12.8 C
Zacatecas
lunes, 3 octubre, 2022
spot_img

La UAZ ante el desprecio presupuestal de la Federación

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS VARGAS •

Ante un presupuesto menesteroso, el sentido común dicta que debe ahorrarse en todo lo superfluo y conservar lo más importante. Entonces, la pregunta es, ¿qué es lo superfluo y qué lo importante? En el propio presupuesto observamos la autorización de 15 mil 400 millones para que el INE construya sus nuevas torres administrativas, mientras se baja 30 por ciento a las bolsas de recursos extraordinarios de las universidades públicas de todo el país. En este caso, ¿es más urgente la partida del INE que la educativa? Y como el poco recurso que aun quedó para apoyar gastos de infraestructura, becas, aumento de matrícula y pasivos laborales de las universidades, deberá ser objeto de concurso o competencia entre estas, luego entonces, la UAZ se verá dañada: la actual administración no ha presentado en dos años una propuesta a la Secretaria de Hacienda para solventar el problema financiero de la institución y le fueron rechazados los PIFI’s (importantes recursos extraordinarios), por tanto, no podemos esperar que de pronto salgan las capacidades para ganar la fiera pelea por los escasos recursos extraordinarios del próximo año.

- Publicidad -

Con este panorama, la UAZ deberá revisar dónde está lo superfluo y dónde lo importante. Porque después del movimiento de huelga del año pasado, recortaron gastos en laboratorios, en infraestructura, en deporte y difusión de la cultura. Pero los salarios siguieron sin afectaciones importantes. Las burocracias se defienden argumentando que ganan lo equivalente a otras instituciones del país, y puede ser cierto, en todo México los salarios de las burocracias han subido de forma inmoral, hasta los regidores municipales ganan como sultanes. Pero por eso mismo, la comparación debe ser con las propias necesidades internas, no contra los altos salarios de otras burocracias. Y como ejemplo, observemos los gigantescos e incomprensibles ingresos de la Suprema Corte.

Así las cosas, la UAZ no tendrá para disminuir los pasivos laborales, para pagar la deuda con los profesores en su Seguridad Social, y para atender sus compromisos educativos con solvencia (laboratorios, vehículos, mantenimiento de infraestructura, etcétera). Y en febrero próximo el Sindicato ha emplazado a huelga. Será un año especialmente difícil, porque se agrega el ingrediente político-electoral. Los candidatos apostarán a ofertar soluciones a partir de aumentar la calidad de la institución, esperando que con ese plus las autoridades aporten más recursos  y no se vean en el trance de recortar prestaciones contractuales de los profesores. Porque este es el camino que querrá recorrer la SEP (recordemos el documento de Salvador Malo). Los candidatos deben resolver una pregunta muy difícil: ¿cómo lograr que la federación otorgue más recursos a la UAZ sin poner en riesgo las prestaciones que aún quedan? Y es muy difícil, porque no parece que la oferta de calidad a cambio de financiamiento, le interese al gobierno de Peña Nieto. Así parece ponerlo de manifiesto la ANUIES en sus sentidos reclamos a Gobierno Federal en las últimas semanas. En este escenario, la movilización político-social convocada por los universitarios será el camino más efectivo. Pero la pregunta es, ¿los universitarios tienen la voluntad de lucha por sus derechos, o están medio dormidos en sus laureles? Hasta ahora, se impone lo segundo.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias