imagen de los funcionarios de seguridad frente a micrófonos, los flashes iluminando sus rostros ligeramente nerviosos, y sus ensayados discursos sin sustancia en la conferencia de prensa del domingo 5 de noviembre, bien pudieran resumir la situación de violencia en el estado, y la forma en la que se le atiende.

Esa manera de responder a la manifestación (del domingo también) de los familiares de víctimas de inseguridad, fue la involuntaria revelación del sentir de las autoridades: entre parecer negligentes o ineptos, prefieren lo segundo.

La conferencia de prensa convocada en domingo y con apenas un par de horas de anticipación –dando la idea de tener información relevante de última hora- puede resumirse en “no hemos logrado nada, pero le echamos ganas”.

El tema: la desaparición de Rosalía Ramírez y Antonio Trancoso, trabajadores de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). Se pensó pues que habían sido localizados. Pero la idea duró unos segundos porque pronto se aclaró que no se sabía nada de su paradero.

Entonces, ¿cuál era la nota? No la había, sólo una larga enumeración de los infructuosos operativos y acciones emprendidas para encontrarlos.

Recordaron que ya localizaron el vehículo en el que viajaban, que estaba cerrado y sin signos de violencia; se sabe también que ya encontraron los lentes de ella, y un vehículo que pudo haber estado involucrado en su desaparición.

El secretario de Seguridad abundó sobre los operativos emprendidos y sus resultados: decomiso de equipo táctico, de una antena de onda corta, dos vehículos robados, varias dosis de droga; un revolver; la localización de un auto quemado junto a un mensaje para la Policía Estatal, etcétera. Nada sin embargo de sus dos trabajadores.

Dicha Información en nada resuelve la angustia por la que pasan las familias de las víctimas, pero era digna de transmitirse para que se sepa que se hace por ellos lo que no se hace por otros, como desplegar el 30 por ciento de las fuerzas operativas de la SSP a la zona donde ocurrió la desaparición, y hacer volar el helicóptero de esta dependencia 25 horas en 10 días, aunque el promedio es de 20 horas al mes. Nada ha resultado.

Los dichos del titular de la SSP hicieron notar también que no hay una política consistente para actuar en casos como este, pues aunque inicialmente desde esa dependencia se llamó a no difundir rostros y nombres de los desparecidos por correr riesgo su integridad, ahora nos cuenta el Comandante que se distribuyen cartulinas con esa información en Oxxos y tortillerías; la misma información que se solicitó ocultar a los medios y que a estas alturas no se ha boletinado para su difusión.

En su turno, el procurador del Estado explicó que los operativos a su cargo empezaron casi 20 horas después de la desaparición, es decir, al día siguiente a las 6 de la mañana.

Nos narró también que los policías ministeriales a veces actúan sin descanso, porque saliendo de un operativo inician el otro sin haber dormido, lo cual, más que enorgullecer a quien los manda, y generar culpa a quienes pagamos su sueldo, tendría que ser motivo de vergüenza para los primeros, y de preocupación para los segundos.

También se dio cuenta de los resultados de los peritajes. Gracias a eso, hoy sabemos que en el vehículo abandonado donde viajaban Rosalía y Antonio, hay una mancha de sangre antigua en la cual –pueden estar tranquilos los presuntos raptores- no fue posible sacar muestras de ADN.

Es notoria la profundidad de la investigación, pues se informó que en varios vehículos han encontrado: una imagen de la Virgen de Guadalupe, otra de un Cristo, un sombrero y un pantalón tipo táctico en color verde, lata de aluminio de desodorante de aerosol, lata de aluminio con la leyenda ‘Modelo’, “botellas plásticas con etiqueta con la leyenda ‘Fanta’”, envases de refresco que son utilizados para entrenar al tiro al blanco, cajetillas marca Marlboro. Vaya, se tiene pues todo un perfil criminológico.

Quién sabe si por ser tantos los asuntos por atender, o porque simplemente cada caso es un número de expediente más y no el rostro de una persona, una familia y una tragedia, pero los funcionarios no tienen en la mente siquiera los casos que tristemente se han convertido en emblemáticos. La secretaria de Gobierno se refirió a Cinthia Nayeli (víctima de presunto feminicidio) como “Citlali”, y ante el error de una reportera de llamar a Froy Iram (joven fallecido en Fresnillo por una bala perdida), como Froylan, las autoridades persistieron en el yerro y se desconcertaron por no saber de quién les hablaban.

Al desnudo también quedó su resignación en el caso que motivó la conferencia, pues cuando una reportera preguntó si aún había posibilidades de encontrar a Rosalía y a Antonio con vida, se hizo un largo silencio, salió una sonrisa nerviosa de la secretaria de Gobierno, movió la cabeza hacia los lados en algo que pudiera ser interpretado como un tímido “no”, pero a punto de verbalizar su respuesta, intervino el secretario de Seguridad para manifestar que buscan con vida a sus compañeros.

Hicieron gala de honestidad. Al preguntar si los trabajadores habían estado en condición de vulnerabilidad al pertenecer a la SSP, la secretaria nos dijo: “los ciudadanos estamos vulnerables, no tanto la corporación, los ciudadanos”, enterrando en unas cuantas palabras la terquedad con la que nos prometen que “se matan entre ellos”, y por lógica, atacarían focalizadamente a quienes los combaten.

Lo más elocuente fue que simultáneo a la conferencia de prensa llegaban los reportes de una balacera en Fresnillo. El hecho de que el mando de la onceava Zona Militar, el procurador del estado, el secretario de Seguridad, el representante de la Policía Federal, y la secretaria de Gobierno estuvieran ahí, frente a los micrófonos informando nada, en lugar de estar coordinando los esfuerzos operativos que el momento urgía, demuestra que más preocupados por hacer, están preocupados por parecer que hacen.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ