La Comisión de Escuelas, 1824-1825

La Comisión de Escuelas, 1824-1825

al y como se mencionó al final de nuestra última colaboración, en la presente hablaremos de lo que fue la Comisión de Escuelas. Cuando surge el Estado libre de Zacatecas ya estaba operando al frente de los asuntos educativos dicha Comisión. La hubo en los ayuntamientos y cabezas de partido en donde existían escuelas públicas. La Comisión de Escuelas fue el organismo que a partir de la Constitución de Cádiz, promulgada en 1812, se nombró en los ayuntamientos encargada de las funciones de “cuidar de todas las escuelas de primeras letras y de los demás establecimientos de educación que se paguen con los fondos del común”.1 Por el tiempo en que se hacían esfuerzos por contratar al maestro Ignacio Montero (1823), desapareció la Diputación Provincial, que entre sus muchas funciones venía haciéndose cargo de los asuntos relacionados con la educación. Fue por entonces se nombró una Comisión de Escuelas del ayuntamiento de la capital. En el breve tiempo que duró, es muy poco se conoce sobre la misma. Casi no hay expedientes de archivo que hablen sobre la fundación de escuelas durante el periodo en que existió este organismo.

En un pequeño documento en cuanto a su extensión,  firmado por otro de los miembros sobresalientes de la clase política zacatecana de la época, el C. Marcos de Esparza,2 se hace alusión a la reforma de las escuelas de primeras letras. Al respecto, hace ver que dicha reforma representa uno de los “asuntos que con mayor celo se ocupa el Ayuntamiento”. Agrega que el 22 de agosto, sin precisar de qué año, aunque es muy posible que se refiera al de 1823 en virtud que el escrito en cuestión  está fechado el 30 de diciembre de ese año, “fue extinguida la Diputación Provincial y en su lugar fue formado  (sic) por cierta comisión, viéndose como un benéfico proyecto”.3

Sobre Ignacio  Montero, quien vendría a fundar la Normal Lancasteriana, nos existe la certeza de que haya llegado a la ciudad de Zacatecas. El proyecto de la creación de esta institución sería retomado por el maestro José Hidalgo de  Ortega. En la sesión del Congreso local del 7 de abril de 1824, el diputado doctor Santos Vélez en su intervención dio a conocer la propuesta del mencionado Ortega, vecino también de la ciudad de México. El ayuntamiento de Zacatecas le había pedido a Vélez sirviera de portavoz para  que hablara con el maestro Ortega proponiéndole el establecimiento de una “escuela mutua conforme al sistema lancasteriano”.4 Vélez veía en Ortega a un sujeto con una  aptitud “bastante calificada”, según constaba en los  informes que sobre él le habían dado. Entre otras informaciones, se había podido enterar que presentó un examen en la Junta del ramo, misma que “le ha dado el correspondiente diploma o despacho”.5 En su exposición de motivos, el diputado Vélez abundaba en las bondades del establecimiento de una escuela lancasteriana. Entre otros, consideraba que un establecimiento de esta naturaleza, “proporcionaría muy en breve una enseñanza pronta, breve y accesible a todo género de personas y proporcionaría  que algunos hijos del país se dedicasen a poseer este importante y utilísimo arte y que así se difundiera por los demás pueblos del Estado”.6  Vélez concluía su intervención haciendo gala de su fervor patriótico mencionando que: “mis ardientes deseos por la prosperidad de ese Estado me obligaron a ofrecer  al citado Ortega hacer presente su propuesta”.7

En caso de que  la propuesta de Ortega fuese aceptada como finalmente ocurrió, Veles demandaba al Congreso local fijara las condiciones del convenio respectivo. La intervención del diputado Veles fue retomada por sus compañeros del Congreso Domingo Velázquez y Juan Bautista Martínez, que a la sazón fungían como los representantes de la Comisión de Escuelas, los que  turnaron la solicitud al Ayuntamiento, demandándole se sirviese “informar  a la mayor brevedad con que auxilios o recursos puede contar para llevarlo a cabo”.8

José Ortega aparece dos años después como director firmando una relación de faltas de alumnos de la Escuela de la Constitución o Normal Lancasteriana, por lo que es muy posible que el proyecto que presentó ante el Congreso, sino fue el de la creación de la Normal, pudo haber sido su antecedente inmediato en virtud de que la misma se fundaría 16 meses después de que se conoció su propuesta. Llama la atención, sin embargo, que en el texto del mismo documento, Vélez haga mención  a que el sistema de enseñanza mutua, de aceptarse el proyecto de Ortega, refiriéndose al mismo como un “importante y utilísimo arte”, se difundiría por los demás pueblos del Estado. Por lo que podemos inferir que la escuela que proponía establecer tendría como uno de sus propósitos  la formación de maestros que al concluir con sus estudios estarían capacitados para fundar escuelas.

Una constante del periodo que se analiza en materia de enseñanza fue la carencia de recursos,  tanto para establecer escuelas como para  mantenerlas. El entusiasmo  y celo de las autoridades por dar cumplimiento a las disposiciones en la materia chocaba casi siempre con la falta de  medios económicos. Sin embargo, una vez establecida  la Normal Lancasteriana, la Comisión de Escuelas se encargó de vigilar que los maestros cumplieran con su trabajo y de que exhortaban a los padres a través de las autoridades municipales para que enviaran a sus hijos a recibir la instrucción.9

 

 

(Endnotes)

1                Tanck, Dorothy (1979), “Las Cortes de Cádiz y el desarrollo de la educación en México”, en Ensayos de la Historia de la educación en México, Historia Mexicana, Vol. II, México, El Colegio de México,  p. 24.

2                     Político liberal multifacético. Entre los oficios que desempeñó estuvo el de tendero. Fue “vendedor de periódicos” foráneos por medio de suscripciones. Estuvo encargado de la Secretaría durante la Diputación Provincial, secretario de gobierno de Juan Peredo, Alcalde de la Capital del estado, diputado local suplente hasta en dos ocasiones y diputado al Congreso General, volvió secretario de gobierno en las administraciones de Francisco García y de González Cosió, y gobernador de Zacatecas, de 1844 a 1846., sobre éste personaje. Véase a Flores Zavala, Marco Antonio, “Todos los hombres son iguales… notas sobre la clase política del estado de Zacatecas (1822-1835)”, en Alicia Hernández y Mariana Terán (Coords.), Federalismo, ciudadanía y representación en Zacatecas, Zacatecas, México, 2010, pp. 245-306.

3                AHEZ.  Fondo Ayuntamiento, Serie Enseñanza,  “Desaparición de la Diputación provincial y creación de una Comisión”,  30 de diciembre de 1823.

4              AHEZ. Fondo Ayuntamiento, Serie Enseñanza. “El Diputado Santos Veles  da a conocer la propuesta de José Ortega para que se establezca una escuela de enseñanza mutua”,  7 de abril de 1824.

5                Op. cit, fj. 1 y 1v.

6                Ibid. fj. 2.v.

7                Loc. cit.

8                Loc.cit.

9

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ