23.1 C
Zacatecas
martes, 6 diciembre, 2022
spot_img

El FMI sigue imponiendo sus políticas restrictivas a favor del capital internacional

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ARTURO HUERTA GONZÁLEZ •

A pesar de la desaceleración de la economía mundial, ante la falta de crecimiento del gasto público, como del sector privado, el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su más reciente Monitor Fiscal, sigue recomendando la visión neoliberal de restringir el gasto público para reducir el déficit fiscal y el monto de la deuda. Para que ello no afecte tanto a la población, señalan que se debe dar apoyo a la población más vulnerable y “mantener bajo control el endeudamiento con una postura fiscal estricta que no se contraponga a la política monetaria”. Es decir, propone que se restrinja el gasto público y que no se caiga en deuda y que además continúe la política monetaria restrictiva. El problema de esa política es que la disminución de la inversión y del gasto público y de alza de la tasa de interés, contrae la actividad económica e incrementa el desempleo, lo que disminuye salarios y deteriora el nivel de vida de la población, lo cual no es contrarrestado con las políticas sociales a los sectores más vulnerables, tal como ha acontecido en México. Al disminuirse la actividad económica, se reduce la recaudación tributaria, lo que, junto a la política monetaria de alza de la tasa de interés, presionan sobre las finanzas públicas y sobre el monto de la deuda, por lo que sus recomendaciones no reducen las presiones sobre las finanzas públicas y el monto de la deuda.

- Publicidad -

El documento del FMI habla del menor espacio fiscal (que no hay capacidad de incrementar el gasto) que presentan las finanzas públicas y el monto de la deuda. El espacio fiscal para un gobierno soberano que controla la moneda está dado por los recursos reales con los cuales cuenta la economía, por lo que puede gastar aprovechando la capacidad ociosa y el desempleo existente. Ello incrementaría la producción y no generaría presiones inflacionarias. Las finanzas públicas no deben ser vistas en torno a disminuir el déficit y el monto de la deuda y menos en un contexto donde la economía no está creciendo el consumo e inversión privada. La política fiscal debe contrarrestar tales problemas y sustituir importaciones para reducir el déficit de comercio exterior para reactivar la economía.

El FMI insiste en que “se mantengan las metas fiscales bajo control, en medio de las alertas que vienen de países de altos ingresos”. Según ellos, al no caer en déficit fiscal, se protege la economía de la desaceleración de las economías de EUA, de Europa y de China. Los recortes fiscales y no recurrir a deuda, junto a las altas tasas de interés y la estabilidad del tipo de cambio, no nos protegerán de la desaceleración de la economía mundial, sino que a la caída de exportaciones que ello genera, se le suma la contracción del mercado interno derivada de las políticas restrictivas recomendadas por el FMI.

El Monitor Fiscal del FMI añade que “ante los shocks de oferta duraderos e inflación generalizada, deben limitar controles de precios, subsidios o recortes de impuestos. Tales movimientos serían costosos y, en última instancia, ineficaces”. Se oponen al control de precios, a los subsidios por considerarlos ineficaces. En México los subsidios a la gasolina han evitado que la inflación sea mayor. Y el hecho que ello presione sobre las finanzas públicas no es problema pues es una deuda en moneda nacional, la cual se puede refinanciar siempre. Se oponen al control de precios para favorecer las ganancias de las empresas que no se han traducido en incremento de inversión para reducir la escasez de productos que presiona sobre precios que ellos aprovechan para aumentar más los precios de los productos y sus ganancias.

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, dijo que “con los incrementos en la tasa [de interés], ha evitado que el peso mexicano se vuelva una fuente de inestabilidad para la inflación”. Dicha institución financiera sigue recomendando el alza de la tasa de interés para atraer capitales para evitar la devaluación y el alza de precios que ello ocasiona. El FMI está por que se abarate el dólar con la entrada de capitales que ocasiona el alza de la tasa de interés y así reducir el precio de los productos importados para bajar la inflación. Con esa política México ha estado por muchos años y el que gana es el capital financiero, tanto por la alta tasa de interés como porque al salir el dólar está más barato que cuando ingreso a la economía. También ganan los que nos venden productos desde el exterior, pues al abaratarse el dólar sus productos son más competitivos que la producción nacional, la cual es desplazada por las importaciones y de ahí el proceso de desindustrialización y la pérdida de autosuficiencia alimentaria de granos básicos en que hemos caído desde hace años. Tratar de bajar la inflación abaratando el dólar y los productos importados termina contrayendo la producción nacional, aumenta el déficit de comercio exterior y nos hace depender más de la entrada de capitales. Y de ahí que la política económica se dirige a atraer capitales con altas tasas de interés y austeridad fiscal a costa de sacrificar el crecimiento económico y la generación de empleo y deteriorar el nivel de vida de la población, situación que venimos arrastrando desde hace décadas.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

- Publicidad -spot_img