15.3 C
Zacatecas
lunes, 16 mayo, 2022
spot_img

Especulaciones

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALBERTO VÉLEZ RODRÍGUEZ • ROLANDO ALVARADO FLORES •

De acuerdo a lo que se puede consultar en el portal del Poder Judicial del Estado de Zacatecas, del expediente D-0003/2021 se tienen dos registros. Uno del 03/01/2022, en el que no hay acuerdo de conformidad respecto al emplazamiento a huelga promovido por el SPAUAZ, otro, del 14/01/2022 en el que el acuerdo es devolver los documentos al promovente del acto, el secretario general del SPAUAZ, ing. Juan José Martínez Pardo. No es todo, hay otro expediente, el D-0001/2022, con fecha 14/01/2022 en el que se desecha el emplazamiento a huelga. Según la información habida en la página electrónica del sindicato, el pliego petitorio se presentó al Tribunal local de conciliación y arbitraje (TLCA) el día 29/12/2021. Previo a esto el comité ejecutivo acordó presentar el documento, con las correcciones necesarias, a la Coordinadora de Delegados del SPAUAZ. Se incumplió tal acuerdo, por lo que la negativa del tribunal a aceptar el documento ofrece la oportunidad de discutirlo de nuevo. Con certeza no ocurrirá así. Tampoco se explicará la razón ofrecida por el TLCA para haberlo objetado desde el 3 de enero. Y mucho menos se explicará por qué no se pudieron subsanar las objeciones, lo que culminó en el descarte del pliego petitorio por parte del tribunal. Varios de los prejuicios de muchos líderes universitarios les indican no compartir datos relevantes, por eso nunca informan. Si se ven presionados para hacerlo, prefieren mentir. Dada así la situación, no es raro que exista mucha especulación respecto de cualquier tema. Lo que contribuye a la confusión general de un gremio que medra en el miasma. Uno de los primeros en intentar clarificar la situación fue el ex secretario general del gremio sindical universitario, Dr. Pedro Martínez Arteaga. En misiva al secretario general del SPAUAZ, el Dr. indicó que “el gran problema radica en que las violaciones e incumplimientos quedarán sin alguna respuesta ni soporte satisfactorio de parte de la patronal”. También comentó, en mensaje a la juventud, que: “rectoría, a lo único que estaría obligada, por ley, es a pagar el incremento salarial y el de prestaciones, no así a resarcir las violaciones e incumplimientos hasta ahora exigidos”. Finalmente, ofreció una perspectiva de futuro: “el SPAUAZ nos estaría enviando a una lucha estéril durante un año, que ya de por sí se anuncia malo para las finanzas de la UAZ”. Tan fino análisis del académico de la Unidad de Medicina Humana de la UAZ tiene debilidades que el Lic. Enrique Viramontes Cabrera tuvo a bien indicar. Primero: la patronal está obligada (cláusula 9 del Contrato Colectivo UAZ-SPAUAZ (CCT)) a dar respuesta formal, y a tratar cualquier asunto, con los representantes del SPAUAZ. Si no responde el sindicato puede tomar las medidas que considere pertinentes (e. g. clausurar las actividades ordinarias de la UAZ). Segundo, si no se solicita de manera formal el incremento salarial, el patrón no está obligado a otorgarlo. Tercero: “lo único que impide luchar …a quienes están afiliados al SPAUAZ es su propia desorganización, sin organización toda lucha es estéril”. Remata con la siguiente conclusión: “Ni en la LFT (ley federal del trabajo), ni en el estatuto sindical, se establece que sólo se puede luchar con emplazamiento a huelga o cada año unas semanas. Se puede internamente en la UAZ exigir todos los días el cumplimiento del CCT”. Los comentarios anteriores intentan ponderar las consecuencias de un acto, no indagan el origen del mismo. Otros creen poder explicar ese origen mediante la hipótesis de la conjura. Si se rechazó el emplazamiento no fue por la candidez de los líderes sindicales: tienen demasiados abogados para permitirse fracasar en el cumplimiento de los requisitos. Por tanto, cavilan, fue un acto deliberado. ¿Con qué fin? No se sabe, un renovado Dr. Mabuse acecha en las sombras. Lo que es cierto es la irrelevancia práctica del emplazamiento. Año con año, desde hace ya muchos, se emplaza a la UAZ. Se discuten, o se simula que se discuten, los puntos del pliego. Desde la rectoría no responden, o responden despropósitos. Llegado el día toda lucha se detiene en seco por causa de la imposibilidad de lograr una huelga. Se levanta el movimiento con un convenio favorable al patrón, que incumple en casi todos sus términos. Semejante teatro no es un movimiento serio de huelga, es un rito para convencer a la indolente masa que algo sucede, aunque no se sepa bien qué. Dilapidadas las raquíticas energías de los agremiados en fuegos de artificio, la derrota no reluce, y cualquier cosa se nombra “triunfo”. Además, el emplazamiento se determinó, ilegalmente pues no se convocó a la Asamblea General, como uno para resarcir violaciones e incumplimientos y pedir aumento de salario, lo que muestra su inanidad. Se puede volver a meter al TLCA en cualquier momento la documentación, sin variar un coma, porque las violaciones, incumplimientos y mentiras son similares todos los años. ¿Hay algo en riesgo? ¿hay algún plan para afrontar el problema? No hay prestaciones en riesgo, ni tampoco esperanza de que las paguen de acuerdo a lo contratado. Tampoco hay un plan para afrontar el problema, ni urgencia de definirlo. Sucederá lo que haya de suceder.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias