Armando Ávalos Arellano, nuevo magistrado presidente del TSJEZ

Armando Ávalos Arellano, nuevo  magistrado presidente del TSJEZ
Armando Ávalos Arellano, al rendir protesta en el cargo ■ foto: andrés sánchez

■ Obtuvo 7 votos y permanecerá en el cargo hasta 2020; Edgar López consiguió 6 sufragios

■ Habrá que centrar esfuerzos en ejecución de sanciones; sólo existe un juzgado en esta materia, dice

Después de 13 años como magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas (TSJEZ) y por tan sólo un voto de diferencia, Armando Ávalos Arellano fue elegido este martes para ocupar el cargo de magistrado presidente de esta institución por un periodo de cuatro años, hasta 2020.

Es el presidente número 48 del tribunal y sustituye a Juan Antonio Castañeda Ruiz, quien terminó su mandato el pasado 31 de enero y quien fue designado “provisionalmente” como encargado de la Segunda Sala Penal, a la espera de que lleguen nuevos magistrados a mediados de este mes y puedan realizarse otros cambios.

Poco antes de las 10 horas de ayer y con la silla central del pleno vacía, los 13 magistrados votaron en secreto, depositando una boleta blanca con su decisión en una urna transparente colocada al centro de la sala.

Seis magistrados se decantaron por Edgar López Pérez, quien fue titular del Tribunal de Justicia Electoral de la entidad (Trijeez) y desde marzo de 2015 pasó a formar parte del pleno del TSJEZ, tras ser designado por los diputados locales a raíz de una terna enviada por el Ejecutivo estatal.

Los siete votos restantes, que constituyeron la mayoría con una diferencia mínima, fueron para Armando Ávalos Arellano.

El nuevo presidente fue nombrado magistrado del tribunal el 29 de enero de 2004, pero fue a partir de 1993 cuando comenzó a

desempeñarse como Juez de Primera Instancia en diversas áreas y ubicaciones del estado.

De acuerdo con su currículum, estuvo en Fresnillo, Jerez, Loreto, Calera, Ojocaliente y en varias ocasiones en la capital de la entidad, por lo que lleva 22 años trabajando al interior del TSJEZ.

Durante la primera entrevista dada tras su nombramiento, Ávalos Arellano señaló que la acción inmediata que llevará a cabo será la de realizar un análisis del estado en el que se encuentra el tribunal, de forma que se puedan localizar áreas de mejora. Este ejercicio, precisó, podría estar concluido en dos semanas.

Con base en su experiencia, señaló, uno de los departamentos en los que habrá que focalizar los esfuerzos será el de ejecución de sanciones, pues sólo existe un juzgado de esta materia en Zacatecas, en el que trabajan únicamente cuatro jueces para sacar adelante los expedientes de toda la entidad.

Expuso, en este sentido, que “no hay retraso” pero agregó que “el volumen de asuntos es muchísimo; hay que ver de qué manera ese juzgado puede funcionar mejor porque humanamente no es posible el volumen de trabajo que están recibiendo. Entonces, ver si comisionamos más jueces ahí o bien si redistritamos esa área para que todos los jueces del estado conozcan de ejecución de sanciones”.

El ex procurador señala que se rompe con una tendencia de ascender al cargo a gente ajena al Poder Judicial ■ foto: andrés sánchez

Designación de Ávalos Arellano es un caso raro, opina Aquiles González

El fenómeno de la impunidad se debe en mucho a la sujeción de los jueces y magistrados al gobernador, no sólo para el caso de Zacatecas sino en cada entidad federativa del país. El procedimiento establecido para ello en la Constitución local es copia de lo manifiesto en la correspondiente federal, que faculta al titular del Poder Ejecutivo para proponer tanto a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación como a su presidente, dijo Aquiles González Navarro.

La ascensión a la titularidad del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas (TSJEZ) de Armando Ávalos Arellano, ayer, representa un caso “raro”, abundó, pues en la lógica descrita “regularmente los gobernadores no designan como magistrados a jueces de carrera”, sino “a sus amigos, a su gente de confianza”,  expuso el ex procurador de Justicia del estado.

Entonces la designación de Ávalos Arellano rompe con la tendencia de años recientes, pues casi siempre se ha llevado a este puesto a personas “ajenas” al Poder Judicial. El anterior, Juan Antonio Castañeda Ruíz, precisó, era notario público, expuso.

“En este caso de Armando, se la están dando cuando está terminando el periodo del gobernador Alonso. Hubiera sido bueno que se lo hubieran dado desde el principio”, pues expuso, el lapso de tiempo le dará poca oportunidad al funcionario de hacer cambios estructurales dentro de este Poder.

El ex procurador de Justicia explicó que el procedimiento para elegir un nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia requiere que el gobernador envíe su propuesta al Poder Legislativo, que puede rechazarla en una primera y segunda ocasiones, pero la tercera propuesta debe aceptarse, por lo que “prácticamente esa propuesta se convierte en una designación”.

Así las cosas, aseveró, no hay manera de que exista independencia alguna del Poder Judicial con respecto al Ejecutivo, pues “quien propone les cobra la factura a los propuestos para que se sujeten a los lineamientos que el propio gobernador que los propuso les dé”.

Por otro lado, tanto para el caso del Poder Judicial como del Legislativo, sus dineros son manejados en realidad por el Ejecutivo, lo que los convierte en sus “rehenes”, de tal manera que para el primer caso, luego de proponer tanto magistrados como presidente a “su contentillo”, este último se convierte en “su sombra” en los eventos de gobierno.

“No le dan la categoría al Poder Judicial que se merece, parece que andan hasta cargándoles el maletín a los gobernadores”, expuso.

Una forma de darle libertad y autonomía a este poder, ha propuesto González Navarro, es que sea el colectivo de jueces quien elija de entre los mejores de sus integrantes a los más capaces y aptos para convertirse en magistrados, esto es, que sean ellos quienes envíen la propuesta al Poder Legislativo.

Si esto no se hace o se busca un mecanismo distinto para la designación de magistrados y presidente del TSJEZ, “el gobernador seguirá mangoneando y ordenando al Poder Judicial”.

Respecto al problema de la impunidad que deriva de esta construcción estructural, agregó que junto con la autonomía del Poder Judicial se requiere la correspondiente, tanto técnica como administrativa, de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Zacatecas, y observó que en este tema, incluso, es más importante.

“No podemos pensar en que no haya impunidad mientras el gobernador designe al procurador y lo pueda quitar”, pues comentó, los titulares del Poder Ejecutivo detienen los avances en las investigaciones cuando “las cuestiones políticas se imponen”.

Cuando existe esta independencia basada en mecanismos distintos para la selección de funcionarios para estos cargos, como es el caso en los Estados Unidos, los ministerios públicos o fiscales, “se atreven a fincar responsabilidades hasta a presidentes de la República”.

En el contexto de las campañas electorales no puede esperarse que algún partido proponga en su plataforma una modificación a estos procedimientos que ofrezca autonomía para la impartición y administración de justicia, por lo que el cambio vendrá, sólo “si nos conformamos en una organización de ciudadanos que exija una reforma de Estado”.

Advirtió al respecto, “no va a hacerlo el gobernador. Al menos que sea uno muy demócrata que no lo veo ahí en ningún lado, que estuviera dispuesto a sacudirse algo del poder que tiene para entregarlo a los ciudadanos”.

Otra vez en referencia al ascenso de Armando Ávalos Arellano al cargo de presidente del Tribunal Superior de Justicia, observó que es un hombre capaz que se ha desarrollado como juez de carrera desde su egreso de la Unidad Académica de Derecho de la UAZ, institución donde fue alumno del propio González Navarro.

“Si se revisa las designación de presidentes desde hace años a la fecha no van a encontrarse casi jueces. Hoy lo hacen porque Armando es un buen elemento, pero es muy raro”, reiteró, regularmente quienes asumen esta función paradójicamente son gente ajena al Poder Judicial. “Por eso en este caso da gusto, y lamentar que es poco tiempo que le queda”.

Sobre cuáles cree que fueron las razones para proponer a Ávalos Arellano luego que se ha expuesto que su candidatura se opone a los usos y costumbres del poder, el también docente de la UAZ mencionó, “fíjese que la verdad no sabría decirle. Ojalá esté espiando sus pecados el gobernador y esté designando bien, por fin. Pero la verdad no sé”.

Debe ser, agregó, “lo bien que se habla de Armando, yo creo que puede haber sido eso y que le dé la opción el gobernador de un final digno al Poder Judicial con un personaje como es Armando Ávalos. No encuentro otra razón”.

 

Vea la nota completa en www.ljz.mx

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ