18.1 C
Zacatecas
viernes, 3 diciembre, 2021

¿Falta pueblo?

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RICARDO ARTEAGA ANAYA •

Hace unos días durante la mañanera, el Presidente López Obrador señaló que a México le hizo falta pueblo cuando Peña Nieto y el Congreso Federal decidieron impulsar y aprobar la reforma energética que tanto daño nos ha hecho como nación, entregando la riqueza energética del país a empresas extranjeras, pero ¿qué quiso decir el Presidente con que nos faltó pueblo? 

- Publicidad -

En efecto, hizo referencia a que los mexicanos nos quedamos quietos ante uno de los atracos más grandes en los últimos años, si bien existieron movilizaciones, hizo falta que fuéramos mayoría los mexicanos que exigiéramos al Congreso y al Gobierno Federal evitaran entregar nuestra riqueza energética, hizo falta impulsar y exigir mecanismos como la consulta popular para que nos preguntaran si estábamos de acuerdo con dichas reformas. 

Por qué el Presidente señaló lo que los mexicanos ya sabemos ¿será que busca incitar al pueblo mexicano para que se movilice en torno a lo que se viene para su segundo periodo de gobierno?, en efecto, convoca al pueblo para que se organice en torno a distitnas reformas que quedan pendientes, la primera acción sobre la que debemos de movilizarnos los ciudadanos, es para lograr el porcentaje establecido por ley para que el ejercicio de revocación de mandato tenga efectos legales, ya sea para votar a favor o en contra de que el Presidente continúe y concluya su mandato de seis años o en su caso se retire a la mitad del mismo. 

Durante las últimas semanas, hemos sido testigos de mensajes lanzados por el gobierno federal que permiten entrever la llegada de diversas reformas estructurales que traerán consigo el incremento de ataques, calumnias y de mentiras a través de noticias falsas e información tergiversada, con el objetivo de demeritar entre la opinión pública, las acciones y reformas que puedan proponerse, entre ellas una evidente reforma energética que afectará los intereses de las grandes empresas a las que beneficiaron gobiernos pristas y panistas con el desmantelamiento de PEMEX, de igual forma una reforma fiscal que obligará a que los grandes empresarios, que durante años se han beneficiado de las condonaciones fiscales, paguen impuestos, se evite la defraudación fiscal a través de supuestas donaciones, así como una posible reforma político electoral que afecte los intereses de la élite política que se ha beneficiado durante generaciones de la nula democracia existente al interior de los partidos. 

El segundo periodo del gobierno de la cuarta transformación requerirá grandes porcentajes de participación ciudadana, si bien el Presidente mantiene enormes porcentajes de aceptación y respaldo popular, no sería suficiente, pues para frenar la ola de ataques, mentiras y engaños que vendrán financiados por grandes recursos de los empresarios y políticos afectados por los grandes cambios que vienen, tendrán que salir los mexicanos a las calles, movilizarse para generar conciencia entre los demás ciudadanos, impulsar y exigir al Instituto Nacional Electoral la celebración de consultas populares para que seamos los mexicanos los que decidamos si se llevan a cabo o no reformas estructurales y en qué sentido las mismas. 

La participación activa y constante de los mexicanos en la vida pública y política del país, puede evitar que unos cuantos intenten frenar los grandes cambios a billetazos, comprando a legisladores federales, noticieros, comunicadores, periodistas y columnistas como ya sucedió con las reformas estructurales de Peña Nieto y Felipe Calderón. Para que la cuarta transformación consolide los grandes cambios que hacen falta para que pueda realizarse un cambio profundo en el país, es necesario que a México no le haga falta pueblo, que los ciudadanos no esperemos a que nuestros representantes tomen decisiones, sino que les exijamos realmente representen los intereses colectivos. 

Mas allá de estar a favor o en contra del gobierno de la cuarta transformación, nuestro deber como ciudadanos es formarnos, informarnos y sumarnos a la participación activa en la vida pública para que nunca más la falta de pueblo, permita a la clase política incrustada en todos los partidos políticos, tomar decisiones en beneficio de unos cuantos, de si mismos y según la cantidad de billetes que les ofrezcan, para que México se transforme, necesitamos ser mucho pueblo, un pueblo que más allá de ideologías políticas, sea capaz de organizarse para apoyar acciones con las que se coinciden e incluso, frenar con las que se discrepa. 

- Publicidad -
Artículo anteriorEL DURAZNO Y TUS OJOS
Artículo siguienteImpuesto caro… ¡pobre pueblo!
- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias