Sáhara para principiantes

Sáhara para principiantes

[décima edición de Artifariti]*

Hace unos días tuve la fortuna de estar en de la décima edición de Artifariti, marco en el que se realizaron los segundos encuentros Internacionales de Arte y Derechos Humanos de Sáhara Occidental. Bajo el Título “La Guerra desaparece”, los eventos tuvieron lugar en la ciudad de Sevilla del 8 al 13 de marzo.

Las actividades que desde hace años Artifariti lleva realizando en los campamentos y también en otros puntos, buscan por un lado visibilizar la situación de ocupación y violencia que ejerce Marruecos en el Sáhara Occidental, bajo la anuencia del gobierno español (quien funge un papel ambiguo en el conflicto, pues el Sáhara fue colonia española y en gran medida la fallida estrategia decolonial ha dado lugar a la ocupación marroquí) y la incapacidad de la ONU para solucionar la situación de desplazamiento. Los encuentros se han sumado a las estrategias de resistencia no violenta que el pueblo saharaui ha suscrito desde hace décadas. El arte es una forma de dar a conocer el conflicto en el que viven, al mismo tiempo que reconocen las prácticas artísticas como formas de activismo para denuncian sus propias circunstancias y también solidarizarse con otras causas.

En muchos sentidos la experiencia Artifariti se ha convertido para muchos que vivimos de fuera el conflicto en una forma de vincularnos con esta comunidad, de aproximarnos a su realidad y una invaluable oportunidad para entablar formas de encuentro, colaboración, sensibilización y empatía.

En los encuentros se realizaron las inauguraciones de las exposiciones en dos espacios de la ciudad de Sevilla, el CICUS y El Butrón. Este capítulo de Artifariti 2016, pone acento en la forma de enlazar la experiencia de los jóvenes saharauis y de otras partes del mundo. Aunque sus realidades pueden ser diferentes, comparten situaciones de crisis y los embates de las políticas económicas que afectan sus opciones de desarrollo personal y comunitario. Es interesante el punto de partida de estas jornadas, intentando formar un vínculo desde lo que los hace comunes, se encuentran a partir de aquellas preocupaciones que ambos tienen, no desde la diferencia.

Los artistas que participaron, nos invitaron a pensar sobre las muchas formas de transgresión social, político y afectivas en las que nos vemos implicados; nos ayudan a hacerlas visibles, pues al estar en todos lados y al tocar todas las esferas de nuestra vida no somos capaces ya de mirarlas. Desde distintos soportes como video, fotografía, o instalaciones, las obras que se presentan en las exposiciones reflexionan sobre el trabajo (Santiago Sierra, Jesús Palomino, Hyesso Park), la precariedad (María Alcaide), violencia (Kanita Budah), conflictos (Isaías Griñolo, Clara Puente), las mediaciones (Azahara Cerezo, Espai en Blanc); con todas estas pulsiones se fueron tejiendo redes narrativas y de significados que dialogaron con el público. Reconozco la labor de los jóvenes curadores Charo Romero Donaire y Jose Iglesias Gª-Arenal, quienes han formado un equipo de trabajo múltiple, interdisciplinario, horizontal, colaborativo, potente.

Muy a menudo me preguntan si el arte es capaz de cambiar el mundo, si no es que el arte debe dedicarse a la belleza (cualquier cosa que eso signifique) y debe abstraerse de temáticas políticas. No sé si el arte puede cambiar el mundo, en el fondo eso espero; sin embargo doy fe de que ha transformado la forma de implicarme (a mí y a muchos otros) con personas y la causa saharaui.

 

* Usted puede encontrar más información sobre Artifariti en: http://afterthefuture.care

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ